Médico advierte sobre impacto del COVID-19 en niños y adolescentes en Venezuela

El médico pediatra Alejandro Crespo Freytes, miembro de la Comisión Nacional de Inmunizaciones de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, resalta que la tasa de letalidad del coronavirus es similar en niños, adolescentes y en adultos, por lo que la prevención es clave

1661
Foto: unicef.org

Caracas.- La llegada de la variante delta del COVID-19 terminó de desmontar una falsa creencia sobre la supuesta inmunidad frente al virus de niños y adolescentes, quienes sí se pueden contagiar y que por lo tanto no deben eludir las medidas básicas de protección como el uso de la mascarilla, el distanciamiento físico y el lavado de manos.

La irrupción de la variante delta del COVID-19 ha obligado a replantear las consideraciones sobre el alcance de los contagios y la vulnerabilidad de todo tipo de personas. En Estados Unidos, hasta las dos primeras semanas del mes de agosto, más de 45.000 niños habían sido hospitalizados con coronavirus, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

En Venezuela, más allá de los reportes oficiales sobre la situación de la pandemia, y a raíz del reciente anuncio del gobernante Nicolás Maduro acerca del inicio de la vacunación de niños y adolescentes a partir de octubre, persisten las dudas e interrogantes sobre el impacto del COVID-19 entre quienes pertenecen a ese grupo etario.

«A medida que ha pasado la epidemia nos hemos dado cuenta de que los niños y adolescentes sí pueden padecer la enfermedad. Pareciera que en los niños pequeños hay ciertos factores que los protegen de enfermedad grave, de hospitalización y muerte, y, por supuesto, el hecho de que sobre todo los preescolares se enfermen de virus respiratorios con mucha frecuencia hace que la gente crea que es cualquier otra cosa y no COVID-19«, explicó el médico pediatra Alejandro Crespo Freytes, miembro de la Comisión Nacional de Inmunizaciones de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría (Svpp).

La tasa de letalidad del coronavirus es similar en niños, adolescentes y en adultos, sin embargo, de acuerdo con lo detallado por Crespo, existe una menor tasa de contagios porque se considera que los niños, e incluso los adolescentes, tienen un ritmo de actividad distinto al de los adultos en medio de la pandemia.

«Hacer pruebas a los niños no era una rutina al principio de la pandemia. Se creía erróneamente que los niños no se enfermaban y eso generó un subregistro en 2020. Los niños tienen menos probabilidad de enfermar gravemente, pero porcentualmente la cantidad de niños que termina en terapia intensiva es muy similar a la de los adultos respecto al grupo total de enfermos», agregó Crespo.

De acuerdo con el miembro de la Svpp, en 2020, con el avance de los procesos de vacunación mundial, se hizo evidente el incremento de contagios en niños y adolescentes debido a que no estaban vacunados. «Adolescentes y niños en el mundo han sido los últimos en recibir vacunas. Solo los mayores de 12 años en algunos países han empezado. En el resto del mundo los niños no se vacunan y los adolescentes, en la mayoría de los lugares, tampoco».

Ciertos factores parecen contribuir a la protección de los niños, de acuerdo con Crespo, como la constante vacunación y estimulación del sistema inmunológico en edad pediátrica. «Eso hace que la probabilidad de contraer COVID-19 o de desarrollar una enfermedad grave disminuya en cierta medida por el hecho de tener un sistema inmunológico siempre estimulado».

Asimismo, Crespo resalta que el Sars-CoV-2 causante del nuevo coronavirus tiene un mecanismo de acción que entra al cuerpo a través de receptores que en la edad pediátrica no están tan desarrollados como en la etapa adulta, por lo que los niños tienen una menor probabilidad de contagios. «Esos receptores en la edad pediátrica están presentes más en el tracto gastrointestinal que a nivel respiratorio, entonces por eso los niños tienen una mayor probabilidad de presentar síntomas gastrointestinales, como diarrea, vómitos o dolor intestinal, respecto de los adultos».

Según datos del Gobierno de Nicolás Maduro, los contagios de COVID-19 en niños en el rango de edad de hasta 9 años suman al menos 707 casos y entre los 10 y 19 años, 878.

«Hay que esperar que tengamos más vacunas aprobadas en la edad pediátrica para empezar a proteger a nuestros niños. La prevención sigue siendo la clave, sobre todo en un contexto como el nuestro en el que las vacunas no están disponibles para el grueso de la población, menos de 5% se estima que tienen dos dosis de la vacuna en Venezuela; mas de 90% de la población no está protegida», agregó Crespo, quien cuestionó que sea factible que a partir de octubre, como adelantó Maduro, los niños y adolescentes puedan comenzar a ser vacunados.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.