Desde el 12 de marzo, las actividades áreas en el país se mantienen restringidas a escasos vuelos humanitarios y operaciones del Puente Aéreo. Para que se active nuevamente el transporte comercial en medio de la pandemia del COVID-19 tanto aerolíneas, aeropuertos y el personal deberán cumplir con las exigencias internacionales de bioseguridad que se adecúan para el sistema venezolano

Venezuela cumplió, el pasado miércoles 12 de agosto, cinco meses continuos bajo la orden de restricción de operaciones aéreas comerciales y privadas, a consecuencia de la pandemia por COVID-19. En este laps,o las actividades en el país han descendido a un mínimo histórico, algo que no solo ha afectado la estabilidad de las empresas del sector aeronáutico, sino que ha obligado a por lo menos 4.400 venezolanos a permanecer varados en varios países.

Ante este panorama y al hecho de que ya varios países han comenzado a levantar las medidas de confinamiento y, con esto, la reactivación de vuelos hacia algunos destinos internacionales y rutas domésticas, la pregunta recurrente es si Venezuela reiniciará las operaciones aéreas el próximo 12 de septiembre, fecha fijada en la última notificación de suspensión, emitida por el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil de Venezuela (Inac).

Especialistas consultados por El Pitazo prevén que los vuelos domésticos o vuelos nacionales puedan iniciarse en Venezuela a finales de septiembre y principios de octubre de este año. Las mismas fuentes acotan que las rutas hacia las islas del Caribe y otros destinos de América Latina podrían activarse para el mes de octubre. Pero un levantamiento total de las restricciones estaría planteado, según los expertos, entre noviembre y diciembre de este año. Esto incluiría en los destinos a diversos países de Europa.


El reinicio de las operaciones aéreas en el marco de la pandemia por COVID-19 está sujeto a la garantía perentoria de la seguridad de los pasajeros, de la tripulación y de las personas involucradas en la operación aérea

Carlos Vieira Acevedo, viceministro de Transporte Aéreo de Venezuela

“El reinicio de las operaciones aéreas, en el marco de la pandemia por COVID-19, está sujeto a la garantía perentoria de la seguridad de los pasajeros, de la tripulación y de las personas involucradas en la operación aérea. No hablamos solo de seguridad operacional, sino que ahora es también la seguridad sanitaria. Es un tema complejo y desde el gobierno del presidente Nicolás Maduro se está trabajando en ello”, aseguró a El Pitazo el viceministro de Transporte Aéreo en Venezuela, Carlos Vieira Acevedo.

Vieira Acevedo explicó: “Se están realizando todas las adecuaciones aéreas y la formación correspondiente con el personal en diversos niveles. El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil está presentando una serie de protocolos y manuales a los que deben adaptarse tanto los aeropuertos como las aerolíneas y los concesionarios que hacen vida en las terminales y, por supuesto, los pasajeros. No es algo de la noche a la mañana. Aunque aún no se tiene una fecha establecida, se está trabajando para que el último trimestre de este año sea una fecha posible para el reinicio de operaciones aéreas”.

Imágenes: Nadeska Noriega

Con lo dicho por Vieira Acevedo coinciden otros expertos. En el foro “Perspectivas de reanudación de vuelos comerciales en Venezuela”, realizado vía Zoom por la Asociación Venezolana de Agencias de Viaje y Turismo (Avavit), durante la primera semana del mes de agosto, el abogado especialista en derecho y seguridad aeronáutica, Francisco Ramírez, quien preside el Centro de Estudios Avanzados de Derecho Aeronáutico y Espacial (Ceadae), advierte: «Adecuarse a las nuevas normas internacionales es obligante. Es por ello que los organismos del Estado en materia aeronáutica se encuentran trabajando para estandarizar esas normas, que son de obligatorio cumplimiento para garantizar la seguridad aérea en el marco del COVID-19”.


Adecuarse a las nuevas normas internacionales es obligante. Es por ello que los organismos del Estado en materia aeronáutica se encuentran trabajando para estandarizar esas normas, que son de obligatorio cumplimiento para garantizar la seguridad aérea en el marco del COVID-19

Francisco Ramírez, presidente del Ceadae

Ramírez acotó en su ponencia que el Inac ha organizado una serie de conferencias virtuales para informar al sector aeronáutico sobre los planes para combatir al COVID-19. “Aunque siempre se evade el tema de la fecha, que se esté trabajando en la adecuación es buena señal”.

