AUDIO | Enfermeras y camareras del Seguro Social de Barquisimeto trabajan sin comer

229

Las enfermeras y camareras del hospital Pastor Oropeza exigen sueldos dignos, transporte y la activación del comedor para los trabajadores. Foto: Cortesía Yelitza Figueroa

Barquisimeto.- Con lágrimas en sus ojos, una de las camareras que labora en el hospital Pastor Oropeza, de Barquisimeto, adscrito al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, contó que trabaja “ad honórem” porque su quincena, de apenas 180.000 bolívares, no le alcanzó ni siquiera para pagar el transporte diario que debe tomar para llegar a su trabajo.

“Me da dolor porque tengo dos hijos. El menor, de ocho años, va a la escuela sin desayunar, igual que yo. Allá tienen comedor y debería recibir desayuno y almuerzo, pero eso no ocurre porque no les llevan comida desde hace meses”, relató con tristeza.
El testimonio fue recogido durante una tímida protesta en la puerta de este hospital, ubicado en el oeste de la ciudad, donde poco menos de una docena de enfermeras y camareras salieron a reclamar salarios que les garanticen adquirir sus productos básicos y tener calidad de vida.
No fue una manifestación multitudinaria porque la mayoría tiene temor de que exista mayor amedrentamiento, tanto por parte de los directivos como de los milicianos que se encuentran a cada paso, dentro y fuera de la institución de salud.
Ninguna quiso identificarse con su nombre, mucho menos después de que el director, Javier Cabrera, las llamara a su despacho y les pidiera por escrito “las exigencias para llevarlas a Caracas”.

Lee también: Continúa el paro de médicos residentes en tres hospitales de Barquisimeto

“No va a hacer nada. Yo tengo 28 años de trabajo como enfermeras y cobré un poco más de 300.000 bolívares la quincena pasada. ¿Qué hago con eso?”, se preguntó otra enfermera.
Piden que sean tomadas en cuenta, porque ni siquiera se han hecho efectivos los beneficios firmados en la contratación colectiva actual, pues siguen cobrando salarios mínimos y primas desactualizadas.
“Tenemos renuncias masivas de enfermeras. Las más jóvenes trabajan en sus horas libres en centros privados para poder subsistir. No descansan lo necesario y aquí la carga de trabajo se triplicó: lo que hacían tres ahora lo hace una sola”, explicó una de las afectadas. Hace un año trabajaban en el área de enfermería 460 trabajadoras; ahora no tienen cifras, pero cada semana despiden al menos a dos compañeras.

Sin transporte ni comedor

La dificultad para conseguir dinero en efectivo que les sirva para pagar el transporte público, así como las horas que deben pasar en una parada a la espera de un autobús, hace que una de las peticiones sea transporte en cada uno de los turnos, de manera que puedan cumplir su horario a cabalidad.
De igual forma, solicitan comedor para el personal de enfermería y camareras, para impedir que realicen su labor sin tener nada en el estómago. “Nos amenazan, pero yo digo que debemos salir todas, porque quizás si ven a pocas puedan tomar represalias. Pero si salimos todas, las que quedamos, tendrán que tomar en cuenta nuestras exigencias, principalmente respecto del salario y el transporte”, concluyó una de las trabajadoras.
Este martes 17, día de la convocatoria nacional de paro médico, las enfermeras del centro de salud adscrito al Ivss también saldrán a la calle para protestar por la crisis que las afecta de forma directa, como también en apoyo a los pacientes.

DÉJANOS TU COMENTARIO