26.1 C
Caracas
jueves, 1 octubre, 2020

Enfermeras atienden partos por falta de médicos en hospital de Caja Seca en Zulia

-

Caja Seca.- El personal de enfermería del hospital tipo I Juan de Dios Martínez, ubicado en Caja Seca, en el costero municipio zuliano Sucre, debe atender a las parturientas que ingresan al centro de salud, cuando los médicos no cumplen sus guardias.

meta_value

«No hablamos de todos los casos, pero sí hemos registrado partos donde, por falta de médicos, son las enfermeras quienes asisten a las madres y esta es una situación gravísima», contó a El Pitazo la presidenta del sindicato de trabajadores del centro asistencial, dependiente de la secretaría de salud de la Gobernación de Zulia, Yajaira Castañeda.

Ella responsabiliza por ejecutar esta decisión al subdirector de ese recinto, Rafael Peña, quien siendo enfermero, tiene conocimiento de las consecuencias si este protocolo sale mal. «Si una madre muere puede haber sanciones penales y administrativas», advierte.


LEE TAMBIÉN: 

ALCALDE DENUNCIA DESABASTECIMIENTO DE INSUMOS EN HOSPITAL DE CAJA SECA

Con solo 10 médicos y «no todos asisten», las áreas asistenciales lucen cada días más ausentes de galenos, pero igual colmada de pacientes. «Este hospital está en crisis, hemos elevado estas denuncias a las instancias correspondientes y no hay respuestas, ni seguimiento. Cada día esto está peor. Queremos que vuelva a ser como antes, somos dolientes», lamentó Castañeda.

En el nosocomio hay 287 trabajadores activos en la nómina. Ese personal, a lo sumo, cobra mensualmente entre 65.000 y 200.000 bolívares, según el cargo ostentado. El bajo sueldo, espacios físicos deteriorados, sin ventilación ni insumos o medicamentos, hace que cada día más se palpe la crisis humanitaria compleja en este rincón al occidente de Venezuela.

Un deterioro constante

- Advertisement -

La planta eléctrica, que dejó de funcionar desde 2015 y cuyo reemplazo prometió en una visita al hospital en mayo de este año el gobernador de Zulia, Omar Prieto, aún no llega. El hospital luce a oscuras cuando se va la luz. Los acondicionadores de aire en las áreas comunes y de diversos servicios no sirven.

En 2016 fue la última dotación y mantenimiento que recuerdan los profesionales de la salud. El comedor está cerrado. El personal de dicho espacio acude sólo a cumplir horario, pero en las estufas no hay gas y mucho menos provisiones con que alimentar a los enfermos hospitalizados.

meta_value

El servicio de rayos X no sirve desde 2018 por falta de químicos y en el laboratorio no se toman ni muestras de sangre: carecen de reativos, inyectadoras y equipos para realizar análisis de rigor, revelaron los trabajadores.

En el único hospital de Caja Seca las paredes lucen desconchadas. La capa de pintura está corroida. Las áreas verdes lucen deterioriadas y llenas de monte, arbustos sin podar con ramas secas y troncos envejecidos.


LEE TAMBIÉN: 

HOSPITAL DE EL TIGRE LLEGA A 51 AÑOS SIN MÉDICOS Y CON SERVICIOS PARALIZADOS

La impermeabilización del techado, otra promesa del gobernante leal a Nicolás Maduro, no ha llegado. Según Castañeda, van cinco visitas de contratatistas y ninguna tapona los orificios que carcomen la estructura, llena de moho a causa de filtraciones. «Prácticamente, la gente enferma cuando viene al lugar donde deberían curarse», afirma la mujer de 56 años y con 36 dedicados al área de la salud.

Con un quirófano paralizado, porque no hay traumatólogo ni cirujano, que sí tiene una anestesiólogo, pero que poco puede solventar, transcurre a cuentagotas el tiempo de espera para los pacientes en cola quirúrgica.

Los medicamentos en los almacenes son controlados por familiares de Guly Berth Antúnez, constituyente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y mano derecha del gobierno chavista regional, cuya responsabilidad de salud está en manos de Omaira Prieto, hermana del mandatario zuliano.

«Sabemos que con las medicinas se ayuda mucha gente, pero también hay entregas para amigos y gente que no está enferma», se quejan los enfermeros. Recalcan que el gobierno los tilda como ladrones de medicinas, cuando el Ejecutivo no resuelve la crisis hospitalaria en el estado Zulia.

Ese hospital sólo tiene acondicionador de aire en hospitalización, administración y la dirección que encabeza Alí Sardines, quien radica en Santa Apolonia y por lo distante de su hogar, a veces no asiste a velar por la mejoría de las áreas o las irregularidades con el retraso de los recaudos del personal ante el Sistema Regional de Salud, como fideicomisos, bonos nocturnos.

«No pagan nunca como es y nadie para bolas», se queja Castañeda, vocera de los trabajadores y líder de las huelgas que buscan llamar la atención de los gobernantes para que mejoren la abandonada situación en el hospital de Caja Seca.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado