25.3 C
Caracas
martes, 29 septiembre, 2020

Hospital de Apure es militarizado por sus autoridades para ocultar casos de desnutrición

-

Apure. Durante una visita al hospital Pablo Acosta Ortiz, ubicado en San Fernando de Apure, el equipo de prensa de El Pitazo pudo conocer que en este centro de salud actualmente se reportan cinco casos de desnutrición infantil. Además, que los padres de estos pacientes no cuentan con los recursos económicos para adquirir los suplementos ni medicamentos necesarios para enfrentar esta difícil situación.

La mayoría de las madres de estos niños en situación de riesgo son jóvenes, solas e inexpertas, con edades comprendidas entre 21 y 25 años. Además, se encuentran desempleadas o trabajan a destajo y tienen una carga familiar excesiva, ya que deben mantener entre dos y tres hijos más.

Extraoficialmente, miembros del personal de salud informaron que los casos de desnutrición en la entidad llanera van en aumento debido a la situación del país y a la falta de planificación familiar. Los niños recién nacidos y hasta los cinco años de edad, por lo general son los que presentan desnutrición severa.

Los pediatras aseguran que de cada diez pacientes que acuden a la consulta en este centro hospitalario, por lo menos dos o tres niños presentan desnutrición. En la actualidad, las madres apureñas alimentan a sus hijos con teteros elaborados a base de verduras y harinas, como berenjena, topochos y harina de maíz.

Las autoridades de este hospital militarizaron la zona para impedir la entrada de medicamentos y ayudas para los pacientes, situación que mantiene en zozobra tanto a los familiares como a los trabajadores del centro médico, quienes se abstienen de ofrecer información por temor a represalias.


LEE TAMBIÉN: 

CRUZ ROJA VENEZOLANA ASEGURA HABER ENTREGADO AYUDA HUMANITARIA

La ciudadana Georsara Castillo, representante de una ONG en Apure, denunció que le impidieron el ingreso a estas instalaciones para llevar ayuda al niño Carlos Cadenas, quien tiene 11 meses y pesa 4 kilogramos. Sin embargo, está sumando esfuerzos para hacer posible esta obra.

- Advertisement -

“Solo me permitieron llegar hasta la puerta de la emergencia pediátrica. Sostuve una fuerte discusión con un trabajador de nombre Froilán Matute, quien me aseguró que el Gobierno estaba suministrándole comida, medicamentos e insumos al bebé. No pude hablar con los familiares porque los milicianos y reservistas me lo impidieron”, argumentó Castillo.

El caso de Carlos Cadena es digno de estudio porque su madre, Auri Cadenas, habitante  del barrio Los Centauros, en San Fernando de Apure, no tiene empleo estable. En ocasiones vende distintos productos en el mercado municipal. Solo recibe ayuda de su madre, quien de vez en cuando trabaja en casas de familia, pero esto no es suficiente para mantener a tres infantes.

La situación de la familia Cadenas es aún más compleja porque Auri Cadenas, además de levantar a sus tres hijos, actualmente tiene cuatro meses de embarazo y requiere atención especializada. Cuida a su hijo sola, sin contar con la ayuda de familiares. Presenta además dolores en varias partes de su cuerpo y no puede calmarlos.

Después de que el bebé Carlos Cadena fue recluido en el hospital Pablo Acosta Ortiz, su mamá decidió llevar a su hija de cuatro años hasta  la población de Achaguas para dejarla al cuidado de su abuelo. Mientras, su otro hijo, varón, de tan solo dos años, se encuentra en Los Centauros, hogar originario de la familia.

La situación de esta familia apureña es dramática porque Auri Cadenas asegura que desconoce el paradero del padre de sus tres hijos, quien desde hace cuatro meses no llama para saber cómo se encuentran sus niños. La joven manifiesta que le informaron que fue asesinado en la zona de Las Minas.

Carlos Cadena llegó deshidratado al hospital

Auri Cadena relata que decidió solicitar ayuda médica cuando vio que su hijo presentaba fiebre, vómito y diarrea durante dos semanas. Al principio, la joven madre pensó que esos síntomas se debían a un cuadro viral. Sin embargo, al pasar los días se complicó su cuadro médico, pues presentó deshidratación severa.

El pequeño Carlos se está recuperando satisfactoriamente gracias a la ayuda de personas de buena voluntad abocadas al caso. Llevan 13 días esperando la recuperación del bebé. Sin embargo, manifiestan que continúan necesitando la ayuda de todos.

Adquirir suplementos alimenticios es misión imposible

Algunos nutricionistas de este centro de salud no solo recomiendan desparasitar a los infantes con medicinas adecuadas para tal fin, sino también suministrarles a los pacientes suplementos alimenticios de alto precio: cada no cuesta alrededor de 80.000 bolívares y cada uno alcanza para una semana.

Los especialistas en el área expresan que si la dieta de recuperación contempla, además de estos suplementos, jugo o leche, la duración del tratamiento es de 15 días. En sustitución de este suplemento, los especialistas en el área nutricional  sugieren usar leche, cereal, azúcar y aceite. Sin embargo, debido a la situación del país, para las familias apureñas es difícil adquirir tales suplementos y además comprar comida altamente nutritiva.

Tu también puedes ayudar

meta_value
Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado