Recién nacido muere por desnutrición en Maturín

Tenía 27 días de haber nacido y no recibió lactancia materna sino agua de avena y de arroz. Era oriundo de Caripito, municipio Bolívar, pesó dos kilos 800 gramos cuando llegó al mundo

1215
El bebé tenía 27 días de nacido y murió en la emergencia pediátrica el pasado primero de febrero | Foto: Jesymar Añez

Maturín.– En la capital del estado Monagas se registró la primera muerte por desnutrición infantil en febrero. Se trata de un recién nacido que falleció con un peso de dos kilos 200 gramos. El bebé tenía 27 días de haber llegado al mundo cuando murió en la sala de emergencia pediátrica del Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar.

Al nacer tenía un peso de dos kilos 800 gramos, no recibió lactancia materna sino agua de avena y de arroz, que no le aportaron los nutrientes que necesitaba para desarrollarse. El bebé provenía de Caripito, municipio Bolívar del estado Monagas, y falleció el pasado primero de febrero.

Caripito es el segundo municipio que registra más casos de desnutrición infantil en Monagas, según datos de la emergencia pediátrica. El primero es Maturín con 70 % de esos ingresos, es decir que siete de cada 10 infantes que ingresan son de la capital monaguense.

Lee también:

12 lactantes fallecieron por desnutrición en Maturín el mes de enero

En enero, la emergencia pediátrica reportó el deceso de 12 lactantes por desnutrición, tres de ellos tenían un año y el resto eran menores de seis meses; en promedio, unos 30 infantes fueron atendidos con malnutrición durante ese mes, solo en la última semana ingresaron 17. En 2018, al menos 54 bebés murieron por esta misma causa.

Desnutrición y tuberculosis

A los médicos del hospital de Maturín también les preocupa el aumento de los casos de desnutrición con tuberculosis provenientes de comunidades indígenas al sur de Monagas y de Tucupita, estado Delta Amacuro. En el caso de Maturín, la mayoría son de la población San José de Buja.

Entre enero y febrero han atendido seis casos sospechosos de tuberculosis, cuatro de ellos ya fueron dados de alta y dos siguen hospitalizados, esperando que lleguen los resultados de la muestra que les tomaron para detectar la enfermedad.

Además, hay un escolar de seis años que tiene 11 días recluido en el segundo piso del centro asistencial, el área de hospitalización pediátrica. Personal médico explicó que el niño indígena no tiene la vacuna BCG y que vive en hacinamiento, expuesto a adultos que padecen la enfermedad. El infante ya recibe tratamiento.

DÉJANOS TU COMENTARIO