Los mitos sobre las vacunas contra el COVID-19

Desde que se inició la campaña de vacunación, el interés de la población se ha hecho mayor, aunque hay mucha desinformación que circula en las redes sociales, lo que genera dudas sobre la seguridad y eficacia de las vacunas autorizadas

290
| Foto: archivo referencial

Caracas.- Desde que aparecieron las primeras vacunas para contrarrestar el curso de la pandemia por el COVID-19, diferentes teorías se han producido en distintos países del mundo, todas ellas con el propósito de resaltar algún aspecto negativo de la misma. Sin embargo, no son ciertas.

Desde que se inició la campaña de vacunación, el interés de la población se ha hecho mayor, aunque hay mucha desinformación que circula en las redes sociales, lo que genera dudas sobre la seguridad y eficacia de las vacunas autorizadas.

En un trabajo especial realizado por Univision Noticias, se agruparon varios rumores falsos que corren con respecto a las vacunas anticovid, y que se han popularizado en varias naciones

1. ¿Infertilidad?

Las redes sociales sirvieron para difundir el mito sobre la infertilidad causada en hombres y el impedimento del desarrollo de la placenta en la mujer, luego de ser vacunados contra el nuevo coronavirus. Sin embargo expertos consultados en Estados Unidos aseguran que las vacunas Pfizer-BioNtech y Moderna, no causan ese efecto en las personas.

2. Afectan el ADN

Según el equipo de investigación, se viralizaron dos videos, uno de ellos en el que la doctora de medicina interna, Carrie Madej, advierte que las nuevas vacunas contra la enfermedad modifican el ADN. El segundo es del rabino Daniel Assor, que en su sermón publicado en Youtube, afirmó que esta provoca «tendencias opuestas», lo que se traduce en deseo sexual hacia personas del mismo sexo.

Ambos se valieron de la creencia de que la inmunización interviene en el ADN de las personas a través del ARNm, un componente base de las vacunas Pfizer – BioNtech y Moderna.

«El ARNm (Ácido Ribonucléico Mensajero), que es una molécula que codifica la proteína de la superficie del virus. Es una vacuna sintética que copia muchísimas veces ese ARNm, y no hay ninguna célula involucrada con esas vacunas”, comentó en la verificación el doctor José Gregorio Esparza, quien además agregó que «no es cierto que la vacuna contra el COVID-19 te vuelve gay como dijo un rabino».

3. Me vacuné, soy inmune

Aunque muchas personas pueden pensar que con la aplicación de las dosis correspondientes para prevenir el contagio, están completamente inmunizados, eso es falso, pues ninguna de las vacunas contra el COVID-19 ha demostrado su eficacia al 100 %. Lo que sí se ha comprobado es que hay un 94.1 % de eficacia para prevenir el virus, incluyendo las fases severas.

4. Me vacuné, adiós mascarilla

Las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde el inicio de la pandemia (lavado constante de manos con agua y jabón, distanciamiento y uso de tapabocas), se mantienen para quienes se vacunen, incluso para quienes ya pasaron por la enfermedad y lograron recuperarse.

Las autoridades sanitarias en Estados Unidos afirman que aunque la persona haya sido vacunada, debe seguir aplicando las medidas de prevención para ayudar a detener la pandemia, porque aún no hay evidencia que revele si una persona vacunada puede ser portadora del virus o cuánto tiempo dura la protección de las vacunas.

5. ¿Son magnéticas?

No. Ninguna de las vacunas para prevenir el contagio del COVID-19 contiene como componente a algún metal pesado, capaz de atraer a otros metales. Algunas de ellas tienen hidróxido de aluminio, sin embargo, es inofensivo y tampoco las hace magnéticas.

6. Las vacunas tienen un microchip

Otra de las falsedades que se popularizaron fue que la vacuna contiene un microchip implantado por Bill Gates. Expertos como la doctora del Departamento de Infecciones de la Universidad de California en San Francisco, Annelys Roque Gardner, lo desmienten y aseguran que «esta vacuna no fue creada para controlar a las comunidades».

7. Te inoculan el COVID-19

Ninguna de las vacunas autorizadas en la actualidad en Estados Unidos contra el COVID-19, contiene el virus, de ninguna manera y en ninguna cantidad.

8. Los vacunados pueden contagiar a otras personas

Los efectos de la vacuna no son contagiosos de una persona a otra, la razón es que ninguna tiene el virus vivo, que permita transmitirlos a otros sujetos.

9. No puedo vacunarme si ya tuve COVID-19

Es falso. Al contrario, las vacunas protegen más y producen un efecto inmunológico más eficiente en quienes ya tuvieron la enfermedad y la superaron.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.