El Protocolo de Bioseguridad que señala Ramírez, y que ha sido presentado por el Inac, sigue en la mayoría de sus partes las recomendaciones contenidas en el documento «Despegue: Orientación para los viajes aéreos a través de la crisis de salud pública por COVID-19», preparado por el Grupo de Trabajo de Recuperación de la Aviación de la Organización de Aviación Civil Internacional (Oaci), así como especificaciones emanadas desde la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata por sus siglas en inglés).

Operaciones en tiempo de COVID-19

Si bien el protocolo definido por el Inac no es aún una norma oficial, su divulgación y discusión con diversos actores del sector aeronáutico ha promovido la adecuación para garantizar las operaciones en medio de la realidad que impone el COVID-19.

“En las aerolíneas ya se encuentran comprando uniformes, material de bioseguridad y adecuándose a las nuevas normas. Lo mismo está pasando con el personal que trabaja en pista y operaciones, o salones VIP. Todos tendremos que acostumbrarnos a trabajar con medidas de seguridad, si queremos ver operaciones aéreas. Por lo menos para mediados de octubre, es lo que nos dicen en la alta gerencia”, cuenta un empleado de la aerolínea Estelar, que no desea ser identificado.

Otro detalle es que de reiniciarse las operaciones aéreas, no será en todos los aeropuertos del país al mismo tiempo, ni contando con las mismas cantidades de vuelos, ni cubriendo las mismas rutas. “El reinicio de las operaciones será lento. Lo más probable es que sean vuelos domésticos primero, e internacionales, uno o dos meses después. Por los momentos, el acondicionamiento en aeropuertos está concentrado en el de Maiquetía”, acota una fuente del Inac que solicitó no ser identificada.

Lo dicho por esta fuente pudo ser confirmado por El Pitazo. Tres cámaras de desinfección han sido colocadas. Se despliega una campaña informativa con normas de bioseguridad. En el suelo de la terminal nacional se colocan señalizaciones para garantizar el distanciamiento social y fueron colocadas pantallas acrílicas en los mostradores donde se realizará el chequeo el personal de aerolíneas.

“En la zona oeste de la terminal internacional se iniciaron los trabajos para colocar counters inteligentes que permitirán hacer un chequeo minimizando la interacción humana. Asimismo, se ha invertido en la compra de equipos de revisión no intrusivos. Esto nos permite contar con mejor y mayor seguridad”, explica sobre las obras el viceministro Vieira Acevedo, quien fue director del aeropuerto de Maiquetía hasta el pasado 18 de julio.

Aviones a su capacidad

Otro de los puntos que se debaten, previo al reinicio de operaciones, es la capacidad con la que debe operar el avión. Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) comentó, durante los meses de junio y julio, que las aeronaves operarían a la mitad de su capacidad, esto no ha sido así en la práctica, pues nuevos estudios han verificado que el sistema de filtros Hepa, con el que cuentan los aviones, da garantía de pureza del ambiente durante el vuelo.

“En agosto, Iata emitió un comunicado en el que rechazó que se imponga a las aerolíneas un distanciamiento que obligue a dejar sin ocupar algunos asientos de los aviones, porque dejar asientos vacíos provocaría un dramático aumento de los costos, que podría llevar a la quiebra a las empresas proveedoras de servicio aéreo ante la imposibilidad de recuperar los daños financieros ocasionados por el COVID-19”, explica el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (Alav), Humberto Figuera.

Tanto la Iata, como la Oaci, coinciden en que el riesgo de contagiarse en un vuelo es bajo y aseguran que los filtros Hepa de los aviones impiden la transmisión del coronavirus a bordo, pues estos equipos garantizan la permanente circulación del aire y este se renueva en lapsos de dos o tres minutos.

“Realmente el problema no es dentro del avión, sino en la interacción posterior. Es por ello que si se dan mascarillas, se tiene la higiene adecuada, se minimiza el uso de descartables y la comida viene sellada, no es necesario obligar a la aerolínea a volar con menos personas de las que puede transportar un avión. Esperamos ver qué concluyen las autoridades venezolanas”, expone un especialista aeronáutico consultado para esta investigación, que no quiso ser identificado.

El Pitazo solicitó una entrevista con el presidente del Inac, Juan Manuel Teixeira Díaz, a través de la oficina de prensa del instituto, para tratar sobre los protocolos de bioseguridad y conocer sobre la fecha en que podrían reiniciarse las operaciones aéreas en el país, sin obtener respuesta.

4.6/5 (88)

¿Qué tan útil fue esta publicación?