22.2 C
Caracas
lunes, 10 agosto, 2020

Gobierno confirma primer caso de fiebre amarilla en 14 años

En información epidemiológica cedida a la Organización Panamericana de la Salud, el Ministerio de Salud reconoció que un hombre de 46 años, residente de una comunidad indígena del estado Bolívar, es el primer caso de fiebre amarilla en Venezuela en 14 años

-

Caracas.- El 14 de septiembre, la fiebre amarilla reapareció en Venezuela, luego de permanecer bajo control desde el año 2005. La información fue confirmada por el Ministerio de Salud, a través del Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional, a la Organización Panamericana de la Salud.

En el boletín epidemiológico, el Gobierno confirmó que el primer caso en 14 años caso corresponde a un hombre de 46 años de edad, residente del municipio de Gran Sabana del estado Bolívar. Los datos coinciden con los revelados la semana pasada por la Sociedad Venezolana de Salud Pública (Svsp) y la ONG Red Defendamos la Epidemiología Nacional, ante la falta de información oficial.

LEE TAMBIÉN

Más de tres millones de venezolanos están en riesgo de contraer fiebre amarilla

«El inicio de los síntomas fue el 14 de septiembre de 2019 e incluyó fiebre, escalofríos, náuseas, vómitos, epistaxis, petequias y diarrea», describió el documento sobre los síntomas en la primera fase de la enfermedad.

El informe también corroboró los datos manejados por la Svsp respecto de las complicaciones que presentó el paciente, de quien se supo es un integrante de la etnia Pemón. Debido a la evolución de la enfermedad, el indígena fue trasladado al Complejo Hospitalario Universitario Ruiz y Páez, localizado en Ciudad Bolívar. 

«El 26 de septiembre de 2019 visitó un hospital público en el municipio de Heres, donde su condición se deterioró, con deshidratación moderada, sangrado de las encías, ictericia, coluria, dolor abdominal y hepatomegalia», precisó la actualización epidemiológica.

LEE TAMBIÉN

Huniades Urbina: «En Venezuela teníamos 14 años sin casos de fiebre amarilla»

Riesgo latente 

La OPS recalcó que, por la ubicación geográfica y las condiciones climáticas, buena parte del territorio venezolano está expuesto a la infección que se transmite por la picadura del mosquito Anofeles. El organismo ratificó que la reaparición de la enfermedad corresponde al primer caso autóctono en los últimos 14 años. 

- Advertisement -

Sobre la respuesta dada para lograr el efectivo control de la propagación, la OPS informó que desde el 12 de noviembre se inició el despliegue de un equipo de investigación. El personal, integrado por funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Ministerio de Salud, trabaja en determinar las dimensiones del riesgo y diseñar el plan de atención más adecuado. 

Además, la institución reveló que por intermedio de la Unidad de Inmunizaciones de la OPS y del Fondo Rotatorio, se gestionó una donación de 571.000 vacunas contra la fiebre amarilla por parte de la Unicef. Este cargamento llegó al país a finales del mes de octubre. 

El control consiste en un aumento de la cobertura de vacunación, que la OMS fijó en 95% en las zonas de alto riesgo. La vacuna debe ser aplicada a niños en edades que oscilan entre 1 y 3 años. Una dosis única de la vacuna contra la fiebre amarilla es suficiente para garantizar una protección de por vida contra el virus de la fiebre amarilla, por lo que no amerita una dosis de refuerzo.

Origen y precaución

Por el origen selvático de esta nueva incidencia, que marcó la reaparición del virus en el país, la OPS no recomienda la aplicación de restricciones generales de viaje o comercio a Venezuela. No obstante, a los viajeros que tengan como destino la zona de riesgo, se sugiere  la vacunación al menos 10 días antes del viaje. 

La fiebre amarilla es una infección hemorrágica aguda de tipo viral, transmitida por mosquitos infectados. Es de fácil y rápida propagación y puede causar rápidamente la muerte, de ahí que se considere causar un fuerte impacto en la salud pública. 

Para la enfermedad no existe un tratamiento específico, pero es prevenible con una dosis única de la vacuna contra la fiebre amarilla, que proporciona inmunidad de por vida. La atención conlleva cuidados especiales para evitar la deshidratación, insuficiencia respiratoria y lograr la disminución de los efectos de la fiebre alta, que son sus principales síntomas.

5/5 (1)

¿Qué tan útil fue esta publicación?