La ornitóloga María de Lourdes González y el veterinario Otto Alvarado advirtieron que estas aves no deben ser amansadas ni domesticadas. Explicaron que los trastornos en su alimentación pueden causarles problemas en su metabolismo que, al final, afectarán su salud. Indicaron que enjaularlas y darles alimentos procesados acortarán la vida de estos coloridos animales

Redacción: Andrea Garofalo

La domesticación de las guacamayas fue un tema muy sonado en Venezuela en febrero del 2020, debido al trato mediático que tuvo el caso del entrenador e “influencer” de redes sociales Richard Linares y la bióloga Diana Liz Duque, en torno a la posesión de estas aves como mascotas. Mientras, el pasado 6 de marzo, funcionarios de la Guardia Nacional en Anzoátegui detuvieron a una pareja que se dedicaba al tráfico de aves de la fauna silvestre, que tenía en su poder varios pichones para comercializarlos.

Venezuela es el sexto país del planeta con mayor diversidad de especies de aves, entre ellas las guacamayas, también llamadas Ara, tipo de loro neotropical perteneciente al orden Psittaciformes y a la familia Psittacidae.

Están ubicadas en zonas tropicales y en 2016 se estimó que en Caracas convivían cerca de 350 guacamayas de diferentes especies con dos grandes dormideros, Parque del Este y El Laguito de Fuerte Tiuna, destacó María de Lourdes González, profesora de la Universidad Central de Venezuela (UCV) e investigadora de estos animales por 12 años, en el portal Urbeyorbe.com.ve.


LAS GUACAMAYAS NO SON MAMÍFEROS NI POSEEN GLÁNDULAS MAMARIAS, POR LO CUAL ES IRRACIONAL OFRECERLES LÁCTEOS Y HARINAS


Las guacamayas de… ¿Caracas?

De las cuatro especies que vuelan en el Distrito Capital tres son invasoras, ya sea por captura indiscriminada o al escaparse de las personas que las tienen como mascotas.

Estas son las aves que se ven en el cielo capitalino:

  • Ara severa la única originaria de la capital, es de color verde y tiende a confundirse con un loro.
  • Ara ararauna, azul y amarilla, proviene de Delta Amacuro, Amazonas y Bolívar.
  • Ara macao, amarilla, azul y roja, es originaria de los Llanos, Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro.
  • Ara chloroptera, roja, azul y verde, puede ser vista en Bolívar, Amazonas, Delta Amacuro, Barinas, Apure, Zulia y Yaracuy.

De acuerdo con la investigación de los biólogos venezolanos Jon Paul Rodríguez, Ada Sánchez-Mercado y Arlene Cardozo, titulada “Illegal trade of the Psittacidae in Venezuela”, las especies con mayor tráfico en el país son la Ara ararauna y la Ara chloroptera.

En vista de que tres especies de guacamayas no son de Caracas, han tenido que adaptarse a un nuevo mecanismo de supervivencia en el que prefieren acudir a los balcones y urbanismos capitalinos para obtener alimento con facilidad. Es por ello que el doctor Otto Alvarado, quien es médico veterinario egresado de la Ucla, poseedor de un postgrado en Medicina Interna de Pequeños Animales y en Dermatología de Pequeños Animales, ayudó a El Pitazo a revelar algunas interrogantes y resaltó curiosidades acerca de estas aves.

¿Cómo llegaron las Aras a la ciudad?

Existen varias teorías acerca de cómo aparecieron estas aves de colores llamativos. Se dice que Vittorio Poggi, un inmigrante italiano, se encargó de poblar la ciudad de estos ejemplares, puesto que “liberó suficientes como para que se reprodujeran de forma estable y mantuvieran una población”, explicó la doctora González en el sitio web Urbeyorbe.com.ve. Asimismo, Alvarado argumentó que esta historia no le consta, pero que el contrabando y la captura ilegal han contribuido a la propagación.

Trato adecuado que deben recibir para tenerlas cerca

Con frecuencia se puede observar que las personas intentan dar de comer a las Aras, pero ¿se han preguntado si lo hacen de manera correcta? Ante esta interrogante, Alvarado reveló que “’las guacamayas no son mamíferos ni poseen glándulas mamarias”, por lo cual es irracional ofrecerles lácteos y harinas. “En mis 26 años como veterinario, jamás he visto a una guacamaya haciendo arepas ni horneando pan, eso no forma parte de su dieta”, aseveró.


VENEZUELA ES EL SEXTO PAÍS DEL PLANETA CON MAYOR DIVERSIDAD DE ESPECIES DE AVES


Los especialistas explican que 60 % del menú alimentario de estas aves está comprendido por frutas y el otro 40 % entre semillas -estas aportan las grasas necesarias- e insectos y reptiles pequeños. Ahora bien, las guacamayas vuelan generalmente sobre los edificios y solo se posan en lugares altos, los comederos son sus mejores aliados.

Entonces, ¿qué deben comer?

Frutas, cualquier tipo, menos patilla, porque al contener gran cantidad de agua y dulce les provoca diarrea y deshidratación.

  • Melón
  • Lechosa
  • Cambur, etc.

Semillas:

  • Maní con o sin concha
  • Almendras
  • Nueces
  • Girasol

“Hay gente que tiene a estos animales tristemente en cautiverio dándoles semillas de girasol. Es como si nosotros comiéramos toda la vida pistacho. Esto les causa hígado graso porque solo son calorías a largo plazo”, aseguró Alvarado. Adicionalmente, subrayó que es casi imposible que un Ara sufra de obesidad al estar en libertad aunque se alimente de la mano humana, ya que queman calorías al volar diariamente cerca de 60 kilómetros. En cambio, un ave que permanezca aislada podría presentar exceso de peso, por lo que es posible que muera antes por trastornos renales o hepáticos.

La ornitóloga González resaltó en el portal Urbeyorbe. com.ve que: “Las guacamayas están engordando porque la gente las alimenta con grasas, azúcares y carbohidratos, como galletas, pan, cremas y leche. Estas aves evolucionaron para comer semillas, frutas y nueces; no sabemos qué impacto tienen los alimentos procesados en ellas”.

Es probable que la facilidad de conseguir alimentos desde los urbanismos caraqueños les genere sedentarismo, porque optarían por reducir la cantidad de tiempo que dedican a volar en busca de ellos por preferir acudir a los comederos.

¿Amansar o domesticar?

Es necesario establecer una diferencia entre ambos términos. “Un animal doméstico es aquel cuyo mecanismo de defensa no genera daños, pero para cumplir con esa característica debe transmitirla a su descendencia. Si usted tiene una guacamaya, tiene a un animal preso. Y si tiene a un ejemplar salvaje en su hogar está amansado, pero no domesticado. Ahora, que se acostumbre al ser humano ese ser, indudablemente lo hace, se encariñan y se acostumbran y allí radica el problema”.

Quizás es difícil comprender que al aumentar el contacto con ellas, ya sea hablándoles, tocándolas y al intentar que estas se posen en sus brazos, se pone en riesgo la vida del animal, quien al normalizar estas acciones no podrá distinguir entre aquel que desee disfrutar de su compañía o del que busque capturarla, sentenció el médico veterinario.

Según Alvarado, tener en cautiverio a cualquier animal “es un crimen”, aún más si tiene la capacidad de volar porque puede generarle lesiones irreversibles como pérdida del plumaje, atrofia muscular, autismo e impide su regreso a la vida natural.

“Tener alas es sinónimo de libertad”, destaca el experto, quien está en contra de la cría en cautiverio de cualquier especie, a menos que el ave esté en peligro de extinción y la forma en cómo sea atendida no establezca resguardarlas dentro de una jaula. Si fuese así se podría considerar esclavismo porque el Ara, en este caso, fue tomada a la fuerza de su hábitat.

Datos curiosos de las Guacamayas:

1-
No vuelan grandes distancias como para haber llegado por sí mismas a la ciudad y no son especies migratorias.

2-Actualmente existen problemas con estas especies invasoras.
,
3-Endogamia (cruzamiento entre individuos de una raza, comunidad o población aislada genéticamente) en las poblaciones de Caracas, menor diversidad y, por ello, más vulnerables a enfermedades y problemas reproductivos.

4-Se han registrado poblaciones a su vez reducidas de Ara macao y Ara chloroptera, producto de cruces entre ellas dando como resultado híbridos. El problema de esto es que las nuevas especies podrían desplazar a las originales provocando su extinción.

5-Desnutrición, aumento de peso y sedentarismo por la forma en como acceden a los alimentos.

6-Competencia con otras especies.

7-Son monógamas y guardan luto eterno, es decir, cuando su pareja muere dejan de aparearse hasta que fallecen.

8-Las guacamayas ponen uno o dos huevos al año, por lo cual, se reduce la cantidad de crías.

9-Nueve de cada 10 Aras que son atrapadas ilegalmente mueren.

Los especialistas dejaron claro que que las guacamayas son libres, no mascotas. “Disfrute de admirarlas, grábelas desde su teléfono inteligente y evite interactuar con ellas; de lo contrario, contribuirá indirectamente con el contrabando indiscriminado al humanizarlas”, recomienda el veterinario Otto Alvarado.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | ¿Qué garantías tienen en Venezuela las especies de la fauna silvestre?

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.