Reportan un segundo caso sospechoso de difteria en Maturín

Los médicos del Hospital Manuel Núñez Tovar le dieron de alta a la niña de 5 años que también presentó sospecha de esta enfermedad, la paciente estuvo 20 días aislada en un cuarto de la emergencia pediátrica. Su hermano sigue presentando los mismos síntomas que tuvo ella

272
La paciente de 10 años está recluida en la emergencia pediátrica del Hospital Manuel Núñez Tovar | Foto: Jesymar Añez


Maturín.- Un segundo caso sospechoso de difteria ingresó a la emergencia pediátrica del Hospital Universitario Dr Manuel Núñez Tovar de Maturín, capital del estado Monagas. Se trata de una niña de 10 años, proveniente del sector Santa Inés, hacia el sur de la ciudad, internada desde el pasado jueves 16 de mayo.

Yamilet Urbina es la mamá de la paciente. Explica que no es la primera vez que su hija es hospitalizada por esta enfermedad. El 20 de diciembre de 2018 ingresó a la emergencia del hospital con síntomas similares a los de la difteria y fue dada de alta el 27 de ese mes. “Epidemiología me trajo todo el tratamiento”, dijo.

Esta vez también le entregaron los antibióticos y también le tomaron la muestra cuando fueron a tomarle los datos para el registro que lleva la dirección de Epidemiología del estado Monagas. Pero han pasado cuatro días de eso y aún no le entregan los resultados de esos exámenes que le hicieron.

Urbina no sabe dónde su hija se enfermó. No ha sabido de casos similares en la comunidad donde vive y en la Escuela Básica Jorge Rodríguez, donde cursa tercer grado, la directora le aseguró que no tiene reportes de casos como el de su niña.

El primer caso sospechoso de difteria se registró el pasado 10 de mayo. La niña de 5 años reside en Prados del Sur y este lunes, 20 de mayo, los médicos de la emergencia pediátrica le dieron de alta luego de que permaneció 20 días recluida. Su mamá, Génesis Parra, indicó que desde Epidemiología tampoco le han entregado los resultados de la prueba que le tomaron de la garganta a su beba.

Génesis enfrenta la posibilidad de regresar al hospital con otro hijo. El de 7 años tiene síntomas similares al que tenía la otra cuando fue hospitalizada el 10 de mayo: fiebre alta y lesiones en la garganta y labios. El escolar fue atendido en el hospital, pero los médicos consideraron que no era conveniente recluirlo. Parra dice que a pesar del tratamiento no ha mejorado.

DÉJANOS TU COMENTARIO