25.3 C
Caracas
jueves, 4 marzo, 2021

OMS: polvo del Sahara incrementa riesgo de enfermedades respiratorias

La densa nube es un fenómeno ambiental compuesto por partículas de polvo que contienen agentes causantes de alergias y problemas visuales

-

Caracas.- Usuarios de redes sociales alertaron sobre una capa de humo en el cielo caraqueño el fin de semana. El fenómeno fue asociado inmediatamente a la llamada calima. Sin embargo, la duda se despejó cuando expertos expusieron que se trataba de polvo del Sahara. El fenómeno ambiental, habitual para esta época del año, agrega a la atmósfera una serie de hongos, bacterias y partículas asociadas al aumento de enfermedades, principalmente respiratorias.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la nube afecta a Centroamérica y el Caribe, además de los países de la región subsahariana. Los agentes patógenos viajan alrededor de 10.000 kilómetros desde el desierto del Sahara, en África, de ahí su nombre. Gran parte de las partículas se mezclan en la superficie del Océano Atlántico. Mientras que el resto se asienta en el océano o elimina del aire con la lluvia.

Lo que llega a Venezuela y otras naciones induce una disminución de la calidad del aire. Entre las afecciones más comunes relacionadas por el contacto directo con los agentes infecciosos figuran el asma bronquial y rinitis. Asimismo, se registra un alza de alergias y padecimientos visuales, entre los que destaca la conjuntivitis. En menor escala y gravedad se le asocia con problemas en la piel, como resequedad y un incremento de alergias.

LEE TAMBIÉN

CONOCE QUÉ ES Y EN QUÉ CONSISTE EL POLVO DEL DESIERTO DE SAHARA

- Advertisement -

Por esto, desde 2017, el organismo extendió una alerta a los gobiernos de los países afectados a revisar los indicadores de calidad atmosférica y realizar campañas informativas, a fin de que la población esté prevenida acerca del potencial daño a la salud que representa este fenómeno. El riesgo varía, según el organismo de cada paciente. El polvo cubre un área de casi 800 kilómetros de ancho, que contiene bacterias virus y esporas. Asimismo, arrastra agentes químicos como hierro y mercurio.

Riesgos

Entre los elementos más peligrosos que trae la nube están pesticidas, que recoge de su paso por las amplias zonas deforestadas del Norte de África. Esa región padece desde hace décadas la desertificación, ocasionada por la reducción de sus bosques por el uso indiscriminado de estos contaminantes. Debido a esto, se ha visto un auge progresivo del daño ambiental y del potencial infeccioso de la nube al contacto con humanos e incluso otras especies de animales.

Las personas con historial de enfermedades respiratorias y con fallas en su sistema inmunológico son las más propensas a enfermarse por la aspiración de los agentes infecciosos. En el caso de alergias y crisis de asma son más detectadas en esta época por esta causa, agregó la OMS. Del mismo modo se registra un alza en la incidencia de gripes que llegan a ser persistentes sin una causa aparente. Aunque no se ha demostrado una relación directa con el llamado polvo sahariano, su incremento coincide con la llegada y prolongación de la nube.

El polvo se mantiene por alrededor de una semana en el aire, pero sus efectos en pacientes se observan hasta un mes después en los casos más recurrentes y severos. Otro grupo susceptible a esta alteración de la atmósfera son embarazadas, niños y adultos mayores. Los signos a tener en cuenta son ardor en los ojos, broncoespasmos y otras dificultades para respirar. Estos síntomas deben ser observados por un médico, pues este año la llegada del polvo del Sahara coincide con los picos más altos de la pandemia por coronavirus en los países afectados, por lo que podría confundirse.

Recomendaciones

La OMS recomienda una serie de medidas orientadas fundamentalmente a prevenir un contacto directo y prolongado con las finas partículas del polvo sahariano. Estas sugerencias están dirigidas de manera especial a personas previamente diagnosticadas con enfermedades respiratorias crónicas, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc).

El principal consejo es proteger a la población más vulnerable. Adultos mayores, mujeres embarazadas y niños expuestos a la nube deben usar por buena parte del día los tapabocas recomendados para la prevención del coronavirus. Estos deben cubrir nariz y boca.

Al presentar molestia en los ojos, se sugiere un lavado constante con agua. En las pautas de la OMS se sugiere que para esta desinfección se utilice agua potable, hervida o clorada.

El lavado constante de manos juega también un papel importante en la prevención de enfermedades vinculadas con el polvo del Sahara.

Cubrir las fuentes de agua como pozos, recipientes o tanques de agua para evitar contaminación.

Si la capa de humo en su residencia es muy densa, se aconseja extremar las medidas de protección personal. Para esto se sugiere usar lentes.

Humedecer las áreas de la casa antes de barrer. Con esto se evita que el polvo se acumule por más tiempo.

También es importante mantener las ventanas cerradas, reducir las salidas al exterior e ingerir abundantes líquidos.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado