25.6 C
Caracas
lunes, 21 septiembre, 2020

Obstetra Damari Cardeñosa: “Hay que promover el parto respetado”

-

Los Teques.- Martina espera a su primer hijo. Cuenta con 24 semanas de gestación y desde la semana 16 inició su preparación para un parto natural respetado. Espera poder tener a su hijo en una clínica dispuesta para este proceso, en una habitación que más parece a su hogar y no una clínica.

Martina quiere cumplir con lo que dicta este proceso que nos remonta a lo que se vivía hace más de 40 años. La madre primeriza cuenta con 33 años de edad y sueña tener su hijo en parto natural. «Mi mamá nació en su casa, mi abuela parió a sus 10 hijos en casa sin médicos y con una partera, debemos retomar lo natural y así podremos respetarnos y respetar a
nuestros hijos
”, comenta quien lleva varias semanas haciendo ejercicios prenatales para facilitarle a su cuerpo este proceso.

¿Parto médico o parto respetado?

“La gente tiene una confusión con los conceptos. Son dos cosas, el parto natural vaginal y el parto respetado, que es donde se respeta este proceso. El parto es un proceso fisiológico de cualquier hembra mamífera y como tal tiene unos tiempos indeterminados, unas condiciones. El parto natural respetado tiene que ver con el proceso psicológico, con  las necesidades psicoafectivas de la madre, un compendio en el que se debe respetar a quien es el dueño y protagonista de este proceso: la madre y el bebé”, destaca Damari Cardeñosa, médico obstetra especializada en parto
respetado.


LEE TAMBIÉN: 

MINISTRO DE SALUD RECONOCE QUE EN ZULIA HAY DÉFICIT  DE PERSONAL MÉDICO

Este 18 de mayo es el Día del Parto Natural Respetado, por esa razón durante la semana se promueve y celebra esta iniciativa de volver a lo que dicta la naturaleza en un proceso perfecto de nacimiento.

El parto respetado es un modo de atender el proceso de parto en el cual se privilegia la voluntad de la mujer que va a dar a luz y se respetan sus tiempos fisiológicos personales. “Es muy distinto a lo que ocurre en hospitales y clínicas privadas a la hora del parto, donde no se respeta lo fisiológico porque la mujer en trabajo de parto entra como si estuvieras enferma, es atendida como si tuviera una patología y requiere cuidados médicos, lo que es muy distante a lo que requiere una mujer en parto”, dijo.

Para Cardeñosa, en el parto natural respetado la mujer requiere silencio, oscuridad, afecto, libertad de movimientos, libertad de expresar con gritos o palabras su poderío en el parto. “Eso tiene un ritmo de cada quien y a esos se refiere; en Venezuela son muy pocos los que practicamos parto respetado”.

Pionera

- Advertisement -

Explica la obstetra que las maternidades y centro clínicos privados no están
adecuados para respetar el proceso natural del parto. “Nuestras maternidades no reúnen las condiciones sanitarias ni humanas ni dignas para hacer un parto respetado. Si son centros dedicados para esta filosofía, tu puedes hacer un parto respetado en un cuarto, en una habitación sin tecnología médica de última avanzada, sino con el proceso natural que está dado a cada mujer”, dijo.

El principal problema es la formación a la que están siendo sometidos los futuros médicos obstetras, que solo están siendo formados para cesáreas y partos medicados. “También fui formada en la universidad para ese proceso, pero cuando comencé a hacerlo me di cuenta que jamás quería volver a tratar así a una mujer parturienta. Me lo prometí y tengo 20 años trabajando el parto respetado”, dijo la médico pionera en Venezuela y que ejerce en el estado Carabobo.

Parto respetado

Uno de los propulsores a nivel mundial es Michel Odant, que en una de sus frases en las que basa el proceso dice: “Para cambiar el mundo hay que cambiar la forma de nacer”. Foto: Captura IG @damarycardenosa

Los sistemas sanitario y educativo son los encargados de hacer la promoción del parto. Se debe promover el parto vaginal que es tres veces más seguro que una cesárea y tres veces más rápida la recuperación. La tasa de cesáreas en países desarrollados es mínima. Un país con alta tasa de cesárea es mal educado en política de seguridad pública.

Para Cardeñosa, los partos en Venezuela están desapegados a las leyes, porque todos, de alguna manera, son parte de la violencia obstétrica, que está contemplado como ilegal en la Ley Orgánica para el Derecho de la Mujer a una vida libre de violencia.

“Uso de oxitócicos de forma indebida y sin el consentimiento de la paciente, uso de enemas rutinarios sin aprobación de la paciente, exploraciones genitales repetidas, amniorexis de rutina, obligar a la paciente a permanecer en decúbito, no permitir libertad de movimiento, maltrato verbal, cesáreas injustificadas, no permitir el apego precoz y no promover la lactancia inmediata en un bebé sano. Todo es violatorio de la ley”, dice la médico.

Menores costos y mejor recuperación

Cardeñosa atribuye el incremento de mujeres buscando partos naturales a varios factores, el tecnológico de las redes sociales ayuda al conocimiento de la mujer al parto y “al saber más entiende que es algo natural y con mayores beneficios para ella y su hijo”.

El parto respetado es bandera en países como Holanda, donde la mitad de los partos son atendidos por parteras  a domicilio, lo que ha bajado los costos al Gobierno y disminuido notablemente los índices de mortalidad neonatal.

 “En Venezuela no hay parteras oficiales. No están contempladas a nivel legal, seguimos siendo los obstetras los que se encargan”, señaló y emplazó a no seguir promocionando las cesáreas como el método más rápido y efectivo sin considerar el principio del beneficio de la madre y el niño que, sin duda, respeta lo natural.

Erradicar la violencia

Por último, explica la médico que si la vida inicia con un parto respetado, inicias con menos violencia y crías hombres y mujeres desapegados a la violencia desde el vientre materno.

Uno de los propulsores a nivel mundial es Michel Odant, que en una de sus frases en las que basa el proceso dice: “Para cambiar el mundo hay que cambiar la forma de nacer”.

Al respecto Cardeñosa señala que cuando un hombre presencia el nacimiento de sus hijos, se convierte en otro hombre. “En este tema de violencia varonil esas cosas son importantes”.

Finalizó señalando que la forma de ver el parto respetado pasa por pensar en el niño que quiere salir y ser abrazado por su madre. “Desde allí enfrentan una manera distinta de ver el mundo”.

5/5 (1)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado