En Zulia antiguos concesionarios de vehículos se convirtieron en espaciosas farmacias que le hacen frente a la competencia con descuentos y otros servicios. En Monagas y Lara ya es frecuente toparse con dos o tres farmacias por cuadra, mientras que en Distrito Capital un bodegón ofrece medicamentos en redes sociales. Cinco expertos hablan sobre la expansión del sector en Venezuela tras la llegada de la pandemia del COVID-19

Desde la pandemia del COVID-19 el número de farmacias va en ascenso en varias regiones del país. Cinco expertos consultados por El Pitazo afirman que el crecimiento del sector es sostenido y se diversifica para hacerle frente a la competencia que puede ubicarse a escasos metros de distancia.

Antiguos concesionarios de vehículos en al menos cuatro municipios de Zulia –Maracaibo, San Francisco, Cabimas y Lagunillas– ahora son ocupados por farmacias espaciosas que ofrecen desde medicamentos hasta alimentos o artículos de cuidado personal y habilitaron espacios para jornadas de vacunación contra el coronavirus o para jornadas de despistaje de diabetes e hipertensión. Algunas son independientes, otras pertenecen a cadenas o franquicias como Saas y Maraplus, detalló el presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo, François Galleti.“Han abierto grandes farmacias tipo automercado. En alguna avenida puede haber tres o cuatro farmacias cerca y pensamos que el mercado se iba a saturar, pero este ha crecido”, resaltó.


Han abierto grandes farmacias tipo automercado. En alguna avenida puede haber tres o cuatro farmacias cerca y pensamos que el mercado se iba a saturar

François Galleti, presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo

En las farmacias de la Costa Oriental del Lago implementaron números de contacto con bots en los que se conoce la disponibilidad y precio de ciertos medicamentos. Además, volvieron los turnos farmacéuticos que varios estados habían cesado antes de 2020 por la inseguridad y la escasez de medicinas.

En el caso de Zulia las farmacias abren las 24 horas y el personal atiende por ventanillas en horario nocturno. Para diferenciarse de la competencia, las farmacias ofrecen combos con vitaminas, antigripales o incluso hacen descuentos a pacientes con enfermedades crónicas.

Caminar por el centro de Maturín, estado Monagas, significa toparse con dos o tres farmacias por cada cuadra: están una al lado de la otra, al frente o diagonal. Es un crecimiento que se observa desde que la pandemia del COVID-19 cumplió seis meses.

La mayor proporción de las nuevas farmacias de Monagas se encuentran en San Simón, la parroquia que concentra 75 % de la economía local y sus propietarios pertenecen a la comunidad árabe.

En la ciudad hay una cadena de farmacias, propiedad de un empresario de la región, que acumula 12 sucursales en tan solo dos años cuya imagen es la periodista de salud María Laura García. También es común encontrarse con medicamentos en supermercados o bodegones.

En Caracas proliferan otras cadenas que se encuentran en locales que antes albergaban librerías, bancos o restaurantes de comida rápida. Y como pasa en Maturín, hay bodegones con medicamentos a la venta como ocurre en un bodegón de Las Mercedes, con productos importados y licores en exhibición, que promociona este servicio en Instagram en una cuenta creada a mediados de 2022.

En Lara, varias farmacias abarcan una misma cuadra o al cruzar la calle. Al menos desde 2021 llaman la atención de los clientes con descuentos, delivery gratis y horario extendido. Una antigua charcutería situada en una esquina próxima al Hospital Universitario de Pediatría Agustín Zubillaga y el Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto se transformó en una farmacia que compite con al menos nueve establecimientos del ramo en la zona.

El Colegio de Farmacéuticos del estado Lara estima que en la región se duplicó el número de farmacias tras la llegada del COVID-19. Entre los nueve municipios hay cerca de 200 farmacias, según la misma organización | Google Maps

Expansión sin control

El presidente del Colegio de Farmacéuticos del estado Lara, Omar Álvarez, señala que la expansión del sector se produjo tras la emisión de la resolución 075 –publicada en la Gaceta Oficial 41.610 del 4 de abril de 2019– que autoriza la importación de medicamentos exentos de análisis o controles de calidad en el país.

“Después de que el país registró 85 % de escasez de medicamentos, el Gobierno aprobó la llegada de productos sin el registro sanitario (que otorga) el Instituto Nacional de Higiene como lo exige la Ley del Medicamento. Con esa importación aumentó el crédito y el mercado se abasteció, pero de manera irregular”, sostuvo Álvarez.

Aunque hay más farmacias, la distribución de los establecimientos es desigual, advirtió el experto. En el caso de Lara, el Colegio de Farmacéuticos considera que la mayoría de las farmacias están cerca de centros de salud públicos o privados y en avenidas principales, pero la cobertura todavía es insuficiente en las comunidades más pobladas.

