José Félix Oletta: Alza de mortalidad infantil antecede a las sanciones

El exministro de Salud afirmó que desde 2013 se ha registrado un incremento en el número de muertes en niños menores de 5 años. El índice de mortalidad infantil es uno de los indicadores más importantes para conocer las condiciones del sistema sanitario, según la Organización Mundial de la Salud

316
El especialista en políticas de salud pública indicó que desde 2013 el número de muertes en niños menores de 5 años se ha incrementado de forma sostenida | Foto: Cortesía Prensa Mesa de la Unidad Democrática (@unidadvenezuela)

Caracas.- Las consecuencias de la emergencia humanitaria compleja que se desarrolla en Venezuela mantienen su mortal avance. De acuerdo con José Félix Oletta, integrante fundador de la Alianza Venezolana por la Salud y exministro de Salud, los principales indicadores que sirven para medir los efectos de la prolongada falta de medicinas, dificultades en el acceso a alimentos esenciales y el colapso de los servicios públicos continúan sin paliativos, pese al ingreso de suministros de asistencia internacional gestionados por el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Oletta descartó que la agudización de la crisis, denunciada desde el año 2014, se deba a las sanciones económicas y financieras impuestas por el gobierno de Estados Unidos, varios países de la región y de la Unión Europea, una de las razones expuestas por autoridades gubernamentales para justificar el sostenido deterioro de la red asistencial.


LEE TAMBIÉN: 

MÉDICOS DE YARACUY PROTESTAN POR FALTA DE MEDICINAS 

E INSUMOS

En ese sentido, citó como ejemplo el auge de la mortalidad infantil, parámetro con el que la Organización Mundial de la Salud evalúa el desempeño de los programas de salud pública de sus países miembros, pues revela el cumplimiento de las políticas de atención en varios estratos de la población y el respeto al derecho a la vida.

Las índice de mortalidad infantil pasó de 15,4 por cada mil nacimientos en 2013 a 25,7 en el año 2017, de acuerdo con cifras del Banco Mundial | Foto: Banco Mundial

“Al revisar la curva de crecimiento de la mortalidad infantil podemos determinar que su punto de inflexión se ubica entre los años 2013 y 2014. Vamos en sentido contrario de los países de América Latina en ese aspecto; la tasa de mortalidad infantil ha ido aumentando desde mucho antes de las sanciones”, aseguró sobre la base de un estudio elaborado con datos recabados por el Banco Mundial y actualizados hasta 2017.

Para el médico internista es una falacia la afirmación del canciller Jorge Arreaza y el gobernante Nicolás Maduro respecto a que la escalada de la emergencia se debe a las restricciones financieras aplicadas contra funcionarios y organismos del Estado, entre los que se cuentan el Banco Central de Venezuela, Petróleos de Venezuela y empresas básicas como Minerven, además del Banco de Venezuela y el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela.


LEE TAMBIÉN: 

GUAIDÓ ANTE VISITA DE BACHELET: EL RÉGIMEN NO PUEDE 

OCULTAR LA TRAGEDIA

“Es una mentira evidente, demostrable con elementos cronológicos. De modo que es una falacia que todo lo que nos está pasando es consecuencia de las sanciones del señor Trump. En el caso de la tasa de mortalidad infantil, es el indicador de salud fundamental y ya vemos lo que nos está pasando. Esto no se lo podemos atribuir a ninguna acción externa”, subrayó.

Estado fallido

La reducción en la importación de medicinas de todo tipo es otro de los aspectos que, desde la perspectiva del especialista en políticas de salud pública, anteceden a las sanciones; uno que no ha mejorado desde el año 2013, cuando el Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard registró un abrupto descenso en la asignación de divisas para la compra de medicamentos e insumos por parte del Estado.

“La caída de importación de medicamentos tiene un fuerte reducción desde 2013 en adelante; 48 % hasta 2015. De 2014 al 2017 los recursos financieros, las divisas otorgadas para la importación de medicamentos cayeron a 0 %. Esto tiene una importancia muy significativa, porque Venezuela no es productora de materia prima para la elaboración de medicinas ni de los principios activos; todo tiene que ser importado”, explicó.

Debido a esto, el recorte de recursos para la importación de rubros farmacéuticos ha afectado no solo la disponibilidad de fármacos en el país, sino que ha contribuido a la merma de la producción nacional dependiente de suministros como aluminio, cartón, plásticos especiales y aditivos necesarios para la fabricación de medicamentos.


LEE TAMBIÉN: 

UNICEF: UNO DE TRES NIÑOS VENEZOLANOS NECESITA AYUDA EN NUTRICIÓN, SALUD Y EDUCACIÓN

“Quien toma las decisiones para decidir la importación de medicamentos es el propio Estado, es el Gobierno nacional, que tiene el monopolio del dinero y las decisiones se toman únicamente para asignar esos recursos y a un altísimo nivel del Gobierno. No tenemos capacidad de producir los insumos para entregarles los medicamentos a los pacientes. Estamos en el camino de un Estado fallido”, alertó.

Ayuda insuficiente

El exministro de Salud, precursor del monitoreo de la crisis humanitaria, hizo un recuento de la evolución del deterioro del sistema público de salud, durante su ponencia en el foro “Crisis de la salud en Venezuela: Situación actual y soluciones”, realizado en la sede la Coordinación Nacional de IDEAS de Voluntad Popular, localizado en Centro Plaza, al este de Caracas.

“Venimos haciendo un análisis periódico de cómo avanza la situación desde la primera vez que hablamos de emergencia humanitaria, el 6 de enero de 2014. Se define como emergencia humanitaria compleja porque afecta todos los órdenes de la vida; la nutrición, hay escasez de alimentos y no hay disponibilidad de nutrientes básicos; no hay producción; el aumento de la conflictividad política y social; el éxodo forzado y finalmente el colapso del sistema de salud”, enumeró.

Sobre la atención que se le ha dado a la emergencia, luego de que el Gobierno reconociera sus dimensiones y permitiera el ingreso de insumos, Oletta señaló que el abordaje no ha sido el adecuado para el diagnóstico.

“El esfuerzo de la Cruz Roja para atender este problema sé que es poco, pero también las primeras acciones son muy limitadas para lograr que llegue a la población”, indicó antes de advertir que “se van a requerir recursos financieros extraordinarios; no va a ser suficiente con los recursos financieros nacionales, serán años de muchas dificultades, de sufrimiento, de esfuerzos, de sacrificio”.

DÉJANOS TU COMENTARIO