22.7 C
Caracas
miércoles, 18 mayo, 2022

Motta Domínguez: La voz del ministro sin luz se ha apagado desde el 7 de marzo

-

El mayor general de la Guardia Nacional Luis Motta Domínguez quedará en los anales de la historia por ser el ministro que enfrenta la peor falla eléctrica, no solo de Venezuela, sino de América Latina

.

Desde el 7 de marzo, cuando ocurrió el primero de los tres mega apagones que han dejado a Venezuela sin luz, Luis Motta Domínguez, ministro de Energía Eléctrica y presidente de Corpoelec, solo ha hablado tres veces para dar explicaciones de lo ocurrido. Ese mismo día, a través de un contacto telefónico con Venezolana de Televisión (VTV), estimó que en tres horas se restablecería el sistema eléctrico, pero no fue así.

En su cuenta de la red social Twitter (@LMOTTAD), se autodefine como: “Soldado, bolivariano, revolucionario, socialista, antiimperialista y radicalmente chavista”. Luis Alfredo Motta Domínguez, de 60 años, desde el 3 de agosto de 2015 ocupa la presidencia de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), como queda registrado en la Gaceta Oficial Nº 40.714, del 31 de julio de ese mismo año. En ese mismo decreto, es nombrado ministro de Energía Eléctrica, como relevo de Jesse Chacón.

Las explicaciones de Motta Domínguez para los constantes apagones a nivel nacional recaen desde fenómenos climáticos, pasando por varas de bambú hasta llegar a ataques electromagnéticos.

Puestos de poder en el proceso revolucionario

Motta Domínguez forjó un largo camino en el mundo militar y en puestos de poder a la sombra del chavismo. Bajo la tutela de Hugo Chávez, fue designado comandante del Comando Regional Nº 5 (CORE 5), luego jefe de una de la Regiones Estratégicas de Defensa Integral (REDI) en el área Occidental y comandante general de la Guardia Nacional, hasta su nombramiento como presidente del Instituto Nacional de Tierras, en el año 2012.

Ya bajo la presidencia de Nicolás Maduro, en 2013, fue escogido como jefe de REDI en el área Central y, en este mismo año, asume la presidencia de la Corporación de Desarrollo de la Región Capital (Corpocentro S.A.). También llegó a ser intendente de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derecho Socioeconómicos (Sundde).

Es alguien muy cercano a Tareck El Aissami. Durante se gestión como gobernador del estado Aragua, Motta Domínguez fue el secretario del Despacho y, además, asume la presidencia de la Empresa Socialistas de Carreteras de Aragua hasta el 2015 cuando es nombrado ministro de Energía Eléctrica y presidente de Corpoelec, cargos que ocupa hasta la actualidad.

En junio de 2018 es designado Vicepresidente Sectorial de Obras Públicas y Servicios, a la par de sus funciones en el gabinete ejecutivo.

Su primogénito, Luis Motta Vegas, se vio involucrado en una serie de escándalos con las autoridades. En varias ocasiones fue detenido. De acuerdo con El Impulso, enfrentó a la justicia por cargos de robo, actos lascivos, lesiones personales, resistencia a la autoridad y asesinato intencional en grado de frustración. Debido a esta última acusación lo detuvieron, pero las autoridades lo liberaron al día siguiente.

Motta Domínguez asumió la presidencia del Instituto Nacional de Tierras (INTI), pero renunció para resolver este asunto familiar.

Un estreno con forma de racionamiento

Motta Domínguez se estrenó en su cargo ministerial anunciando racionamientos de energía eléctrica en sectores de 10 estados del país —Zulia, Táchira, Trujillo, Aragua, Carabobo, Lara, Portuguesa, Guárico, Bolívar y Nueva Esparta— desde el 26 hasta el 28 de septiembre de 2015 por mantenimiento. Sin embargo, se extendió a otras zonas del país y durante un día más de lo anunciado. Esta interrupción en el suministro eléctrico se debió, según la nota de prensa de Corpoelec del 25 de septiembre de ese año, a “planes de mantenimiento ante la ola de calor y consecuente aumento de la demanda eléctrica”.

Motta Domínguez, en su primer semestre al frente del servicio eléctrico, achacaba la culpa de las fallas en las subestaciones a «sabotajes». El 21 de diciembre de 2015 precisó que, entre agosto y diciembre se registraron 42 ataques al sistema eléctrico del país.

La culpa es de un Niño

En febrero de 2016, Motta Domínguez en su cuenta de Twitter mostró que el Guri estaba 8 metros por debajo de sus niveles normales. Además, exhortó a los ciudadanos a ahorrar energía. Desde ese momento, comienza a responsabilizar al fenómeno climático El Niño como causa de la sequía que impactaba a la represa que surte de electricidad a 70% del país.

“Este fenómeno de El Niño se puede prolongar hasta junio”, advirtió el ministro. Como medida para responder a los efectos del fenómeno, el ministerio llegó a un acuerdo con los centros comerciales (12:00 m a 7:00 pm.) y las oficinas públicas (7:30 am a 1:00 pm.) para reducir la jornada laboral y así disminuir el consumo de energía.

Aunado a eso, tomaron otra medida más contundente que implicó crear un plan de racionamiento eléctrico para evitar un colapso en la materia, con cortes programados en 10 entidades durante 40 días o el tiempo que sea necesario.

«Es necesario tomar estas medidas debido a que no se está haciendo un ahorro consciente de la energía y hay que preservar los embalses hasta que se llenen por las lluvias», dijo el ministro cuando anunciaba el plan.

El “sabotaje” a la orden del día

Desde que empezó el año 2017, los apagones más importantes ocurrieron en la capital del país. Se registraron, al menos, ocho apagones importantes de varias horas de duración.

El apagón más extenso ocurrió el 18 de diciembre en Caracas. Afectó durante seis horas a estados vecinos como Vargas y Miranda, donde el jefe de la cartera ministerial informó que la falla eléctrica se produjo por el desprendimiento de un cable de alta tensión en la subestación ubicada en los Valles del Tuy, estado Miranda.

Al día siguiente, Motta Domínguez dijo que había elementos suficientes para determinar que el evento sucedido fue un sabotaje orquestado por Estados Unidos para tratar de desestabilizar y arruinar las navidades venezolanas.

“A 200 metros aproximadamente de la subestación Santa Teresa se encontró una herramienta de tipo rudimentaria, es decir, es una especie de vara de bambú y en su extremo tiene una especie de gancho, tratando de simular una pértiga para poder trabajar”, expresó el ministro durante una rueda de prensa.

Este sería el inicio de una serie de explicaciones sobre “sabotajes” para despojarse de la responsabilidad de los constantes apagones en el país.

Zulia: el estado más golpeado

Los zulianos han sido los que han sufrido con más fuerza la gran cantidad de apagones y cortes eléctricos durante 2018. Para hacerse una idea, en solo 13 días explotaron cuatro subestaciones eléctricas: Pomona, Belloso, Moralito y Veritas. Según Motta Domínguez estos problemas en el sistema eléctrico fueron culpa del sabotaje con bombas molotov.

El ministro indicó: “El cuerpo de bomberos constató que cuatro subestaciones han sido quemadas utilizando bombas molotov que son las protagonistas de estos actos vandálicos”. Agregó que hay un grupo encargado de desestabilizar el país para boicotear las elecciones presidenciales.

En otra falla ocurrida el 10 de agosto, un incendio afectó la pila 22 del puente sobre el Lago de Maracaibo y que acabó con 100 metros de cable. Esta afectación interrumpió el suministro a la capital zuliana. Pero, esta vez, el discurso fue otro. Señaló que los culpables del sabotaje estaban dirigidos y pagados por Colombia.

El apagón más grande la historia venezolana

Antes del gran apagón que afectó por 7 días a nuestro país, se presentó un evento donde Nicolás Maduro se vio afectado. El pasado 8 de febrero, un apagón interrumpió la rueda de prensa en el Palacio de Miraflores.

Según el periodista de Bloomberg, Alex Vásquez, ocurrió un cruce de palabras entre Maduro y el ministro. “Motta, ¿qué pasó?”, preguntó Maduro; a lo que el ministro le responde: “Voy a averiguar” y Maduro sentenció: “Ya deberías saber”.

Lo más angustiante ocurriría casi un mes después, el 7 de marzo, cuando 90% de los venezolanos se quedaron sin electricidad. Los 23 estados estuvieron sin energía eléctrica. Durante esos días no hubo electricidad, agua, ni señal telefónica. Una de las secuelas fueron saqueos en el interior del país.

La versión dada por Motta Domínguez, el mismo día del apagón, es que todo se trató de un ataque al sistema eléctrico. «Hemos sido objeto nuevamente de la guerra eléctrica, nos atacaron la parte de generación y transmisión de El Guri (…) Estimamos que el servicio eléctrico sea restituido en unas tres horas», dijo el ministro en entrevista vía telefónica para VTV.

Sin embargo, el ingeniero Winston Cabas, presidente de la Asociación Venezolana de Ingeniería Eléctrica, Mecánica y Profesiones Afines (AVIEM) y un informe de Escuela de Ingeniería Eléctrica de la UCV, coinciden en que el apagón se produjo por un incendio y por la falta de mantenimiento. Esta explicación descarta la versión oficial, esgrimida por Nicolás Maduro, de ataques cibernéticos, electromagnéticos y físicos.

El Pitazo se dirigió, una semana después del primer apagón, a la sede de Corpoelec para solicitar una entrevista con el ministro Motta Domínguez y poder conocer su versión de lo ocurrido, pero no hubo atención. “Está muy ocupado para dar entrevistas en este momento”, fue la respuesta del vocero del ente.

En su cuenta de la red social Instagram apareció una semana después en el Guri, en una serie de cuatro videos, confirmando que fue un ataque cibernético a los centros de control y agradeciendo en cada uno de los videos a Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, Jorge Rodríguez y Diosdado Cabello.

Segundo y tercer round de apagones

Después de haber pasado el colapso en todo el país por el apagón nacional del 7 de marzo, el lunes 25 de marzo se volvió a repetir este escenario de manera momentánea. Este sería el segundo round de los apagones.

El ministro apareció a las 6:16 pm. del 26 de marzo, en un video de Instagram, denunciando un acto criminal que hizo volar el autotransformador 2 de Guri que trajo una caída completa del sistema eléctrico.

Horas más tarde, informó que se abrieron las compuertas del Guri para compensar lo que se dejó de turbinar y enviar agua suficiente a los embalses hidrogeneradores.

A las 2:30 am, dos horas antes de que se registrara el tercer apagón que dejaría a toda Venezuela a oscuras, Motta Domínguez difundió otro video desde Guri asegurando que se estaba reponiendo el cableado destruido y que al mediodía del 27 de marzo estaría restablecido el suministro eléctrico. Pero eso se quedó así, porque llegó la hora de la promesa y nada estaba solucionado.

Estos tres apagones han dejado al ministro sin respuesta. Desde el 7 de marzo no ha aparecido en alguna rueda de prensa ni en declaraciones públicas, solo en tres oportunidades ha hecho videos explicando lo sucedido. Además, reacciona de manera tardía -horas o días después- para explicar el motivo de las fallas.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a