28.9 C
Caracas
viernes, 25 septiembre, 2020

Síndrome de Estocolmo: siete casos famosos sobre el padecimiento de este trastorno psicológico

Los casos del Síndrome de Estocolmo entre figuras o personas, famosas o no, que han sido víctimas de un secuestro no son pocos. En El Pitazo hacemos un recuento de algunos de los sucesos que más resonancia han tenido, dentro y fuera de Venezuela

-

Caracas.- El trastorno psicológico temporal que puede padecer una persona que ha sido secuestrada y que consiste en que la víctima se puede mostrar comprensiva con sus secuestradores, e incluso identificarse con éstos durante el secuestro o tras ser liberada, es conocido como Síndrome de Estocolmo.

El origen del nombre del trastorno se remonta a 1973, cuando en la ciudad sueca de Estocolmo, un presidiario que pretendía robar un banco tomó a cuatro personas como rehenes. Luego de seis días de secuestro, una de las rehenes mostró oposición a la posibilidad de un rescate, pues decía que se sentía segura.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | Síndrome de Estocolmo: vínculo afectivo entre rehenes y sus captores

Tras presentarse este hecho en la ciudad europea, que fue estudiado de manera clínica posteriormente, el Síndrome de Estocolmo, denominación que fue acuñada por el criminólogo y psiquiatra Nils Bejerot, empezó a usarse para explicar los padecimientos psicológicos por secuestro.

No son pocos los casos del Síndrome de Estocolmo entre figuras o personas, famosas o no, que han sido víctimas de un secuestro. En El Pitazo hacemos un recuento de algunos de los casos que más resonancia han tenido, dentro y fuera de Venezuela, a propósito de este trastorno psicológico.

Patricia Hearst

Un caso famoso asociado con el Síndrome de Estocolmo fue el de la nieta del magnate estadounidense de la comunicación, William Randolph Hearst, Patricia Hearst, quien en febrero de 1974 fue secuestrada por el Ejército Simbionés de Liberación (SLA), un grupo de guerrilla urbana originario de California (EE. UU.).

LEE TAMBIÉN

54 médicos murieron por coronavirus en agosto

Luego de que la familia donara 2.000.000 de dólares al grupo guerrillero de inspiración marxista, no se supo más de la joven. Dos meses más tarde de su secuestro, en abril, Patricia Hearst anunció su incorporación al SLA e incluso apareció fotografiada mientras sostenía un rifle y en medio de un asalto a un banco. Patricia cambió su nombre por el de Tania, en honor a quien fue la compañera de Ernesto Che Guevara.

- Advertisement -

Hearst fue arrestada por el Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) el 18 de septiembre de 1975, tras haber participado en las acciones criminales del grupo que la secuestró.

William Frank Niehous

El presidente de la compañía multinacional estadounidense Owen-Illinois, William Frank Niehaus, fue secuestrado el 22 de febrero de 1976 por los denominados Grupos de Comandos Revolucionarios (GCR), en una acción llamada «Operación Argimiro Gabaldón», liderada, entre otros, por Carlos Lanz, quien desapareció recientemente.

Niehaus estuvo secuestrado por tres años, lo que convirtió al secuestro en el más largo y uno de los más seguidos por los medios en la historia de Venezuela. El empresario fue rescatado por la policía en junio de 1970, en Ciudad Bolívar.

LEE TAMBIÉN

Venezuela: casos de COVID-19 recuperados por mes

Lanz, quien fue señalado y juzgado como responsable del secuestro, fue capturado en febrero de 1977 y fue sentenciado a ocho años de prisión. Recuperó su libertad en 1985.

Richard Boulton

Richard Boulton, uno de los miembros de la familia Boulton, dinastía venezolana conocida por sus diversas inversiones y negocios en Venezuela, fue secuestrado en el estado Carabobo, en julio del año 2000, por 12 hombres armados, integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia.

El secuestro de Boulton duró dos años; fue liberado en el 2002 luego de un pago en dólares tras una negociación que encabezó su esposa, Marena Bencomo, quien fue Miss Venezuela en 1996, junto con la familia de Boulton.

Natacsha Kampush

La joven austríaca Natacsha Kampush fue secuestrada en marzo de 1998, en Viena, cuando tenía 10 años de edad; estuvo en un sótano durante ocho años y medio y fue víctima de abusos físicos y mentales, hasta que logró escapar de su secuestrador, Wolfgang Priklopil, en agosto de 2006.

LEE TAMBIÉN

Síndrome de Asperger, un trastorno descubierto por pediatra austriaco en 1944

En una entrevista concedida al diario español El Mundo, en 2017, Kampush dijo que era imposible borrar de su memoria los amargos recuerdos de su secuestro. «Durante muchos, muchos años, solo tuve a una persona cerca, y de ella dependía mi supervivencia. Es imposible borrar de tu memoria a alguien con quien has pasado ocho años y medio de tu vida».

Caso Fritzl

También en Austria es famoso el trágico caso de los crímenes del arquitecto austríaco Josef Fritzl, quien mantuvo encerrada a su hija, Elisabeth Fritzl, en un sótano durante 24 años, desde 1984 hasta 2008, cuando la policía descubrió los abusos perpetrados por Fritzl.

Elisabeth Fritzl explicó en sus primeras declaraciones, tras ser liberada, que fue víctima de abusos y violaciones por parte de su padre desde que tenía 11 años. Fritzl la mantenía sedada, atada y encerrada en la parte de abajo de su residencia.

Jaycee Lee Dugard

Jaycee Lee Dugard fue secuestrada en 1991 en California, Estados Unidos, mientras se dirigía a su escuela; tenía 11 años. Fue liberada a los 29 años, y tenía dos hijas en ese momento.

LEE TAMBIÉN

54 médicos murieron por coronavirus en agosto

El secuestrador de Lee Dugard, Phillip Garrido, encerró a la joven en su casa, con ayuda de su esposa, y abusó de Lee Dugard en reiteradas ocasiones hasta que quedó embarazada. Tras su liberación, en un principio Dugard trató de evitar incriminar a Garrido; sin embargo, posteriormente reveló todos los detalles de su sufrimiento en un libro de memorias.

Morella, Ana María y Fanny

Otro caso venezolano del síndrome de Estocolmo que impactó a principios de 2020. Morella, de quien se omite el apellido por razones de seguridad, acusó el 24 de enero a Matías Enrique Salazar Moure de haberla mantenido secuestrada durante más de 30 años. Luego de que la dama escapara y denunciara se conoció que otras dos mujeres estaban en la misma situación de cautiverio, entre ellas su hija de 20 años. Morella también denunció haber sido violada y amenazada.

La historia de Ana María, esposa de Salazar, se conoció después de que el pasado 24 de enero Morela denunciara a Salazar en el Instituto de la Mujer de Aragua (IMA). La caja de pandora se abrió y luego se conoció que el hombre tenía otra mujer, Fanny, con quien había tenido una hija de 20 años de edad.  

«Tenía tres familias y las tres vivían felices. Lo que está dentro de la ley es ley, fuera de ella no. ¿En cuál ley dice que un hombre no puede tener tres mujeres en Venezuela?», comentó en febrero la defensa de Salazar.

Con información de Wikipedia, BBC, La Vanguardia, El Mundo y Psicopedia.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado