Adolescente con desnutrición requiere ayuda en el hospital Miguel Oraa de Guanare

El joven de 15 años y residente de una zona campesina del sureste de Portuguesa, padece las consecuencias de una obstrucción intestinal, patología por la que ha sido intervenido quirúrgicamente en cinco oportunidades

1073
El adolescente en su cama de hospitalizado en el Hospital Miguel Oraa | Foto Bianile Rivas

Guanare.- En el piso cuatro del hospital Miguel Oraa, de Guanare, está recluido Miguel Ángel Alvarado. Con 15 años de edad padece los rigores de una obstrucción intestinal que lo ha obligado a pasar en cinco oportunidades por un quirófano, y lo más lamentable, a sufrir los embates de una desnutrición crónica.

El adolescente proviene de una familia campesina de muy bajos recursos económicos residenciada en la aldea Villa Coromoto, parroquia San Nicolás, municipio San Genaro, en el sureste del estado Portuguesa.

Su madre y hermana, Francisca y Francismar Bastidas, informaron a El Pitazo que el adolescente llegó a pesar 56 kilogramos al cumplir los 15 años, sin presentar alteraciones graves en la nutrición. “Fue desde mediados de 2018 cuando comenzó a no tolerar alimentos. Ya antes, nosotros nos habíamos descuidado porque no tenemos dinero para una dieta especial, que fue la que le indicó el médico”, precisó la madre.

Foto Bianile Rivas

Alvarado fue operado por primera vez a los cinco años. Su hermana Francismar relató que luego de esa intervención se le han hecho cuatro más para limpieza y curación interna de una fístula interocutánea porque todo se le descompone en la zona abdominal. El 11 enero, dice, volvió a ser hospitalizado en el Luis Razetti, de Barinas, porque en el Miguel Oraa no había quirófano habilitado. “Gracias a Dios nos enviaron con suministros y todo”, refiere la hermana del paciente.

Desde que regresó al hospital Miguel Oraa, el adolescente no ha sido visitado por una nutricionista. “No se cuánto pesa ahora, no me han dicho. Yo calculo que unos 20 kilos”, reveló Francisca, su mamá.

Lo que solicita ahora la familia del adolescente es ayuda para cumplir el tratamiento, exámenes y placas. “Aquí no hay nada. Todo lo tenemos que comprar, desde una inyectadora hasta los guantes para curar el drenaje”, declaró la mamá.

La familia del menor dio a conocer la cuenta corriente para recibir las ayudas: 01630334883345005893 de Ana Bastidas (C.I. 19.188.941) del Banco Tesoro.

Foto Bianile Rivas

DÉJANOS TU COMENTARIO