23.7 C
Caracas
lunes, 23 mayo, 2022

Parturientas del Sur del Lago deben viajar a Mérida para dar a luz

-

Sur del Lago.- A pesar de que el Gobierno de Nicolás Maduro lanzó en julio de 2017 la Misión Parto Humanizado, la realidad es dramática para las parturientas en la zona sur de Zulia. La mayoría debe trasladarse hasta el estado Mérida a parir sus hijos.

Así le correspondió a Miriam González, de 26 años. Es primeriza; perteneciente a una casta de la etnia wayúu, reside en el kilómetro 26 de la vía Encontrados-El Guayabo, en el municipio Catatumbo. Tomó cuatro busetas desde que salió de su vivienda, en una finca, hasta la ciudad merideña, donde parió a su bebé.


LEE TAMBIÉN: 

SE REGISTRÓ EXPLOSIÓN EN CADENA DE SUBESTACIONES EN MARACAIBO

Su esposo se dedica a las labores de ordeño en una unidad de producción en la zona y dijo que debido a la precaria atención médica en los hospitales de El Guayabo y Encontrados se dirigieron rápidamente al centro de salud del vecino municipio Colón.

Para su sorpresa y con dolores de parto, tampoco el personal médico de guardia del Hospital General Santa Bárbara la quiso admitir. Según dijo, no estaban atendiendo parturientas que encargan por vez primera.

“Le dijeron a mi hermana Carolina que debíamos irnos al hospital Hugo Chávez en El Vigía (estado Mérida). Parimos (buscamos) efectivo, alistamos todo rápido y nos fuimos en otra buseta hasta allá. Gracias a Dios fue parto normal y el bebé nació sano”, contó a El Pitazo, cuando regresaba en otro autobús del sistema de transporte local a su poblado.

Describió que junto a ella había decenas de chicas que salieron desde distintos rincones de la subregión zuliana para traer a sus hijos al mundo.

Mencionó que a ella el Gobierno no la incluyó en el plan de Parto Humanizado, programa que el gobernante Maduro lanzó en julio del año 2017, donde prometió atención, un bono, antes, durante y después del nacimiento del neonato.

Desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores en Caracas, Maduro aseguró que las mujeres tendrían “un parto sin dolor, para todas las barrigonas, para apoyarlas y ayudarlas. Que tengan un parto feliz, una gestación sana, feliz y humana”. La realidad es otra.

Trasladarse a Mérida

Alba Govea, de 22 años, también contó a El Pitazo que ella debió irse hasta hospitales del municipio merideño Alberto Adriani, incluso hasta el municipio Libertador, para que al hijo de su hermana María le hicieran la prueba del talón y le colocaran la vacuna BCG.

“Mi hermana parió en Mérida porque le estaban pidiendo 200.000 pesos para hacerle una cesárea en Santa Bárbara”.

Indicó que los hospitales del Sur del Lago cada día carecen más de atención para mujeres en estado de gravidez y sus neonatos.

“Nuestro llamado es a que intervengan, porque muchas mujeres no tienen los recursos para trasladarse y dar a luz afuera; esta es una situación difícil”, indicó la residente del sector Andrés Eloy Blanco en San Carlos de Zulia.

Hace un mes, Bárbara Vélez, otra primeriza radicada en el municipio Colón, también debió acudir hasta El Vigía a traer a su primer hijo.

“Tuve que llevar hasta el kit para la cesárea, gasas; los exámenes de laboratorio e inyecciones me los hicieron en consultorios privados. Allá no dan comida, solo los médicos cumplen durante el parto y el cuido de un día”, indicó. Su esposo debió comprar tubos de ensayo y depositar la sangre para la hematología de rigor.

Katherine Peña, de 19 años, debía parir a su segundo hijo el 9 de marzo, pero debido al apagón, su labor la retrasaron tres días más.

“Cuando fuimos al hospital de Santa Bárbara nos dijeron que iban a esterilizar los instrumentos; después como no había luz me regresaron en dos ocasiones”, contó la joven con 39 semanas de embarazo, residenciada en el sector San Carlos norte. Su segundo bebé llegó después de que restablecieron el servicio en Venezuela.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a