ONU reporta que ha entregado 370 toneladas de ayuda humanitaria desde octubre

meta_valxd

Caracas.- Entre octubre de 2018 y julio de este año la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha incrementado en 121% la presencia personal dentro y fuera de Venezuela para atender la emergencia humanitaria compleja que se desarrolla en este país. Buena parte de ese despliegue ha sido para garantizar el oportuno y eficaz reparto de 348 toneladas de medicamentos esenciales e insumos médicos, además de otras 22 toneladas de antirretrovirales.

El balance fue divulgado en el segundo informe sobre la respuesta humanitaria en Venezuela elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha) respecto a la actuación de las agencias de la ONU para atender a la población venezolana afectada por el colapso de los servicios de salud y las dificultades en el acceso a alimentación adecuada, derivados de la crisis política, económica y social.


LEE TAMBIÉN: 
CRUZ ROJA DICE QUE AYUDA HUMANITARIA LLEGÓ A 38 CENTROS DE SALUD



De acuerdo con lo publicado por la Ocha, dependencia que en diciembre de 2018 incluyó por primera vez en la historia a Venezuela en la plan anual de ayuda humanitaria, las 348 toneladas de medicinas y suministros hospitalarios estuvieron conformados por medicamentos de alta prioridad, como medicamentos inmunosupresores, para la atención de la salud materna e infantil, para enfermedades crónicas y reactivos para el diagnóstico y análisis de sangre.

Todo este cargamento ha sido entregado a 41 hospitales y 23 centros de salud, localizados en 18 estados. La atención de la salud no se limitó a lo asistencial; la Ocha detalló que “para incidir en la reducción de la mortalidad materna e infantil”, se promovió la vacunación contra el sarampión, con la que se benefició a 8,5 millones de niños, niñas y adolescentes de seis meses a 15 años de edad y a 460.844 personas mayores de 15 años entre abril de 2018 y mayo de 2019.

Limitaciones

Dentro de los obstáculos que la Ocha registró en la ejecución de la respuesta humanitaria, destacan la falta de estadísticas e información oficial sobre la condición del sistema de salud, el éxodo de personal de salud, los problemas de transporte público, así como el resto de los servicios y la insuficiencia de fondos ante la cada vez más desbordada emergencia, que según la ONU aqueja directamente a 25% de la población.

“Se necesita fortalecer la gestión de la información y los datos sanitarios clave para que facilite la realización de evaluaciones adecuadas y sirva para una mejora en la prestación de apoyo a los centros de salud de todo el país”, reseñó el documento.

Las fallas en servicios como agua, luz y telecomunicaciones en todo el territorio nacional y la renuncia masiva de personal médico y de enfermería mereció al menos tres alertas en la publicación. La ONU señaló que por la disminuida nómina de personal especializado en establecimientos de salud, se ha reducido la capacidad operativa y el acceso a los servicios médicos.

“Es necesario establecer estrategias para abordar la limitada disponibilidad de personal médico en Venezuela, lo que está afectando el acceso a servicios esenciales de salud. Existen retos operacionales logísticos, de transporte y de disponibilidad de servicios públicos, lo que está teniendo un impacto en la implementación de programas, por lo que se requiere la flexibilidad y el conocimiento de socios y donantes”, señaló.

Mayor presencia

Con el diagnóstico de la situación y su abordaje, la ONU se plantea el reto de ampliar la cobertura de la atención, pese al avance que significó el incremento de la presencia de sus integrantes en Venezuela y el reconocimiento que el Gobierno de Nicolás Maduro hizo de la emergencia, con la firma de un convenio con el Comité Internacional de la Cruz Roja el pasado 11 de abril.

“Hay un total de 63 actores operacionales (basado en la herramienta 3W – quién hace qué y dónde), incluyendo agencias de Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales (ONG), que están incrementando su capacidad y presencia. La financiación para mantener y expandir la respuesta es urgente, ya que las agencias de Naciones Unidas y ONG declaran contar con limitados recursos financieros”, advirtieron.

El organismo también enfatizó las restricciones para concretar importaciones de insumos necesarios para brindar una respuesta oportuna y especializada en ámbitos nutricionales, sanitarios, de salud y acceso al agua potable, para lo que subrayó que se requiere una mayor participación de asociaciones civiles internacionales, además de la Cruz Roja.

Además reconoció que la ayuda se ha limitado en su mayoría a poblaciones urbanas, por lo que las comunidades indígenas no han recibido una atención acorde con las necesidades alimentarias, de salud, higiene e inmunización.

DÉJANOS TU COMENTARIO