Venezuela tiene 49,8% de cobertura vacunal con dos dosis contra el COVID-19, mientras que solo 16% cuenta con las tres vacunas contra el coronavirus, según la OPS. Una situación que se da mientras en otros países están aplicando la cuarta dosis. Según el presidente de la Academia Nacional de Medicina (ANM), Enrique López Loyo, el nuevo repunte de casos que se ha registrado en Venezuela responde a un patrón basado en pacientes mayores de 60 años que presentan problemas previos de salud: hipertensión, diabetes o arritmias

El repunte de los casos de COVID-19 que se ha registrado en las últimas tres semanas responde a varios factores, como la falta de una buena cobertura vacunal contra el virus, el relajamiento de las medidas de bioseguridad y la expansión de nuevas cepas, como la BA.4 y BA.5, que son más transmisibles e incluso pueden contraer las personas vacunadas, explicaron los expertos consultados por El Pitazo.

A esos tres elementos se le suma la negativa de algunas personas a vacunarse y la reinfección de algunos pacientes que habían contraído la enfermedad porque la evasión inmune no está respondiendo, como sucedió con las primeras cepas identificadas del coronavirus.

“Los casos están aumentando por el relajamiento de las medidas, porque ya no están usando la mascarilla como antes. Tenemos variantes que son más contagiosas y parte de la población no vacunada y existe mayor posibilidad de reinfecciones”, expresó el presidente de la Sociedad Venezolana de Infectología, Manuel Figuera.

Mutaciones BA.4 y BA.5 vienen del ómicron

Según el presidente de la Academia Nacional de Medicina (ANM), Enrique López Loyo, el SARS-CoV-2, en sus diferentes variantes y subvariantes a lo largo del tiempo, generó una situación de inestabilidad, con picos ocasionales. “Sabemos que lo que ocurre en el país es un brote epidémico que podría estar vinculado a las mutaciones BA.4 y BA.5, que son sublinajes del ómicron”.

Recalcó que durante el alza en los casos de coronavirus ha podido detectar un patrón que corresponde a pacientes vacunados contra el COVID-19, mayores de 60 años, que presentan problemas previos de salud: hipertensión, diabetes o arritmias.


El SARS-Cov-2, en sus diferentes variantes y subvariantes, genera una situación de inestabilidad

Enrique Lopéz Loyo, presidente de la Academia Nacional de Medicina (ANM)

Asimismo, López Loyo recordó que las cepas BA.4 y BA.5 fueron detectadas a partir de marzo y abril de este año, primero en Suráfrica, luego en Europa y se han categorizado como las responsables de los brotes que han surgido internacionalmente.

“Estos sublinajes tienen una mayor resistencia y con esta infección se podrían saltar las barreras de la protección inmune que se tenía por la vacunación y, por eso, es que en el último mes algunos productores de vacunas hacen ensayos con dosis que aumentan la protección contra estas nuevas variantes”, añadió.

El secretario de la ANM, Huniades Urbina, destacó que en Venezuela es raro que se realice la tipificación genética para identificar a qué variante corresponde, un análisis que se hace en algunos países para estudiar esos virus. Además, agregó que BA.4 y BA.5 son más transmisibles, pues pueden contagiar de 10 a 12 personas, mientras que la sintomatología aparece más rápido que en las anteriores.

Suben los casos, pero no las hospitalizaciones

Figuera, presidente de la Sociedad de Infectología, recalcó que en Venezuela y el mundo los casos aumentan de manera importante, pero esta situación no compromete las hospitalizaciones y las áreas de terapia intensiva, ni ha incrementado de forma exponencial las muertes porque las vacunas protegen.

“Las vacunas protegen a los inmunizados, sobre todo a los que tienen más de tres dosis. En este sentido, el impacto en las hospitalizaciones, de ingreso a Unidades de Terapia Intensiva y muertes, que se observa en los países que llevan los datos, es principalmente en personas no vacunadas”, destacó el infectólogo Figuera.


