22.1 C
Caracas
martes, 27 septiembre, 2022

Cuarentena con adolescentes: entre la rutina y la negociación

El especialista en medicina del adolescente, Ricardo Montiel, recomienda a los padres que establezcan un mecanismo de negociación para que los jóvenes cumplan con sus tareas académicas y también tengan un tiempo para entretenerse durante el confinamiento

-

Caracas.- Hábitos, límites, entendimiento y espacio. Estos son algunos elementos que deben estar presentes en la cotidianidad del adolescente durante esta cuarentena por coronavirus, de acuerdo con el pediatra y especialista en medicina del adolescente, Ricardo Montiel, y la psicóloga Paola Díaz. Por estar en una etapa de la vida en la que cuestionan su alrededor y construyen su identidad, los adolescentes sufren cambios de emociones constantemente, y es natural que en estos días de confinamiento experimenten varias sensaciones al mismo tiempo.

En Venezuela la situación se complica: no hay agua ni gasolina, ni gas, falla la energía eléctrica y el internet. Además, según la explicación de Montiel, los jóvenes ya experimentan una “desesperanza aprendida” porque consideran que en el país no hay futuro y deben migrar. Esta conducta se afianza durante estos días en los que la rutina dio un giro de 180° y se acentúa la crisis de los servicios públicos.

Los expertos señalan que establecer una rutina y negociar con los adolescentes es fundamental para sobrellevar esta cuarentena. Díaz expone que los padres deben tener una comunicación “abierta y directa”, que implica preguntarle a su hijo cómo se siente o qué le sucede. Si establecen una vinculación podrán incluso conversar sobre la responsabilidad que tienen de protegerse frente al COVID-19 y verificar información sobre este tema. Otras consideraciones que pueden establecerse en el núcleo familiar son la creación de espacios que integren a todos los miembros y el respeto a la intimidad del adolescente para que se comunique con sus amigos.

LEE TAMBIÉN

PSICÓLOGOS RECOMIENDAN VIVIR EL PRESENTE Y ESTRECHAR LAZOS FAMILIARES DURANTE LA CUARENTENA

“En lugar de preguntarle insistentemente qué hace, hay que dejarlo que disfrute de lo que le gusta hacer, que tenga contacto con sus amistades. La idea no es agobiarlos”, indica Díaz, quien también es psicoterapeuta.

El problema en casa puede llegar al momento de atender las actividades académicas. Allí entra la negociación entre padre e hijo, agrega Montiel. Si no hay límites, es muy probable que el joven invierta el horario, pase más tiempo en redes sociales o jugando, y descuide sus tareas o no rinda.

Es la situación de Alejandro, de 12 años. Puede dormirse a las 2:00 am viendo películas y levantarse a las 12: 00 pm del otro día. Sus padres solo han notado que es rebelde cuando debe hacer la tarea asignada por el colegio, la cual trata de terminar lo más rápido posible para jugar con sus amigos a través de internet o utilizar su teléfono.

El pasado 5 de abril, ABC de España hizo una publicación sobre “seis tiempos” que necesita cumplir el adolescente en este momento: ejercitarse, asearse, cumplir con sus tareas, leer un libro, tener un momento creativo y otro de ocio (videojuegos, ver películas o visitar redes sociales). Es una rutina que se puede aplicar durante el día, sin olvidar momentos de descanso entre una actividad y otra.

Montiel asegura que el uso de redes sociales a través de equipos con pantallas de alta definición no debería exceder una hora porque causa daños: se pueden lesionar los conos de la retina. Además, afirmó que cambiar el horario de sueño o disminuirlo por utilizar el celular u otro equipo altera la hormona de crecimiento. El especialista en medicina del adolescente insiste en establecer una rutina en la que el joven se sienta acompañado en ocasiones por sus padres, bien sea porque comparten una tarea doméstica o porque deciden ver una película o jugar.

“Hay que evaluar qué gana el padre y qué gana el adolescente, y qué gana el resto de la familia”, precisó.

LEE TAMBIÉN

VENEZUELA IMPLEMENTA LA EDUCACIÓN A DISTANCIA SIN TODAS LAS HERRAMIENTAS TECNOLÓGICAS

A Sarah no le rinde el día. Junto a su mamá se acuesta a dormir a las 12:00 am y cuando se levanta ya es la hora de almuerzo. Dedica entre dos y tres horas a sus tareas, y luego ve videos de maquillaje, ayuda a cocinar, arregla el cuarto y cuando su mamá está libre de trabajo ven películas juntas. Antes de la cuarentena, Sarah iniciaba su rutina diaria a las 5:45 am y se acostaba a las 8:00 pm.

Según Montiel, a las 11:00 pm ya todos los miembros familiares deberían estar dispuestos a dormir. Si un joven termina de jugar después de esa hora, es poco probable que rinda al día siguiente.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a