23.6 C
Caracas
viernes, 25 septiembre, 2020

Gobierno busca 1.500 cupos para aislamiento por aumento de COVID-19 en Caracas

Distrito Capital se aproxima al primer puesto de entidades con más de casos de coronavirus en Venezuela en plena fase de máxima transmisión de la enfermedad, sin camas suficientes para aislar a potenciales pacientes

-

Caracas.- En medio de la fase de crecimiento exponencial de COVID-19 en Venezuela, Distrito Capital se enrumba como nuevo foco de mayor contagio de la enfermedad viral. La zona, que solo incluye las 22 parroquias del municipio Libertador, acumula en promedio casi 50% de los casos registrados en las últimas seis semanas. Pero esta aceleración de la transmisión podría subir alrededor de 15%, según fuentes del Ministerio de Salud consultadas por El Pitazo. 

Esta realidad ha evidenciado la deficiencia de cupos para la atención de los pacientes. En pocas semanas, el gobierno de Nicolás Maduro ya ordenó la habilitación de lugares para la instalación de unidades de atención improvisadas o de contingencia en la ciudad. El Poliedro de Caracas, en el suroeste, y la residencia estudiantil Livia Gouverneur, en Plaza Venezuela, se preparan para recibir a más de 1.000 diagnosticados. 

Las fuentes explicaron que aún con el esfuerzo de disposición de equipos, insumos y personal en el domo de La Rinconada y el albergue para estudiantes existe una deficiencia de 500 cupos. El cálculo se basó en un modelo estadístico, que tomó los datos de procesamiento de pruebas de laboratorio del último mes y medio. Es decir, el gobierno se prepara para una ola de casos en Caracas con la que todo el sistema de salud quedaría rebasado. 

LEE TAMBIÉN

Expertos: uso del Poliedro revela poca capacidad hospitalaria para atención del COVID-19

Problema comunitario 

Ambos consultados, quienes pidieron omitir sus identidades, coincidieron en que el déficit de camas se detectó hace un mes. Entonces, el gobierno aún insistía públicamente en que la mayoría de los casos notificados eran importados. Con la expansión de la tasa de contagios locales o comunitarios, que ya supera la incidencia de diagnósticos de repatriados, el índice de contagiados con necesidad de servicios hospitalarios se triplicaría, como pasó en España e Italia. 

Al inicio de la pandemia en Venezuela, cuyos primeros casos se reportaron el 13 de marzo, voceros gubernamentales alababan la capacidad hospitalaria. La epidemia le dio a América casi tres meses de preparación. Sin embargo, en el país apenas se habilitaron 46 hospitales centinela. En teoría, estos centros, ubicados en las 24 entidades, servirían de base para el seguimiento epidemiológico, y la atención directa del paciente.

En ninguna de las comparecencias diarias de representantes del gobierno se precisó cuántas camas estarían disponibles para aislamiento. Solo se limitaron a exponer el número de cupos en unidades de cuidados Intensivos. Originalmente, como se asentó en el plan de abordaje de la pandemia, el aislamiento de los casos asintomáticos se completaría de forma domiciliaria. Esto cambió con el auge de retornados de países vecinos. Para esto se dispuso de hoteles en el centro de Caracas en los que todos los repatriados cumplen un confinamiento preventivo, en espera de resultados de pruebas confirmatorias. Luego se envían a dependencias de salud los casos positivos.

LEE TAMBIÉN

Presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas reporta déficit de 60% de enfermeras

Incidencia capital 

- Advertisement -

Diez días después de admitidos los primeros casos y con más de 100 contagiados bajo supervisión médica, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, anunció que el Estado había ampliado su capacidad en todas las fases de abordaje de la enfermedad. En esa ocasión se detalló que el sistema nacional de atención contaba con 23.762 camas.

De este total de cupos, dispuesto en el ámbito nacional, la mayoría correspondía a camas hospitalarias. En hospitales tipos III y IV, los de mayor capacidad, se disponía de 11.000 camas. En la red Barrio Adentro estaban disponibles 4.003 cupos. Mientras que las clínicas, con 4.759 camas, y los llamados hoteles sanitarios con 4.000 cupos completarían los requerimientos en esa etapa. 

Actualmente, en territorio venezolano la tasa de incidencia de recuperados de COVID-19 ronda 50% del total de casos notificados. Es decir, la otra mitad, aproximadamente 6.000 pacientes, se mantiene bajo vigilancia médica. Esto supone que con un aumento de casos del 40%, respecto de los reportados hasta este 22 de julio, se agotaría la disponibilidad de camas en todo el país. Una situación cada vez más cerca de cumplirse en Caracas. 

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado