Un diputado constató obras inconclusas del Periférico de Coche sin presencia del director

5

Caracas.– La inercia se apoderó del hospital Dr. Leopoldo Manrique Terrero, mejor conocido como el Periférico de Coche. Los trabajos de remodelación, ordenados por el Ministerio de Salud luego de la explosión de gran parte del sistema eléctrico en noviembre pasado, han convertido a las instalaciones en un lugar inhóspito, vacío e irreconocible para pacientes, trabajadores y habitantes del sector donde se localiza.

Este jueves, por primera vez desde que el centro asistencial dejara de funcionar, un grupo de pacientes, trabajadores empleados, vecinos, dirigentes sindicales y hasta el diputado de la Asamblea Nacional, Ismael León, realizaron un recorrido en el que se corroboró el lento y escaso avance que muestran las obras de remodelación, distribuidas desde la sala de emergencia, localizada en la planta baja a los pisos 2, 3, 4 y 5.


LEE TAMBIÉN: 

VLADIMIR PUTIN LLAMA «LOCOS» A LOS PAÍSES QUE APOYAN  A JUAN GUAIDÓ

Poco después de las 10:30 a.m. empezó la visita, efectuada con el fin de verificar las condiciones que mantienen inoperativas todas las áreas asistenciales de todos los servicios y la atención a los pacientes, en su mayoría referidos de ambulatorios del suroeste de Caracas y la región de Valles del Tuy en el estado Miranda.

El ingreso incluyó a trabajadores de la prensa, lo que marcó un hito, pues el establecimiento de salud cuando estaba en niveles de operación normales, tenía un acceso altamente restringido.

Negligencia extendida

Desde antes de entrar, las paredes rotas y la acumulación de escombros en la entrada denotaron que las reparaciones no tienen fecha de culminación en el corto plazo. León, electo como parlamentario por el circuito 5 de Caracas, que agrupa a las parroquias Coche y El Valle, categorizó de “negligencia” el extendido deterioro del lugar.

“Tenemos la demostración de la negligencia de este régimen. Decían que este hospital era una tacita de oro, pero que vengan y vean si realmente es así. El director llegó y lo que hizo fue mostrar indiferencia”, en alusión a Miguel Rangel, director general designado el 8 de febrero, quien no estuvo presente en la inspección, así como ninguna otra autoridad del Ministerio de Salud. Solo dos milicianos custodiaban la otrora férreamente vigilada caseta principal.

El diputado, en representación del Poder Legislativo se comprometió a llevar a la plenaria la discusión sobre el estado de las obras, aunque reconoció las limitaciones de la institución, cercada judicialmente e impedida de ejercer efectivamente el papel contralor que le otorga la Constitución.


LEE TAMBIÉN: 

SU FAMILIA VIO CÓMO LAS FAES LE DIO TRES TIROS FRENTE  A SU CASA

“Ante esta evidente muestra de ineficacia, que comprueba vicios en la gestión, lo lógico y conducente sería que la Asamblea Nacional citara al ministro de Salud y lo interpelara, para que explique la situación del hospital de Coche y de todos los hospitales del país”, arguyó.

Clamor unánime

“Acabaron con el hospital”, fue la compungida sentencia de Virginia de Souza, empleada por más de 15 años del departamento de administración del centro de Salud al que no ingresaba desde marzo, cuando participó en una protesta en la que se exigió la reapertura del hospital, ocasión en la que el director prometió la reapertura para el jueves 6 de mayo.

La percepción expresada por De Souza coincidió con la del resto de los trabajadores. Por momentos, en pasillos y corredores hay que hacer un esfuerzo para ubicar que en ese espacio sucio, desmantelado y desvencijado funcionaba un hospital tipo III hace menos de un año.

La sensación de abandono desató un clamor unánime entre los presentes: “Queremos que reabran el hospital”, instó Pablo Zambrano, secretario general de la Federación de Trabajadores de la Salud y un antiguo trabajador del institución. “Este hospital era un ejemplo de gestión y de atención al paciente. Es inconcebible que lo hayan llevado a estas condiciones, que se haya interrumpido el trabajo de tantos años”, arengó ante las casi dos docenas de compañeros de trabajo.

Paralización de obras

Afuera, en el patio principal, la absoluta quietud que se asemeja más al jardín de una casa de retiro, muy distante de la vertiginosa dinámica que colmaba las instalaciones en los días de normal apogeo, solo fue interrumpida por uno de los obreros que intenta bajar un mango. El albañil, que declinó de ser identificado, confesó que por la demora en la entrega de material ese día el trabajo estaba “semi parado”.

La galería de grietas en pisos y muros, tuberías oxidadas expuestas y columnas raídas por el tiempo contribuye a instaurar el silencio. El vacío produce eco en el lugar. Hay departamentos completamente abandonados, porque a mediados de abril dos de las tres empresas, aún desconocidas, a las que se les otorgaron contratos para las múltiples obras de reacondicionamiento decidieron suspender sus actividades por retraso en el pago. El paro técnico, tan advertido desde hace al menos cuatro años por los sindicalistas, llegó de forma abrupta y con un silencio oficial indefinido.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación / 5. Votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO