Madres lactantes no deben suspender lactancia si se contagian de COVID-19

Entre los cuidados que deben tener las mamás contagiadas de COVID-19, los especialistas resaltan el lavado de las manos, antes y después de tocar al lactante, y el uso de tapabocas

122
Las madres lactantes deben lavarse bien las manos antes y después de tocar al lactante y no prescindir del uso del tapabocas. Foto: Grupo Médico Santa Paula

Tras la aparición del nuevo coronavirus, los estudios científicos actuales son limitados, sin embargo, el virus no ha sido identificado en la leche de las madres lactantes. De acuerdo con los expertos, la lactancia materna tiene un papel protector contra la infección -por sus propiedades inmunológicas- en vez de ser considerara como un vehículo de transmisión, por eso recomiendan mantener esta práctica con los procedimientos preventivos, como la higiene exhaustiva de manos y el uso de la mascarilla.

La pediatra y neonatóloga, especialista en lactancia del Grupo Médico Santa Paula, Eunice Lample, destacó que la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Unicef y otras instituciones sanitarias nacionales e internacionales es no suspender la lactancia materna en tiempos de pandemia, incluso si la madre se ha contagiado de COVID-19.

LEE TAMBIÉN

Claves | Qué hacer si sospecho que me contagié de COVID-19

“Debe evitarse la separación de la madre y el recién nacido, facilitando el inicio y mantenimiento de la lactancia materna directamente al pecho. Amamantar es totalmente seguro durante esta pandemia y la recomendación a las madres es que continúen dándole pecho a sus hijos. La leche no lleva virus y este alimento natural siempre va a proteger al bebé y evitará enfermedades e infecciones que sí puede padecer, si se le da al niño fórmulas lácteas, alimentos que tienen que ser manipulados y necesitan agua y energía eléctrica para preparar y almacenar”, explicó Lample.

Entre los cuidados que deben tener las mamás contagiadas de COVID-19, la especialista resaltó el lavado de las manos, antes y después de tocar al lactante, y el uso de tapabocas. Señala que el pecho materno no requiere una limpieza especial, sino mantener la higiene normal diaria, que es la que tiene la madre cuando se baña.  

En caso de un bebé con COVID-19

Si el infante ha contraído la enfermedad, deben cumplirse con los protocolos ya pautados, como el aislamiento, sin embargo, es posible continuar alimentándolo con leche materna, según Lample.

“También puede recibir el alimento extraído del pecho de la madre, dándoselo preferiblemente con vaso, taza, inyectadora, cucharilla, menos con tetero porque afecta la habilidad de succión del bebé. Una vez que el niño sale del proceso de observación, reiniciará la lactancia con su progenitora”, detalló.

Nutrientes de la leche materna

Mediante la lactancia materna, el recién nacido obtendrá de su madre todo lo que necesita para empezar a crear sus defensas contra enfermedades e infecciones y también para desarrollar sus habilidades físicas y cognitivas.

LEE TAMBIÉN

Claves | Recomendaciones y tips sobre el COVID-19 del doctor Julio Castro

“La leche materna contiene todos los nutrientes específicos, como proteínas, carbohidratos, grasas y oligoelementos, que el bebé puede metabolizar; no así cuando se le da a un infante leche de vaca, por ejemplo. La leche materna un alimento vivo y posee una microbiota específica de la especie humana, fundamental para su salud porque en ella está todo ese componente orgánico de microorganismos presentes en nuestro cuerpo que tienen una función protectora e inmunológica”, especificó Lample.

Con información de nota de prensa.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO