24 C
Caracas
miércoles, 1 febrero, 2023

Mérida | Programa de VIH atiende a 1.600 pacientes anuales pese a carencias del hospital

El programa de VIH, sida y ETS del Hospital Universitario de Los Andes ha trabajado desde hace años con grandes faltas de personal especializado. Pese a las deficiencias en el sistema de salud del país, este programa continúa atendiendo a más de 1300 personas al año

-

Por Armando Molina *

Mérida. El Hospital Universitario de Los Andes (Hula) ha ofrecido servicios de tratamiento y despistaje del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) desde los años 90 con la creación del un programa nacional de prevención y tratamiento de esta enfermedad y de otras enfermedades de transmisión sexual (ETS). Actualmente, este programa enfrenta diversos retos que ponen en peligro la vida de las personas que viven con VIH. Esto genera la vulneración del acceso a los medicamentos antirretrovirales, necesarios para parar el avance de la enfermedad.

María Alarcón, médica que trabaja en este programa, definió la falta de educación como el mayor reto a superar con respecto a esta enfermedad en Venezuela. Para la especialista, no existen suficientes campañas que ayuden a dar información correcta sobre el VIH. “Tener VIH no significa el fin del mundo”, afirmó.

El VIH es una enfermedad que ataca el sistema inmunológico, aumentando el riesgo de otras infecciones. «Esta es la razón por la que la detección temprana cobra importancia», agregó Alarcón.

Acción Solidaria: falta de información deja indefensos a pacientes con VIH en Venezuela

El programa de VIH, Sida y ETS del Hula está enfocado en la detección temprana de la enfermedad ante la presencia de posibles síntomas. El VIH como enfermedad puede presentar fiebre, dolores de garganta y erupciones en la piel durante sus primeras fases, que ocurre en los primeros seis meses desde la infección.

Según las cifras que manejan los miembros del programa en el Hula, atienden entre 1300 y 1600 pacientes anualmente en la ciudad de Mérida. Alarcón informó que Mérida es considerada “endémica con respecto al VIH”, debido al aumento de casos en los últimos años. Por esta razón, María Alarcón destacó la necesidad de descartar esta enfermedad como una posibilidad al presentar síntomas persistentes después de haber estado en una situación que implica un factor de riesgo.

Factores de riesgo

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) define como factores de riesgo de VIH: las actividades sexuales sin uso de preservativos; padecer de otras enfermedades de transmisión sexual como la sífilis, herpes o gonorrea; recibir inyecciones, trasplantes de tejidos o transfusiones sanguíneas sin llevar a cabo los procedimientos de seguridad necesarios; y pincharse accidentalmente con una aguja que pudiera estar contaminada, la OPS destaca este factor como especialmente relevante para el personal de salud.

Actualmente el Hula realiza pruebas de VIH y ofrece el tratamiento con medicamentos antirretrovirales para frenar el avance de la enfermedad. Cuando el VIH no es tratado a tiempo, se convierte en el Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (Sida).

Mérida | Fundación hará feria humanitaria para adquirir equipos de neurocirugía para hospital

Alarcón explicó que el Sida es la última fase de esta enfermedad, en la cual el cuerpo del paciente se vuelve vulnerable a otras infecciones y enfermedades debido al daño en el sistema inmunológico. En ausencia del tratamiento pueden aparecer enfermedades como la tuberculosis, meningitis, infecciones bacterianas graves y el paciente está en riesgo de desarrollar cáncer.

Impedir el avance de la enfermedad

Sin embargo, Alarcón también destacó que si se inicia el tratamiento durante los primeros seis meses de la enfermedad, una persona con VIH puede tener una vida plena sin presentar síntomas ni estar en riesgo de contraer enfermedades que podrían ser mortales para un paciente que no esté en tratamiento.

En la actualidad el Hula ofrece los medicamentos antirretrovirales de forma gratuita, cuya aplicación constituye la base del tratamiento para el VIH.

Los medicamentos antirretrovirales no solo impiden el avance de la enfermedad suprimiendo la replicación del virus en el cuerpo, también previenen la transmisión del VIH al reducir la carga viral (la presencia del virus en el cuerpo) hasta hacerla igual a indetectable. Cuando la carga viral de un paciente de VIH se considera indetectable, significa que la enfermedad ya no es transmisible en las situaciones de riesgo que describe la OPS.

El reto del programa de VIH

La disponibilidad de los medicamentos no es el mayor reto que enfrenta el Programa de VIH, Sida y ETS del Hospital Universitario de Los Andes. Alarcón mencionó a la adherencia a este como un problema más grande que se presenta por distintas circunstancias.

A juicio de la galena, el estigma que acarrea el VIH todavía implica la mayor amenaza para los pacientes. “Para algunos la enfermedad representa una pena moral, y muchos no pueden manejar esta situación por lo que nunca buscan ayuda”, explicó.

Para resolver esto, afirma que la educación a la población sobre esta enfermedad y los riesgos que conlleva es esencial si se quiere eliminar la transmisión de VIH para el año 2030, como lo propone la Organización de las Naciones Unidas a través de la institución Onusida.

Alarcón calificó como prioritario mejorar la calidad de atención en el hospital. Según Alarcón, los recursos del hospital se concentraron en la atención de la pandemia del COVID-19, lo que dejó al programa de VIH, Sida y ETS descuidado, disminuyendo la adherencia y frecuencia con la que los pacientes asistían a chequeos y retiraban los medicamentos.

Falta de personal especializado

A su vez, denunció que debido a la crisis del país y los bajos sueldos no hay suficientes especialistas del área de la salud para cubrir todas las áreas que necesita el programa, destacó en este aspecto la necesidad de profesionales de la salud mental para consejerías y apoyo a los pacientes en el aspecto psicosocial.

Concluyó afirmando que: “el reto es retomar una consulta holística”, que incluya la perspectiva psicológica y social al apoyar a las personas que viven con VIH. Aquí destacó el rol que tienen las organizaciones sin fines de lucro apoyando el trabajo del hospital.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a