27 C
Caracas
sábado, 26 septiembre, 2020

Científicos dudan de efectividad del plasma como tratamiento contra el COVID-19

Tres estudios científicos coinciden en que no hay evidencia definitiva sobre la factibilidad de la terapia como cura universal para el coronavirus. Venezuela necesitaría ampliar sus capacidades para el procesamiento, traslado y análisis de muestras sanguíneas

-

Caracas.– El pasado viernes, 21 de agosto, el gobernante Nicolás Maduro invitó a los pacientes recuperados del nuevo coronavirus a donar su plasma. La convocatoria surgió como parte de la inclusión del tratamiento de transfusión de plasma de convalecientes en personas con la enfermedad. El domingo siguiente el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo una invitación similar. Trump se basó en estudios de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de ese país, que certifican un grado aceptable de eficacia.

A diferencia de Trump, Maduro no se refirió a ningún análisis específico que muestre la viabilidad de la aplicación de la compleja terapia en el país. El tratamiento es uno más de la docena de esquemas de abordaje que se prueban en el mundo para encontrar un antiviral seguro, eficaz y universal. No obstante, la comunidad médica y científica aún no se pone de acuerdo acerca de su efectividad.

El procedimiento se realiza con un equipo de plasmaféresis, método que extrae por completo la sangre del cuerpo, para separar sus componentes. De esta forma se procesan los glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas y se reserva el plasma aparte. Luego, se almacena el líquido y se regresa el resto de los componentes al cuerpo del donante. El método implica un bajo riesgo en cuanto al aspecto biológico, pues el organismo sustituye rápidamente la sustancia que después se usará como tratamiento. Todo el proceso tarda aproximadamente una hora.

LEE TAMBIÉN

Fallece médico internista de Ciudad Ojeda por #COVID-19

Divergencias

El Pitazo revisó tres estudios de países diferentes en los que se ha puesto a prueba la terapia. Todos coinciden en las exigencias adicionales que representa su implementación para los sistemas de salud. El procedimiento conlleva la realización de exámenes clínicos y rigurosas pruebas de laboratorio para garantizar tanto la salud del donante como la del receptor. El manejo de las muestras, traslado del material serológico y supervisión de la aplicación requiere personal y recursos agregados. Esto supone una mayor presión sobre la ya saturada red de atención, que en Venezuela está casi totalmente monopolizada por el Estado.

“Aún se necesitan más investigaciones para determinar si el plasma de convalecente es seguro y efectivo como tratamiento para COVID-19, y si podría acortar la duración de la enfermedad, reducir la morbilidad o prevenir la muerte asociada al COVID-19. El protocolo requiere que el paciente o su representante de atención médica den su consentimiento para recibir plasma de convaleciente de alguien que se haya recuperado del COVID-19”, expuso la FDA en una actualización previa al anuncio de Trump.

La agencia del gobierno de Estados Unidos reconoció el plasma como un “producto en investigación”. Hasta la presentación del mandatario estadounidense su aplicación solo estaba permitida para casos de emergencia, previo consentimiento firmado por el paciente o sus familiares. En Venezuela se desconocen detalles en torno a la verificación de los procesos.

- Advertisement -

Solo se sabe que el Complejo Tecnológico Farmacéutico del Estado Venezolano (Quimbiotec) será el encargado del procesamiento de la sangre donada. La empresa tiene fallas en la producción de derivados como albumina humana y factores de coagulación, desde hace más de seis años. Esta ha sido una denuncia reiterada por la ONG Asociación Venezolana para la Hemofilia (AVH).

Precaución

La ONG divulgación científica Centro Cochrane Iberoamericano (CCIb), publicó el pasado 10 de julio un estudio de la Universidad de Colonia, Alemania. Este informe también pone en duda el efecto sanador del procedimiento. Los resultados del análisis de las 98 muestras que verificaron no permitieron constatar si la evolución favorable de los pacientes se debió al plasma u otros tratamientos. Por lo que pidieron no adelantar conclusiones.

“No se sabe si el plasma de las personas que se han recuperado de la COVID-19 sea un tratamiento efectivo para las personas hospitalizadas con esta enfermedad. No se sabe con certeza si el plasma de convaleciente influye en el número de efectos perjudiciales graves. Los hallazgos podrían estar relacionados con el plasma de convaleciente, la progresión natural de la enfermedad o con otros tratamientos que recibían los participantes”, reseñaron.

Otro informe, difundido en mayo con el aval de Sociedad Peruana de Inmunología, entre otras instituciones se mostró optimista de las pruebas de plasma en casos de coronavirus. Sin embargo, los científicos peruanos exhortaron a priorizar su aplicación en pacientes con síntomas graves. Añadieron que esta experimentación se debe hacer con sumo cuidado. E instaron a mantener altos niveles de seguridad en todas las fases desde selección de donantes, hasta transfusión.

“La transfusión de plasma convaleciente ha demostrado ser beneficioso y tener un buen perfil de seguridad cuando se ha usado para pacientes con infección por coronavirus. Por lo que proponemos pueda ser usado en los pacientes severos con COVID -19 como una opción de tratamiento compasivo mientras se espera los resultados de algunos ensayos clínicos que están en camino”, señalaron.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado