El número de víctimas de la embarcación Mi Refugio sigue aumentando. Hasta Güiria, en el estado Sucre, al Oriente de Venezuela, han sido trasladados los cadáveres de 9 hombres, 9 mujeres y 5 niños encontrados entre la tarde del sábado 12 de diciembre y la mañana del 15 de diciembre por funcionarios de la Guardia Costera destacados en el municipio Valdez

El día en que cumplía 14 años, Daniela no celebró con una fiesta y amigos. En lugar de apagar las velitas de una torta, este martes 15 de diciembre, la adolescente tuvo que identificar el cadáver de su hermanito de 10 años de edad. El cuerpo del niño es uno de los 23 que apareció tras el naufragio en alta mar de la embarcación Mi Refugio, reportado el sábado 12 de diciembre a seis millas náuticas de Güiria, en el estado Sucre.

Cristian García, el hermano de Daniela, subió al peñero que lo llevaría hasta Trinidad y Tobago, el 6 de diciembre, junto a su mamá Cristalinda Goitía, de quien todavía no sabe nada. Fue por eso –porque no había otros familiares cercanos– que le tocó a la adolescente, de contextura delgada, cabello alborotado y baja estatura, ingresar al galpón en el muelle de la Guardia Costera de Güiria donde agruparon a los cadáveres.

La cifra oficial de fallecidos ascendió a 23 el martes, cuando otros 2 cadáveres fueron localizados y trasladados hasta el muelle de Güiria, en el municipio Valdez del estado Sucre, por efectivos de la Guardia Costera, quienes desde la tarde del sábado 12 de diciembre realizan el rescate de cuerpos en alta mar.

Ese fue el día del primer hallazgo. Ocurrió a las 4:10 pm en playa La Ceiba, confirmaron al equipo de la Alianza Rebelde Investiga habitantes de Güiria y fuentes oficiales.

El registro compilado en Güiria indica que el sábado 12 de diciembre fueron hallados 11 cadáveres; al día siguiente aparecieron 8 más; el 14 de diciembre, 2; y este martes otros 2 que no están identificados y a los que, hasta el mediodía, no se les había practicado la autopsia. Los residentes de la localidad costera aseguran que todos los fallecidos son del pueblo. El gobernador de Sucre, Edwin Rojas, informó que 21 de los 23 cadáveres ya han sido sepultados.

De las víctimas, 9 eran hombres y, hasta el momento, se desconoce la identidad de 3; mientras que los otros 6 tenían edades comprendidas entre los 18 y 33 años. En el listado de fallecidos, compilado con la ayuda de familiares y fuentes oficiales, hay 9 mujeres entre los 18 y 67 años. El listado finaliza con 5 niños con edades comprendidas entre los 2 y 10 años.

Los habitantes de Güiria también confirman que la embarcación en la que viajaban las víctimas se llamaba Mi Refugio y calculan que en total llevaba 30 pasajeros.

Este se convirtió en el tercer naufragio que ocurre en las costas sucrenses entre 2019 y 2020; los otros dos fueron los de los peñeros Jonaily José y Ana María, desaparecidos entre el 23 de abril y el 16 de mayo de 2019.

Aunque el gobernador aseguró que en Trinidad y Tobago no hay registros de que los ciudadanos venezolanos hayan llegado hasta esa isla, familiares de Gabriela Subero –la primera víctima identificada el 14 de diciembre– contradicen esa versión en declaraciones ofrecidas a El Pitazo.

“Nosotros creíamos que estaba presa en Trinidad, porque familiares de otros pasajeros que iban en el bote averiguaron y les dijeron que llegaron el lunes 7 de diciembre y estaban detenidos. No entiendo qué pudo pasar”, dijo Luzmiry Calzadilla, hermana de Gabriela.

Al caer la tarde, la pequeña Daniela seguía en el muelle. Esperaba noticias de su mamá, junto a decenas de familiares de otros ocupantes de la embarcación que no han sido localizados.

*Con información de Yesenia García, enviada especial en Güiria, y redacción de Jesymar Añez Nava
Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.