La belleza es un concepto que varía de persona a persona. Para Emiliana España, productora audiovisual y creadora del blog The Curvy World, la belleza va más allá del cuerpo, por eso insiste en resaltar la simpatía, la gracia o la sensibilidad antes que el cabello, las piernas o el tamaño de la cintura

Beyoncé, en su pieza Pretty Hurts, canta: “Eres una chica bonita, lo que está en tu cabeza no importa. Peina tu cabello, repara tus dientes, la ropa que usas es todo lo que importa”. Para Emiliana España, productora audiovisual venezolana, la belleza es justamente la que está en la cabeza, la que se cultiva con el conocimiento. “Lo de afuera es un estuche”, sentencia. Esa afirmación se la escuchó alguna vez que no recuerda con precisión a Ana María Simon, actriz y locutora.

Emiliana fue una adolescente con obesidad. A los 21 años, cuando decidió que quería hacerse un bypass gástrico, pesaba 144 kilos. Para ella, fue un cambio físico en beneficio de su salud y, aunque no tenía problemas con su autoestima, sabía que eso debía ir acompañado de un cambio mental. No está mal querer cambiar algo en el aspecto, asegura, pero siempre desde el amor propio.

“Quien te diga a esta altura de la vida que está contento con algún defecto o diferencia que sea marcada con respecto al resto de la sociedad, miente”, dice y entrecomilla con sus manos las palabras “defecto” y “diferencia”, porque para ella, en la diversidad está lo especial de cada persona.

Por eso para ella es importante hablar de aceptación, de amar todos los cuerpos y de valorar a cada persona, sobre todo, desde la infancia. “Cuando yo estaba pequeña no se hablaba de bullying o acoso como ahora sino de chalequeo como le decimos; pero siempre han existido los bullies (acosadores)”. Su antídoto contra quienes pudieran atacarla por ser una niña gordita siempre fue ser la más simpática. “Yo asumí liderazgos y era la mejor amiga de todos. Aunque siempre fui aceptada, había niños que me querían intimidar, pero nunca me dejé”, recuerda.

Más que una corona

En el segundo país con más títulos de Miss Universo, en el que siempre se vende como el de las mujeres más bellas, Emiliana insiste en resaltar la personalidad sobre el aspecto físico: simpatía, amabilidad, respeto, empatía, solidaridad. “No les enseñamos a niños y niñas a respetar a otros, que es lo que luego te hace un adolescente seguro y más adelante, un adulto seguro”, dice y afirma que el amor propio se va perdiendo desde temprana edad porque se busca señalar de forma negativa las diferencias de los demás en lugar de apreciarlas.

Siempre ha sentido que las mujeres venezolanas tienen una presión de parte de la sociedad por encajar con el patrón de miss. “Cuando conoces a gente en otros países, te das cuenta de que muchas personas, de cierta forma, esperan que tú seas así”. Al hecho de ser mujer se le suma ser gorda, dice. “Imagínate, aquí no se habla de acabar con los estereotipos. Aquí siempre ha habido cosas más importantes de las que hablar”, afirma. No es solo la ropa, cuyas tallas son limitadas, son también la discriminación en algunos locales y los comentarios a través de las redes sociales.


Lo que quiero transmitir no es algo que solo está ligado a la belleza. Es un tema de respetar las diferencias que nos hacen únicos

Emiliana España

Hace cinco años creó su propio blog, The Curvy World, para hablar acerca de amor propio y de lo que llaman body positive –corriente que desafía la forma en la que la sociedad representa el cuerpo-. “Lo que vemos en televisión o en redes sociales es un tipo de mujer que se ve de una forma, es un molde y queremos encajar ahí. Hay que luchar en contra de eso. Todos tenemos espacios”, cuenta. Cree que, aunque muchos debates quedan de lado en medio de una Emergencia Humanitaria Compleja, las mujeres venezolanas deben fijar una posición con respecto a sus cuerpos y sus derechos.

Una empresa con un mensaje

En 2018, en alianza con la marca Master Piece, lanzó una colección de franelas cuyos mensajes principales eran love any body –ama cualquier cuerpo-, love yourself –ámate a ti mismo- y she is art –ella es arte-. “Aquí no se juzga a nadie” fue el eslogan. Ella no espera que las experiencias de otras sean como la suya, pero sí espera que su historia inspire a otras mujeres a ser seguras y entender que la belleza es diversa.


No les enseñamos a niños y niñas a respetar a otros, que es lo que luego te hace un adolescente seguro y más adelante, un adulto seguro

Emiliana España

A ella la inspira la gente que hace, que construye y que genera empatía y ella se esfuerza por ser así. Por eso quiere que The Curvy World se convierta en una marca de tallas grandes. Prendas básicas como vestidos negros, camisas, blancas y pantalones de jean estilo clásico ahora no será solo para mujeres delgadas. Además, sueña con escribir un cuento en el que la protagonista sea una “princesita gordita”, lo dice así, en diminutivo. “Quiero hablarles a las niñas sobre autoestima, confianza, respeto. Un libro no va a cambiar el mundo, pero abre una ventana”, dice.

Le gusta dejar claro: “Lo que quiero transmitir no es algo que solo está ligado a la belleza, sino a ser personas con conciencia. Es un tema de respetar las diferencias que nos hacen únicos”.

4.92/5 (13)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO