20.9 C
Caracas
martes, 17 mayo, 2022

El descontento social es la nueva ley del barrio

-

Una encuesta reciente de Datincorp asegura que 80 % califica como negativa la gestión de Nicolás Maduro. Las recientes protestas en las comunidades certifican este dato, pues pese a la represión registrada, se han exacerbado las quejas por el colapso de servicios públicos y la necesidad de un cambio de Gobierno

.

Como negativa califica el 80 % de los venezolanos la gestión de Nicolás Maduro y 82 % ansía un cambio político en el país, incluido un tercio de quienes se autodenominan chavistas. Estos son los números del último estudio “Coyuntura País”, realizado por la empresa Datincorp y publicado en febrero de 2019.

Y no son solo cifras. En las calles el descontento es evidente y las 2.573 protestas registradas hasta el momento por el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social son los hechos que permiten palpar ese deseo de un cambio en el país, que podría derivar en la mejora de la calidad de vida.

En las últimas semanas, las barriadas de Caracas, como nunca, han sido el escenarios de esas quejas públicas. Los habitantes de estas zonas que solían ser bastiones del oficialismo se han convertido en centros de protesta en donde sus habitantes exponen sus carencias. Eliver Conde, vecina y líder comunitaria de El Valle define bien ese cambio al decir que “la gente simplemente se cansó de aguantar y de creer ese cuento de la igualdad para todos, porque nos dimos cuenta que es lo bueno para ellos y la miseria para el resto”.


Es la miseria la que ha empujado a la gente a salir a protestar, aun cuando hay riesgo de enfrentamiento con esas personas que siguen a Maduro todavía

Aimar Villalba, vecina de Chapellín, una barriada de La Florida

Los cierres de calle y cacerolazos en horarios nocturnos han marcado el reclamo popular de los últimos tres meses. El colapso de los servicios públicos, que ha sido una novedad en muchas zonas urbanas, representa la cotidianidad para quienes viven en los barrios, por ello, muchos atribuyen a esta causa el alzamiento en las comunidades populares.

“Hay mucho más descontento, pero quienes aún están recibiendo beneficios directos se mantienen con esa línea de apoyo… La protesta ha crecido, pero mucha gente aún está callada y es porque uno pasa hambre y depende de muchas cosas que ellos dan”, contó Aimar Villalba, vecina de Chapellín, una barriada de La Florida. Para ella, “es la miseria la que ha empujado a la gente a salir a protestar, aun cuando hay riesgo de enfrentamiento con esas personas que siguen a Maduro todavía”.

Ella se refiere a los riesgos manifestados en las incursiones de colectivos o funcionarios policiales que agreden a quienes protestan y también a las amenazas de las que muchos han sido objeto como forma de coacción para coartar la protesta.

Hartos de la miseria

El Observatorio de Conflictividad Social da cuenta de esta realidad en su informe más reciente, en el que asegura que a partir del mes de enero, y tomando como base su registro del año anterior, “arreció el sistema de represión. Uso de grupos de exterminio para reprimir, conformados por comandos de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Guardia Nacional (GN) y colectivos paramilitares. Ello ha dejado un saldo de 35 personas asesinadas durante las protestas y otras ocho víctimas de ejecuciones extrajudiciales en allanamientos ilegales a viviendas, donde habitaban personas que presuntamente habrían tenido participación en las manifestaciones”.

Aracelys Marín, residente del casco central de Petare, asegura que el respaldo a Nicolás Maduro ha bajado al menos un 60 % en la zona y que aunque siguen existiendo los grupos radicales del chavismo, como los círculos bolivarianos y colectivos, la falta de agua ha sido uno de los máximos impulsos de los vecinos para “superar el miedo y salir a protestar».

“En Petare, los servicios públicos son un caos. Botes de aguas blancas desde La California hasta Puente Baloa que tienen más de seis meses. El alumbrado en las vías públicas es escaso y el poco patrullaje fomenta la delincuencia y la distribución del gas la hacen de forma muy irregular”, es el recuento de Aracelis, quien en su rosario de problemas agrega las fallas del servicio de agua que, aunque se han incrementado tras el apagón que dejó ver el colapso de los servicios públicos, ya era un drama para los petareños.


Si mantienen (Maduro y sus ministros) este camino de sometimiento en el que ni la solidaridad es permitida, entonces las comunidades van a responder violentamente para defender los cambios que buscan

Alexander Campos, miembro del Centro de Investigaciones populares y profesor de la Universidad Central de Venezuela

El Observatorio de Conflictividad deja ver que solo en el mes de enero se registraron 104 protestas por servicios públicos, 69 de ellas por agua, 15 por gas y 20 por electricidad, todo esto sin contar las generadas tras el megaapagón que vivió Venezuela el 7 de marzo. La situación deja ver el descontento y María Briceño, de Catia, lo contextualiza narrando su vivencia: “Estamos cansados de cargar tobos, de alumbrarnos con velas, de cocinar en fogón, de caminar una hora para llegar a la casa, de dormir asustados por el hampa… La gente está harta de vivir mal y por eso está en la calle”.

La respuesta de abajo depende de la de arriba

Alexander Campos, miembro del Centro de Investigaciones Populares y profesor de la Universidad Central de Venezuela, indica que la merma en el apoyo a Nicolás Maduro tiene que ver con “el abandono en general de lo que significan esas zonas”.

El sociólogo indica que se trata de un desencanto que viene gestándose en las comunidades progresivamente durante los últimos años de vida de Hugo Chávez y que fue en aumento desde que Nicolás Maduro asumió el mandato y fueron bajando de nivel hasta volverse prácticamente inexistentes esos programas sociales con los que eran tomados en cuenta los menos favorecidos.

“Como nunca hubo expresamente una identificación ideológica con el régimen, sino una identificación con la persona, con Chávez, al no tener ninguno de los dos incentivos, eso fue rápidamente mermando. Ahora, lo que en un principio fueron manifestaciones de desagrado tímidas, poco a poco se han ido tornando en manifestaciones muy agresivas, porque la atención es absolutamente nula y la respuesta del régimen es muy violenta”, explicó el experto.

Aunque Campos reconoce que en los barrios de Caracas siguen existiendo seguidores del oficialismo, asegura que el porcentaje no supera el 10 %, pues el descontento social es generalizado. Puntualiza que este número se agrupa en las “instituciones paralelas” creadas por el Estado como mecanismos de control, haciendo referencia a los consejos comunales, Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (Ubch) y hasta la Red de Articulación y Acción Sociopolítica (Raas). “Se trata de unas fachadas no de participación política, sino para encubrir la dominación del régimen hacia las comunidades… Son estructuras de sometimiento”, expone.

Las apreciaciones del especialista coinciden con el sentimiento de las comunidades. Alvaro Pérez refiere que en su comunidad, en el barrio Ojo de Agua de Baruta, las amenazas son constantes y “el trato y el discurso es el mismo que tienen los ministros y Maduro en la televisión, así como atemorizando siempre”.

Para el sociólogo, estas actitudes son predecibles y generan más rechazo. “Recordemos que abajo, en las comunidades, la respuesta va a depender de los que están arriba, de la élite del régimen y la respuesta que ellos sean capaces de dar”, explica.


La gente simplemente se cansó de aguantar y de creer ese cuento de la igualdad para todos, porque nos dimos cuenta que lo bueno es para ellos y la miseria para el resto

Eliver Conde, vecina y líder comunitaria de El Valle

En este sentido, aunque Campos desestima una posible actitud violenta en la población, y considera que “la respuesta originaria de la población no va a ser de violencia y venganza”, cree que “si mantienen (Maduro y sus ministros) este camino de sometimiento en el que ni la solidaridad es permitida, entonces las comunidades van a responder violentamente para defender los cambios que buscan”.

Para el especialista es ese sometimiento en el que se han basado quienes siguen apostando a Maduro para mantener su poder en las comunidades, pero cree que la crisis ha sido el detonante de las respuestas espontáneas de la gente que deben ser canalizadas políticamente para generar algún resultado.

“Creo que hay que encausar políticamente estas manifestaciones espontáneas de la comunidad, no se puede seguir apostando todo a irrupciones, tienen que tener una clara definición política y para eso el político tiene que estar acompañando a la gente”, dice.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a