Madre de paciente pediátrico: “Con la llegada de la ayuda humanitaria se revive la esperanza de vida»

18

Caracas.- “Con la llegada de la ayuda humanitaria se revive la esperanza de vida para quienes más lo necesitan. Solo pedimos que la distribuyan como debe ser y que la Cruz Roja sea garante de su ubicación”, dijo Meyli Carreño en las afueras del hospital infantil J.M De Los Ríos en San Bernardino, donde su hijo está recluido.

Con lágrimas en los ojos, Carreño manifestó que durante los dos meses de permanencia en ese centro de salud siente que la esperanza se aleja a diario. Dice no contar con un presupuesto económico -que varía todas las semanas- y que la obliga a adquirir medicamentos a costos que superan hasta tres veces lo remarcado en la caja. “Es un sistema de compra de medicinas con bachaqueo, quien la tiene te la vende a costos inimaginables y hasta impagables, pero se hace el sacrificio”, dijo.

Aunque a través de un comunicado emitido desde el Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) se informó que serían 28 hospitales y 8 centros de atención primaria de salud los que se beneficiarán de la capacitación, el agua, el saneamiento y los materiales médicos, no se precisa hasta ahora a qué hospitales se les dará prioridad.

Como Carreño, otras personas se encuentran a la espera de que el centro asistencial donde están hospitalizados sus parientes reciba las dotaciones de todo el material que se requiere para dar una atención óptima y de calidad.

En el Hospital Vargas, Valentín Duarte tiene a su padre de 77 años de edad. Desde hace dos meses el paciente, que lleva su mismo nombre, ha tenido que costear desde las gasas hasta los guantes que usan enfermeras y médicos cada vez que pasan a la revisión diaria de Duarte, quien se encuentra en cama, producto de un cáncer en la próstata.

“Ya es hora de que los hospitales comiencen a suministrar medicamentos y todo lo que necesita el paciente. Aquí en el Vargas hay que sacar al paciente en vehículo particular cada vez que amerita un examen de laboratorio, porque aquí no hay reactivos. No hay ni agujas para colocar un suero, no hay nada. Si esta ayuda humanitaria está en nuestro territorio, solo pido, en nombre de las familias que están en el área de urología junto a mi padre, se beneficien con la mejor de las atenciones”, manifestó.

En el hospital Miguel Pérez Carreño, trabajadores del área de Enfermería desconocen si este hospital tipo IV recibirá insumos de la ayuda humanitaria. La misma situación se presenta en el hospital Domingo Luciani de El Llanito. Ambos centros asistenciales, de gran envergadura, son adscritos al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales y la situación diaria que narran los pacientes no se diferencia a los testimonios ofrecidos en otros hospitales visitados durante el recorrido de este miércoles.

En el hospital de El Llanito, Carmen Vásquez relató que su esposo lleva más de cuatro meses a la espera de un tutor para su pierna izquierda. En diciembre fue ingresado a la emergencia de traumatología de ese centro, luego de una caída de su moto, lo cual le produjo fractura del cúbito y radio, tibia y peroné.

“Antes, el seguro social te daba el aparato que necesitaras, ahora las listas de espera son interminables y cada día llegan más muchachos con accidentes en moto y lesiones graves en los huesos y que requieren de estos aparatos, pero no lo hay. Ahora estoy reuniendo un dinero para mandar a comprarlo en Colombia y que me lo envíen. A menos que a través de la ayuda humanitaria nos visibilicen”, aseveró Vásquez.

Con información de Rosibel González.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.