Las cepas BA.4 y BA.5 tienen una mayor resistencia y se podrían saltar las barreras de la protección

Enrique Lopéz Loyo, presidente de la Academia Nacional de Medicina (ANM)

Urbina indicó que en datos compartidos por la Oficina Panamericana de la Salud (OPS), en su último reporte del 1 de julio, Venezuela tiene 49,8% de cobertura vacunal con dos dosis, mientras que solo 16% cuenta con las tres vacunas contra el coronavirus. “Es muy bajo porque la OPS y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan que sea por encima de 90% para poder decir que una población está realmente protegida”.

Estos datos también son respaldados por la encuesta del monitoreo del COVID-19 realizada por el infectólogo Julio Castro. Sin embargo, el presidente de la ANM recalcó que hablar de cifras exactas en Venezuela es complicado debido a que el gobierno de Nicolás Maduro no ofrece un despliegue informativo sobre este tema ni muchos otros más.

Cuarta dosis contra el COVID-19

Los especialistas coinciden en que es necesaria la cuarta dosis contra este virus, una vacuna que es aplicada en algunos países e insisten en que el primer grupo que debe recibirla son los adultos mayores, los más propensos a perder la vida en caso de contraer coronavirus.

“Evidentemente, no estar vacunado ayuda a que la sintomatología sea mucho más severa en las personas que contraigan el virus, pues recordemos que la vacuna lo que hace es que la persona afectada pase la enfermedad leve”, señaló el también médico pediatra e intensivista, Huniades Urbina.

Urbina recalcó la falta de control gubernamental de las medidas de bioseguridad y la carencia de compromisos personal, individual, familiar y colectivo de quienes no cumplen con el uso del tapabocas, distanciamiento social, el lavado de manos y las demás acciones preventivas.


Venezuela tiene 49,8% de cobertura vacunal con dos dosis

Datos compartidos por la Oficina Panamericana de la Salud (OPS)

El grupo que se niega a vacunarse también se encuentra más propenso a desarrollar la enfermedad de forma grave, pese a que las cepas en movimiento no afectan la parte pulmonar, acotó López Loyo, motivo por el cual no necesitaría ingresar a Unidades de Terapia Intensiva ni bombonas de oxígeno para ayudarlo a respirar.

El secretario de la ANM advirtió que las “personas que no se quieren vacunar permiten que el virus circule con mayor tiempo en una población y eso estimula la mutación”, que le da vida a nuevas variantes de las cuales se desconoce el impacto que puedan llegar a tener en comparación con las otras, porque cada una se comporta de forma diferente.

“Si todas las personas estuvieran eventualmente vacunadas existiría mayor control de la enfermedad y no estuviéramos en pandemia, por ello, es un error no vacunarse”, sentenció Figuera.


Personas que no se quieren vacunar permiten que el virus circule con mayor tiempo

Huniades Urbina, El secretario de la ANM

Urbina destacó que Venezuela no cuenta con las condiciones para afrontar la vacunación con una cuarta dosis, carece de 50% de camas hospitalarias, pocas camas destinadas a terapia intensiva y alertó de que, aunque las nuevas cepas de ómicron son más leves en la fase aguda, de igual manera tienen efecto poscovid.

No obstante, López Loyo considera que los más de dos años de pandemia permitieron que los equipos de salud ya cuenten con una preparación previa y que no se espera que los centros de atención sean copados, ya que las nuevas variantes no tienen mayores complicaciones.

“Ya existen protocolos de tratamiento y formas de organización de los equipos sanitarios, lo cual es una fortaleza para afrontar lo que pueda venir”, dijo el presidente de la ANM.


Venezuela no cuenta con las condiciones para afrontar la vacunación con una cuarta dosis

Huniades Urbina, El secretario de la ANM

Mantener las medidas de bioseguridad

Los expertos consideran que es importante recuperar y mantener las medidas de bioseguridad debido a que los casos asintomáticos representan un riesgo en la protección de todos y exhortan a las autoridades a ampliar la cantidad de centros de vacunación para ampliar la cobertura vacunal.

“Las personas que van a grandes aglomeraciones, como conciertos, pueden tener un mayor riesgo de infectarse. Sin embargo, esto no significa que se deban suspender esos eventos sino insistir en la responsabilidad en el uso de mascarillas porque los casos aumentan”, puntualizó Figuera.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.