22.7 C
Caracas
miércoles, 12 mayo, 2021

Medicinas que escasean en Venezuela abundan en los puentes internacionales

-

La Parada.- «Acetaminofén, acetaminofén… Tenemos las anticonceptivas. Toda clase de medinas», se escucha en medio de la bulla que a diario hay en el sitio donde termina el puente internacional Simón Bolívar. 

Con pastillas en mano, gritan a lo largo del paso fronterizo la existencia de las medicinas, que son vendidas en pesos colombianos. «El acetaminofén, cuesta 2.000 pesitos, las 10 tabletas por ese precio», explicó un vendedor. 

| Foto: Rayner Peña

«Dos mil pesitos» equivalen a 2.800 bolívares; sin embargo es una medicina que pudiese conseguirse en algunas farmacias tachirenses, pero a un precio que duplica el ofrecido por los trabajadores informales en la frontera. 

Medicamentos para dolencias y gripes son los más económicos, pues Alex Parra, margariteño que se dedica a vender medicinas en un puesto improvisado en Colombia, indicó que tiene para ofrecer «las más buscadas» en territorio venezolano porque escasean. 

Lee también: Notiaudio: Más de 30 toneladas en ayuda humanitaria para Venezuela llegaron a Cúcuta

«Tengo el Eutirox, que es para los pacientes con problemas de tiroides, que cuesta 15 mil pesos, eso equivale como a 15 mil bolos, pero aunque parezca caro el blister, eso en ningún lado de Venezuela se consigue; la gente solo puede comprarlo aquí si de verdad lo necesita» precisó Parra a El Pitazo.

| Foto: Rayner Peña

El blister que es vendido por los trabajadores informales representa para los venezolanos una opción para mitigar cualquier dolencia o padecimiento. «Lo compro aquí porque las 10 pastillas me salen más baratas que la caja completa. Se las distribuyo a mi esposo día por medio, porque no me alcanza para el tratamiento completo» dijo una mujer al ser consultada sobre por qué las compraba ahí y no en una farmacia. 

| Foto: Rayner Peña
- Advertisement -

Pero entre todos los fármacos ofrecidos, los más cotizados son las pastillas anticonceptivas; por 12.000 pesos las mujeres llegan a buscarlas, pues le han asegurado a Alex Parra que en Táchira no las consiguen por ningún lado. 

«Lo que más me impresiona de todo es que muchas veces me dicen que les venda la mitad del blister; yo no lo hago porque creo que eso es delicado. Deben tomárselas a diario, porque si llegan a quedar embarazadas van a decir que las pastillas estaban vencidas, cuando son de buena calidad», informó el margariteño. 

Para Alex Parra, de 25 años, la venta de medicinas representa su única entrada de dinero, pues huyó de Venezuela debido a la crisis que vivían sus dos hijas, su esposa y su mamá, quienes comían una vez al día. 

Aunque hay días donde tan solo vende tres o cuatro blisters, con ello logra reunir para alimentarse y enviar dinero a sus seres queridos, de quienes debió despedirse.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado