28.2 C
Caracas
viernes, 20 mayo, 2022

La atención médica en Tucupita es casi misión imposible para los waraos

-

Eneida Velásquez, indígena warao de 53 años, le detectaron fibromas uterinos en San Francisco de Guayo, localidad asentada en la desembocadura del Delta del Orinoco, municipio Antonio Diaz, a unas seis horas de Tucupita, cuando se utiliza una lancha moderadamente rápida. Sin embargo, Velásquez tardó más de cinco días para llegar hasta Tucupita en busca de atención médica, así lo confirma su compañero de vida el indígena Antonio Grande.

Tenemos siete días desde que llegamos de los caños, nos entregaron este papel, señala Antonio mientras muestra el informe de referencia médica donde señala la necesidad de una intervención quirúrgica expedida por una clínica privada.


LEE TAMBIÉN: 

NIEGAN INSUMOS Y MEDICAMENTOS EN PROVEEDURÍAS DE HOSPITALES EN BARINAS

“El acalde y la gobernadora nos aseguraron la atención, sin embargo ya tenemos una semana y aún estamos aquí en la plaza esperando”, señaló el warao acompañante de la paciente Eneida. Mientras las horas de la mañana avanzaban, la pareja warao aseguró no haber ingerido nada de alimentos desde el día anterior.


Los dispensarios rurales en las comunidades waraos fueron cerrados y abandonados. Foto: Melquiades Ávila

De igual forma, César Valbuena, un warao sexagenario de 65 años, que se encontraba en las instalaciones del Consejo Legislativo del estado Delta Amacuro, señaló: “Estoy esperando al señor alcalde Amado Heredia, necesito este remedio con urgencia”, mientras mostraba las instrucciones médicas con remedios que requiere para el tratamiento de su enfermedad.

“En el hospital y en los ambulatorios nos dicen que no hay nada, nada de medicina, solo nos entregan papeles y no tenemos como comprar los medicamentos que necesitamos”, afirmó el indígena adulto proveniente de la comunidad del bajo Delta.

La crisis de la falta de medicina, la ausencia de médicos en las comunidades waraos, la difícil situación de aislamiento por falta de transportes fluviales y el abandono absoluto de las instituciones del Estado venezolano a la población indígena agudiza la salud de los waraos en Delta Amacuro.


Las comunidades waraos permanecen desoladas sin atención primaria
Foto: Melquiades Ávila 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a