30 niños del J.M. de los Ríos aún esperan por trasplante

Nahia Pernalete, de 2 años, y Krisbelys Rujano, de 3 años de edad, fallecieron entre la tarde del sábado 30 de noviembre y domingo 1° de diciembre. Ambas eran pacientes del servicio de Hematología del Hospital J.M. de los Ríos, donde otros 30 niños esperan por trasplante

155
Foto: Ronald E. Peña

Caracas.- En el cierre del pasado mes de noviembre aumentó el saldo de muertes en el Hospital de Niños José Manuel de los Ríos. Nahia Pernalete, de 2 años, 11 meses y 29 días de edad, falleció en la tarde del pasado viernes 30 de noviembre. Con tan solo unas horas de diferencia, el sábado 1° de diciembre murió Crisbelys Rujano, de 3 años de edad. Ambas niñas eran pacientes internadas en el área de Hematología principal establecimiento de salud pediátrico de Caracas.

Con estas muertes, la lista de espera para trasplante en el referido hospital disminuyó. No así la angustia de los padres, que solo en 2019 han sido testigos de la muerte de nueve niños en el área de hematología, donde las dos niñas eran atendidas desde pocos días después de nacidas.

Katherine Martínez, directora de la ONG Prepara Familia y una de las representantes legales de los pacientes infantiles ante instancias internacionales, contó cómo se recibió la fatal noticia dentro del servicio en los que 30 niños aguardan por un trasplante de médula ósea que les permita recuperar la salud.

El silencio es cada vez mayor dentro del hospital. El silencio de los pacientes, sus familiares y personal de salud por no saber qué hacer para detener tanta muerte injusta y el silencio oficial, con unas autoridades que no acaten las medidas mínimas para garantizar la atención de los pacientes. Todos estamos muy tristes”, exclamó.

LEE TAMBIÉN

DOS NIÑAS MURIERON EN EL ÁREA DE HEMATOLOGÍA DEL J.M. DE LOS RÍOS

Sin respuesta

Con su testimonio, Martínez se refirió a las medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) al servicio de Hematología y otras 12 áreas. La disposición, divulgada el pasado 21 de agosto, fue una ampliación de unas medidas similares en las que la Cidh solicitó, un año y medio antes, al Estado venezolano garantizar el acceso adecuado a servicios de salud a los pacientes del área de Nefrología.

Las fallas en los equipos, el deterioro de la infraestructura y las irregularidades en la dotación de insumos continúan en el hospital. Esta situación ha afectado la atención a tal punto, que algunos servicios, en específico las áreas de Cardiología y Hemodinamia están próximos a entrar en cierre técnico.

José Garibaldi, especialista en el servicio de Medicina II, reiteró sus denuncias sobre las deficiencias que enfrentan a diario para ofrecer la atención a cientos de niños. El médico recalcó que, tras la muerte de la directora del hospital, ocurrida el pasado 9 de agosto, son escasos los cambios en la nueva gestión.

“Hemos pasado informes constantemente sobre las dificultades que presentamos para mantener la operatividad mínima adecuada. Pero la respuesta a esos informes es inexistente. Los niños se están muriendo y ni siquiera hay quien se haga responsable”, lamentó.

LEE TAMBIÉN

J.M. DE LOS RÍOS CIERRA SERVICIO DE CARDIOLOGÍA POR FALTA DE MÉDICOS

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO