De 150 atletas proyectados para las olimpíadas niponas, la cifra se reduce por los momentos a 30. El caso del taekwondo, una de las disciplinas que más medallas ha brindado al país en alta competencia, es crítico

Aunque el Ministerio de Juventud, Deporte y Recreación intenta dar prioridad a un núcleo de atletas (20 hasta los momentos) con chance de sumar los méritos necesarios para clasificar a los Juegos Olímpicos Tokio 2020, en las federaciones se ve con impotencia como un grupo talentoso quedará al margen del magno evento.

Cuando quedan casi seis meses y medio por delante para la inauguración de los Juegos Olímpicos 2020, no hay precisión acerca de la cantidad de venezolanos que participarán en ese evento.

Solo Yulimar Rojas, Robeilys Peinado (atletismo), Andrés Lage (vela), Daniel Dhers (ciclismo BMX) y un cupo ya garantizado en ciclismo también, pero sin representante aún designado, lograron su clasificación en 2019.

En el caso del velerista Lage, por ejemplo, su cupo olímpico es nominal o individual. Si por alguna causa no pudiera competir, no sería posible reemplazarlo.


A CASI SEIS MESES Y MEDiO DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS 2020, NO HAY PRECISIÓN acerca del número DE VENEZOLANOS QUE PARTICIPARÁN


A mediados de 2019 el Comité Olímpico Venezolano (COV), en palabras de su presidente Eduardo Álvarez, pronosticó la clasificación de 150 atletas, cifra que meses después fue reducida a 70 por el ministro del deporte, Pedro Infante.

En noviembre pasado, los presidentes de cada una de las federaciones deportivas, en una rueda de prensa tanto del COV como del Ministerio del Deporte, ofrecieron sus expectativas: la lista bajaba a poco más de 30 deportistas.

Para las olimpíadas de Pekín 2008, Venezuela envió la mayor delegación en toda su historia con 108 atletas y ganó una sola medalla de bronce. Para Londres 2012 fueron 68 (una medalla de oro), mientras que para Río de Janeiro 2016 aumentó a 86 (tres medallas: 2 platas y 1 bronce).

“Hay atletas que no saben aún si podrán ir o no a Tokio”, explica una fuente de la federación de atletismo. Cita a competidores en las modalidades de los 400 metros, como Magdalena Mendoza, quien ganó oro en Suramericanos de Medellín 2010, y al campeón de salto de altura Eure Yánez, porque no compitieron lo suficiente.

En general, en el atletismo se proyectan solo tres competidores de un grupo de 11.

En la esgrima también se maneja un grupo reducido, con énfasis en la modalidad de sable. En florete, aunque dos atletas pudieron foguearse a finales de 2019 en Europa, la falta de recursos afectó a otros que no tuvieron oportunidad de demostrar su valía en competencias internacionales.

En el caso del karate, solo podrán ir dos o tres –incluyendo a Antonio Díaz– como máximo.

“El karate es una disciplina que aporta muchas medallas y tiene íconos, como es el caso de Díaz. Pero en la relación con el Ministerio del Deporte no hay equidad, no hay correspondencia para los frutos que da esta federación”, sostiene una fuente de la Federación Venezolana de Karate Do.


El karate es una disciplina que aporta muchas medallas y tiene íconos, como es el caso de Díaz. Pero en la relación con el Ministerio del Deporte no hay equidad, no hay correspondencia para los frutos que da esta federación

Fuente de la Federación Venezolana de Karate Do

El boxeo y los deportes de equipo como el fútbol y el béisbol han podido asegurar su propio financiamiento. Mientras que en el caso del pugilismo Yoel Finol y Gabriel Maestre, las dos fichas fijas que piensan llevar, pueden cubrir sus gastos por ser peleadores profesionales.

Igual ocurre en la lucha, donde los dos prospectos Luillys Pérez y Luis Avendaño tienen ventaja por su nivel técnico, pero también por vivir en Alemania donde disfrutan de becas.

El resto de los luchadores peleará por la clasificación, para luego buscar financiamiento.

Las fuentes consultadas por El Pitazo indican que en la recta final hacia las olimpiadas se filtrarán quienes ya vengan disfrutando de cierta solvencia económica.

Una mano para el Judo

Sobre las judocas Barrios y Rodríguez, quienes viven en Japón y cuentan con el respaldo de una beca universitaria, hay una experiencia reciente.

Rodríguez ha ganado oro en los juegos Bolivarianos de Santa Marta 2017, Barranquilla 2018 y Lima 2019 en la categoría -70 Kg. Barrios, por su parte, también fue oro en Santa Marta, así como en los Sudamericanos Cochabamba 2018 y los Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla ese mismo año, además de ganar plata en los Panamericanos de Lima.

Pero se conoció del apoyo brindado por Alex Ramírez, la estrella del beisbol japonés quien les ofreció conseguir patrocinantes.

Barrios reconoció en una entrevista a finales de 2019 que ha sido difícil su preparación debido al limitado presupuesto asignado por las autoridades deportivas, por lo que valora esta mano tendida por Ramírez.

El atraso del taekwondo

Un caso particular ocurre con el taekwondo, de reconocida trayectoria por haberle dado al país dos medallas olímpicas (oro y bronce en Barcelona 1992) y otras más en juegos panamericanos, pero que hoy día no vive su mejor momento.

La falta de fogueo de los criollos en torneos importantes impidió que sus atletas registraran puntos en sus rankings individuales para quedar relegados a los últimos puestos, lejos de primero 30 lugares del mundo, ubicación en la que deberían situarse para estar cerca de Tokio.

Fuentes de la federación de taekwondo cuentan que desde 2013, año en el cual tuvieron un bajo rendimiento en los Juegos Bolivarianos, inició la debacle que hoy día sufren.

“Hay petos electrónicos, que en otros países se usan desde hace años y desde categorías menores. Pero en Venezuela no los tenemos. También hay dos sistemas de arbitraje electrónicos, uno español y otro coreano, que tampoco tenemos. Hay un retroceso de 30 años que nos ha pasado factura”, explica una fuente de la federación.

Al final, solo dos competidores, Yohandry Granados y Virginia Dellán, son los que tienen posibilidades de asistir a Tokio.

Un campeonato clasificatorio durante el primer trimestre de 2020 en Costa Rica puede ser la última oportunidad para otros taekwondistas de clasificar a las olimpiadas, pero la asistencia a ese torneo no está confirmada.

Granados, uno de los peleadores más sobresalientes de la selección, confesó a El Pitazo lo que le ha costado prepararse: “Cuando acudía a las concentraciones en Puerto La Cruz (Anzoátegui), donde está la sede de la federación, me pagaba yo mismo mi alojamiento y alimentación. Nunca obtuve ayuda de entes gubernamentales. Ahora he aprovechado los pocos viajes que el ministerio ha costeado. Pude ir a tres de los cuatro torneos abiertos de este año, y en todos traje medallas”.

El joven dijo que se debe aprovechar los campeonatos, contados con los dedos de una mano, que las autoridades del deporte les costean, ya que “siempre, cuando faltaba una semana para ir a un torneo nos decían que no había plata”.

El maestro Hung Ki Kim, presidente de fedetaekwondo, puso de su dinero para ayudar a sus alumnos en más de una ocasión.

El bloqueo

Para explicar las dificultades afrontadas por el deporte venezolano, el ministro Pedro Infante ya ha hecho alusión al bloqueo económico, aseverando en varias oportunidades y ruedas de prensa, que esa es la causa que afecta a la logística del alto rendimiento deportivo.

Infante ha manifestado que desde 2017, a causa de las sanciones, cerca de 220 atletas venezolanos han dejado de participar en eventos internacionales.

En este sentido, contó que también a nivel burocrático se han visto afectados, ya que hasta las visas le han sido negadas a los deportistas venezolanos, además de acotar que a Venezuela le quitaron el derecho a ser sede de algunos torneos, como la Copa Davis en 2018, y los Bolivarianos de 2021.

Igualmente ha explicado lo difícil que es hacerles llegar recursos a los atletas en otros países, precisamente por el bloqueo. “Los que están en Estados Unidos tienen tres años que no pueden recibir ningún tipo de moneda. Estamos desarrollando opciones por criptomonedas”, indicó antes de finalizar 2019.


EL MINISTRO PEDRO INFANTE HA MANIFESTADO QUE DESDE 2017, A CAUSA DE LAS SANCIONES, CERCA DE 220 ATLETAS VENEZOLANOS HAN DEJADO DE PARTICIPAR EN EVENTOS INTERNACIONALES


Precisó que entre los afectados figuran Yulimar Rojas, Rubén Limardo, Sthefany Hernández, Elvismar Rodríguez y Johan Guzmán.

También señaló, en cuanto al citado presupuesto de 20 millones de euros para Tokio, que las penalidades impiden que este se ejecute, en beneficio de los deportistas, en África, Asia, Europa, América y, en algunos casos, en Estados Unidos.

“El bloqueo impidió hacer transferencias a los proveedores. Hicimos transferencias al consulado venezolano en Colombia, que los recibe tarde por chequeo del Gobierno colombiano. Nos entregan los recursos en pesos colombianos y al cambiar se pierde el 30% por una ley que nos pecha”, explicó Infante en esa oportunidad.

También refirió que en los últimos 18 meses, el Estado venezolano ha perdido más de 6 millones de euros por la monetización a la que obliga el bloqueo.

Para ejemplificar las pérdidas, Infante expone que una pista atletismo cuesta entre 750 mil y un millón de euros instalada, pero que Venezuela debe comprársela a su distribuidor, la empresa Mondo, en 1.600.000 euros porque la compañía solo puede vendérselas a través de su sucursal en China. Asevera, en ese sentido, que las restricciones para adquirir equipos deportivos, son severas y encarecen los precios.

LEE TAMBIÉN
Tokio 2020 | La difícil ruta de los venezolanos hacia los Juegos Olímpicos (parte I)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO