24.2 C
Caracas
miércoles, 5 agosto, 2020

Ivss reanuda entrega de inmunosupresores luego de que fallecieran 17 trasplantados

El fármaco tacrolimus tenía un año agotado en las farmacias de alto costo del IVSS. En ese periodo 17 pacientes no resistieron las complicaciones derivadas de la falta de tratamiento. Este miércoles, 29 de julio, la medicina reapareció en la agencia de Los Ruices, Caracas

-

Caracas.- A Rosa Astudillo, de 64 años de edad, no le alcanzó el tiempo para ver la reanudación de la entrega del medicamento que la hubiese mantenido con vida. La paciente renal, habitante del estado Sucre, sufrió un acelerado deterioro del funcionamiento de su organismo. Sin un poder acceder al tratamiento por otra fuente, murió el pasado 24 de julio. Astudillo completa una penosa lista de 17 fallecidos por falta del inmunosupresores, especialmente el tracolimus, según el registro de la asociación civil Amigos Trasplantados de Venezuela (ATV).

Gracias a ese inmunosupresor Astudillo preservó el riñón que se le injertó el 13 de julio de 2006. Actualmente más de 2.700 trasplantados están en riesgo de perder el injerto por falta de medicinas. Solo en el mes de julio ATV contabilizó 5 decesos por causas atribuibles a la falta de inmunosupresores. De acuerdo con esa estadística, el estado Sucre es que el muestra una mayor tasa de letalidad.

César Chacón, residente en el estado Sucre, cuya muerte se registró el pasado 5 de julio; Yulimar Escalona, de Barinas, fallecida el 11 de julio y Lérida Naranjo, también sucrense, quien falleció el 12 de julio fueron las 3 primeras muertes de este mes. Todas ocurrieron en apenas una semana. Los 3 tenían el tracolimus como parte fundamental de su terapia de preservación del órgano.

A estas le siguió el fallecimiento de Alfredo Quintero, oriundo del estado Zulia, quien se declaró muerto el 19 de julio. En todos estos casos las muertes estuvieron precedidas por una dura agonía, consecuencia de la falla del órgano trasplantado. La hipertensión, aumento de los niveles de urea, creatinina, glicemia y potasio en la sangre son los primeros síntomas de este letal trastorno.

LEE TAMBIÉN

- Advertisement -

Opacidad mortal

Cuando un paciente pierde un órgano trasplantado la evolución de las complicaciones tiende a ser más acelerada, explicó Reymer Villlamizar, director de ATV. Muchos de los pacientes deben volver a someterse a tratamiento de diálisis. Pero la mayoría no resiste, debido al deterioro sistemático que padecen hasta que el organismo rechaza el órgano.

El tracolimus de 1 miligramo estaba agotado desde hace un año en las farmacias de alto costo del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss). La mañana del lunes, 27 de julio, en la agencia del Ivss ubicada en Los Ruices, Caracas, funcionarios de la dependencia del Ministerio de Salud informaron la disponibilidad del medicamento. Este anuncio se realizó previo al inicio de una protesta de pacientes con trasplante, encabezados por Villlamizar.

Los afectados temen que este reinicio de la dotación no sea duradero. Cada paciente requiere de una dosis especifica de por vida que no se puede interrumpir. En los últimos tres años, cuando se agudizó la escasez de medicinas traídas por el Ivss, muchos de los pacientes optaron por reducir la dosis indicada. Esta modalidad de supervivencia está asociada a un desgaste similar en la función del órgano que no previene la pérdida del trasplante. Por eso exigieron el compromiso de las autoridades sanitarias en la distribución de todo el esquema de tratamiento.

En Venezuela se entregan siete tipos diferentes de inmunosupresores, tanto para injerto de hígado como de riñón. Los trasplantes renales son los más comunes en la población venezolana, de ahí la alta demanda del tracolimus, enfatizó Villamizar. El activista recordó que a inicios de julio el fármaco reapareció en el mercado negro con sello del Ivss. Esta venta es ilegal, pues el compuesto es importado de forma exclusiva por el Estado, debido a lo delicado de su administración y su elevado costo.

4.75/5 (4)

¿Qué tan útil fue esta publicación?