Murió cuarto niño que requería trasplante medular en el J.M. de los Ríos

meta_valvh

Caracas.- Este domingo 26 de mayo, murió un niño que era atendido en el Servicio de Hematología del Hospital J.M. de los Ríos. Se trata de Erick Altuve, de 11 años, quien falleció a causa de un paro respiratorio en la terapia intensiva del pediátrico. A Altuve le habían diagnosticado linfoma no Hodgkin.

Erick Altuve era uno de los 30 niños que la ONG Prepara Familia había incluido en la lista de pacientes oncológicos que requerían de un trasplante de médula ósea para prolongar su vida. Erick es el cuarto niño del Servicio de Hematología que fallece este mes.

Gilberto Altuve, su padre, dijo que su hijo había ingresado al J.M. de los Ríos el 14 de enero de 2019 y allí le diagnosticaron el cáncer linfático. Durante estos meses, el niño estuvo cuatro veces en la emergencia tras presentar complicaciones asociadas a su patología.

meta_value

El lunes 20 de mayo ingresó a la terapia intensiva tras sufrir un derrame en pleura (acumulación de líquido en los pulmones). Por eso, tuvo que ser intubado. Desde ese momento sus padres tuvieron que buscar antibióticos como Vancomicina, incluso solicitaron apoyo económico para realizar unas pruebas de laboratorios que el niño requería.

Este domingo, sus padres difundieron servicios públicos en redes sociales para pedir Propofol, un anestésico para el dolor.

A los padres de Erick le asomaron la posibilidad de acceder al trasplante de médula ósea. Sin embargo, les resultó imposible porque el convenio sanitario que el Estado venezolano tiene con Italia para atender a pacientes hamatólogicos está suspendido desde 2018. Petróleos de Venezuela (Pdvsa), quien paga el acuerdo, acumuló una deuda millonaria con la Asociación para el Trasplante de Médula Ósea y los hospitales públicos de Italia.


LEE TAMBIÉN: 


FALLECE TERCER NIÑO HOSPITALIZADO EN EL J.M. DE LOS RÍOS A LA ESPERA DE TRASPLANTE

A la espera de este trasplante murieron Giovanni Figuera, de 6 años (6 de mayo); Robert Redondo, de 7 años (23 de mayo), y Yeiderber Requena, de 8 años (25 de mayo). Aún otros niños esperan a que la deuda se salde para viajar al exterior y recibir el tratamiento.

Muchos padres, con trámites listos, no han recibido respuesta del Estado desde 2016 por dificultades que presentó la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene), organismo adscrito al Ministerio de Salud y encargado de evaluar los casos, para autorizar que los pacientes accedieran al convenio.

Esas fallas del programa no han sido reconocidas por la administración de Nicolás Maduro. Pero el canciller Jorge Arreaza ha denunciado que la banca de Portugal rechaza las transferencias de Pdvsa debido a las últimas sanciones aprobadas en contra del gobierno por parte de Estados Unidos.

Erick y otros niños se han visto afectados por la falta de medicinas y fallas de infraestructura en el  J.M. de los Ríos, que no han sido atendidas oportunamente por el Ministerio de Salud. Esta semana, en el servicio de Hematología, la ONG Prepara Familia denunció que las quimioterapias se suspendieron por un daño en el aire acondicionado.

Los padres de Gilberto habían sorteado los embates de la crisis de la salud antes de que Erick enfermara de cáncer. Él nació con inmunodeficiencia primaria y se le recetó inmunoglobulina para toda su vida, pero el tratamiento que comenzó a escasear en 2017 y no se le pudieron administrar más.

DÉJANOS TU COMENTARIO