Trabajadores de la empresa han denunciado el robo de la fruta cosechada, de implementos de trabajo y el acoso laboral a varios de los empleados. Denunciaron que en noviembre de 2018 la producción se ubicó en 220 toneladas de las cuales solo 35,99 toneladas llegaron a la manufacturera del municipio Jesús María Semprúm

.

En enero de 2019 los trabajadores de Palmeras Diana del Lago, una empresa que estatizó el fallecido presidente Hugo Chávez, denunciaron múltiples prácticas de corrupción como la fuga de fruta cosechada, insumos, electrodomésticos y el acoso laboral a los empleados.

José Ramiro De la Ossa Díaz fue víctima de los atropellos de la gerencia de esta empresa, una de las cinco extractoras operativas en la zona Sur del Lago de Maracaibo. Él prestó servicios en el predio La Gloria, en Santa Bárbara de Zulia municipio Colón, hasta finales de 2018.

Fue despedido junto a su compañero de labores Gabriel Arco, por demostrar en tres informes la fuga de corozo desde esa unidad de producción, así como desde el predio El Rín, ubicado a 15 kilómetros de distancia de la capital colonense.


Diez especies de palma aceitera africana llegan al país desde Costa Rica a través de una alianza con la empresa ASD


En sus manos resguarda copia de los tiques de los camiones y las fotografías efectuadas a cada cargamento. Contó que sólo en noviembre de 2018, la producción se ubicó en 220 toneladas, sin embargo, en la manufacturera del municipio Jesús María Semprúm sólo llegó un lote de cosecha de 35,98 toneladas, lo que constituyó la desaparición de más de 170.000 kilogramos de materia prima aceitera.

“La supervisora agrícola Iriana Ortega nos facilitó el informe donde corroboramos el presunto desvío de los cargamentos que salían desde el municipio Colón. La justicia debe investigar a Miguel Aponte Dun, coordinador de este predio, porque se llevó implementos de los trabajadores, electrodomésticos y ejerció acoso laboral en contra de quienes denunciamos este caso”.

Y agregó: “Un hecho que nos alertó fue que en tan sólo seis meses se compró una camioneta Silverado. Pregúntenle de dónde sacó tanto dinero”.

El Pitazo intentó contactar en dos oportunidades a Miguel Aponte Dun Durante el mes de enero de 2019 se le llamó en varias oportunidades y no respondió. Dos semanas después de que El Pitazo publicara la denuncia de los trabajadores, el mismo Aponte Dun contactó al equipo reporteril en la zona Sur del Lago. “Aquí tengo unas cositas qué mostrarle señor periodista, avíseme cuando nos podemos ver para aclarar esto”.


Del promedio de 120 toneladas de corozo que se cultivaban cada mes, el indicador se redujo a 45 toneladas cada 30 días


El Pitazo, interesado en conocer lo que quería mostrar el señor Aponte Don, intentó nuevamente hacer contacto con él. Se  hicieron dos llamadas y se enviaron varias invitaciones por escrito, pero nunca respondió.

En ese entonces, sus empleados y obreros a cargo protestaron por la administración de Aponte Dun. Richard Cosio, tractorista, mencionó que de los 12 camiones que salen del predio La Gloria, solo llegan tres a la extractora del municipio Jesús María Semprúm, ubicada a dos horas de recorrido.

Edinson Rodríguez, quien ejerce como caporal de la palma, advirtió que del promedio de 120 toneladas de corozo que se cultivaban cada mes, el indicador se redujo a 45 toneladas cada 30 días.

Dijo que la falta de mantenimiento incidió en la baja de la producción. También cuantificó que de las 280 hectáreas sólo estaban productivas 120, luego de que 5 gerentes han pasado por la administración desde que hace 8 años el gobierno nacional tomó posesión de la empresa productora y de la totalidad de la tierra de la hacienda La Gloria, donde se ubica la sede del Instituto Nacional de Tierras (Inti).

En esa ocasión, Segundo Ballesteros Ardila, de nacionalidad colombiana y con 17 años laborando en el predio, denunció que llevaba 6 meses sin percibir sueldo alguno. “Este señor ha hecho cosas mal hechas. Se llevó el semen de los toros, aires, veneno, las herramientas para cortar el corozo, todo se llevó, incluso pretendían llevarse ganado vacuno”.


Se denunciaron múltiples prácticas de corrupción como la fuga de fruta cosechada, insumos y el acoso laboral a los empleados


Los trabajadores no mencionaron si el destino final de la mercancía sustraída eran empresas en Colombia, aunque esperan que una auditoría del gobierno nacional se instale en la subregión para vigilar y corroborar cada argumento presentado por los trabajadores.

Las denuncias de los trabajadores fueron interpuestas ante el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Allí les indicaron que debían tramitarla en el Ministerio de Alimentación en Caracas. De su queja supieron por escrito los responsables del Destacamento 115 de la Guardia Nacional Bolivariana y la doctora Oneida Vera, de la inspectoría del Trabajado dependiente del Ministerio del Trabajado, en la zona Sur del Lago de Maracaibo, cuya sede se ubica en San Carlos de Zulia.

Extractoras potenciales en Zulia

En 1992 Rigumberto Urdaneta inició la siembra de palma aceitera en Venezuela. Cultivó las primeras hectáreas en el municipio Colón. Luego de 26 años el empresario consolidó el consorcio Grasas El Puerto.

Este conglomerado ha logrado no sólo ser pioneros en la siembra, transformación y distribución de palmas que intentan ser sembradas para generar semillas para extracción de aceite. Son receptores de semillas certificadas provenientes desde el exterior.

Belkis Moreno Valencia, gerente de agricultura de dicha empresa, precisó que diez especies de palma aceitera africana llegan al país desde Costa Rica a través de una alianza con la empresa ASD.

Dijo que son cultivadas en canteros. La empresa posee un previvero con capacidad para 300 mil plántulas y un vivero de unas 14.5 hectáreas. Las mismas son distribuidas y adaptadas a los diversos tipos de suelo, según la demanda del palmicultor.

“En los municipios Colón, Catatumbo, Jesús María Semprúm y Machiques de Perijá del estado Zulia, está presente el desarrollo con filiales a la par del grupo San Simón, ganaderos, pequeños y medianos palmicultores”, agregó.

Al menos la planta extractora ubicada en el municipio Colón tiene una capacidad de 22 toneladas de fruta por hora, recibiendo corozos de un área de 1.200 hectáreas de las palmeras El Puerto, El Uvero y San Javier, donde 700 trabajadores participan en las labores, según destacó Rafael Labrador, gerente de planta en un audiovisual con el que captan a clientes potenciales.

Otra de las empresas líderes en manufactura es Aceites CA, la cual se ubica en la parroquia San Carlos del municipio Colón. Se intentó contactar al propietario para hablar sobre la producción y capacidad de la planta extractora, aunque debido a los apagones que iniciaron en marzo, emigró junto a su familia a los Estados Unidos, donde tienen propiedades.

Los encargados de la manufacturera no están autorizados para hablar sobre los datos de la organización. Aceite CA, es un consorcio privado.

DÉJANOS TU COMENTARIO