La competencia entre cadenas que buscan posicionarse en el mercado se evidencia con la instalación de “una farmacia al lado de la otra”, en palabras de Álvarez. Hace más de 20 años en Venezuela se aconsejaba que las farmacias guardaran una distancia mínima de 150 metros con los locales de la competencia. La norma fue derogada, sin embargo, el Colegio de Farmacéuticos del estado Lara considera que debería mantenerse para abarcar más sectores.

El expresidente del Colegio de Farmacéuticos del estado Monagas, Héctor Barreto, describe como incontrolado el crecimiento del sector. Asimismo, denuncia el incumplimiento de la Ley de Ejercicio de la Farmacia. La instalación de farmacias en locales pequeños, donde antes funcionaban zapaterías, ventas de equipos tecnológicos o panaderías, es una violación a la normativa vigente que exige locales con un área mínima de 50 metros cuadrados.

Para Barreto los nuevos establecimientos no califican como farmacias sino como ventas de medicamentos cuyos propietarios son independientes o asociados a cadenas conocidas.


Después de que el país registró 85 % de escasez de medicamentos, el Gobierno aprobó la llegada de productos sin el registro sanitario (que otorga) el Instituto Nacional de Higiene como lo exige la Ley del Medicamento

Omar Álvarez, presidente del Colegio de Farmacéuticos del estado Lara

Los nuevos bodegones

El aumento de las farmacias es un tema de discusión entre los venezolanos que igualan la expansión de este negocio con la de los bodegones.
En Iribarren, el municipio capital de Lara, las farmacias y ventas de insumos médicos desplazaron a las actividades comerciales más demandadas antes de la pandemia. En un lapso de 20 meses abrieron más farmacias que ventas de alimentos en Barquisimeto, de acuerdo con cifras oficiales.

“Entre 2021 y lo que va de 2022 hemos otorgado 130 licencias de farmacias y ventas de insumos. Es el sector que ha tenido mayor crecimiento en el último año”, declaró a El Pitazo Yolibeth Nelo, directora del Servicio Municipal de Administración Tributaria (Semat) de la Alcaldía de Iribarren.

En Zulia, el sector farmacéutico fue el que resultó menos afectado tras la llegada de la pandemia.

Mientras que en algunos sectores el cierre de empresas se situó hasta en 40 %, en las farmacias solo fue de 12 % hasta mediados de 2021, según cifras de la Cámara de Comercio de Maracaibo. “Se estima que para este 2022 esta cifra tenga números positivos”, adelantó el presidente de la organización, François Galleti.

Considera que no solo debe medirse el número de farmacias, algunas pequeñas e independientes cerraron, otras, en cambio, aumentaron la facturación. “Algunas han crecido y tomado no solo el rubro de farmacias, sino también un poco de alimentos. Su modelo de negocios es agresivo y ha tenido éxito. Hay otras farmacias tradicionales que siguen teniendo presencia y también las franquicias”, sostuvo Galleti.

¿Muchas farmacias, pocos regentes?

El expresidente del Colegio de Farmacéuticos del estado Monagas, Héctor Barreto, alerta que parte de las nuevas farmacias son atendidas por personal sin formación.

Aunque no tiene cifras de los establecimientos sin farmacéuticos, señala que varias operan sin los profesionales acreditados. Como consecuencia, la indicación y entrega de medicamentos queda a discreción de inexpertos, dijo.

“Muchos muchachos usurpan nuestra función indicando medicamentos (de manera) equivocada”, expresó. Barreto recibió la información de la familia de un paciente al que le entregaron un medicamento distinto al oxigenante cerebral que le prescribió el médico.

El profesor Ricardo Gil Otaiza, jubilado de la Facultad de Farmacia y Bioanálisis de la Universidad de Los Andes, indica que para dispensar medicamentos la legislación exige un equipo conformado por el farmacéutico, aprendices y auxiliares debidamente inscritos en el Ministerio de Salud.

Con el boom de las farmacias en Venezuela, varios establecimientos no disponen de un farmacéutico a tiempo completo, sino que contratan a un regente nominal que ofrece sus servicios en horario parcial, explicó a El Pitazo el propietario de una farmacia del estado Zulia que pidió la reserva de su identidad.

El artículo 10 del Reglamento de la Ley de Ejercicio de Farmacia establece que los regentes están obligados a permanecer en las farmacias un lapso de ocho horas durante el día y las noches de turno.

Las farmacias pequeñas o independientes suelen emplear a regentes nominales porque no tienen cómo costear los honorarios de tiempo completo, agregó el entrevistado. Pero las leyes venezolanas no validan esta figura, aclaró el presidente del Colegio de Farmacéuticos del estado Lara, Omar Álvarez.


Entre 2021 y lo que va de 2022 hemos otorgado 130 licencias de farmacias y ventas de insumos. Es el sector que ha tenido mayor crecimiento en el último año

Yolibeth Nelo, directora del Semat de la Alcaldía de Iribarren

“No es legal que una farmacia tenga un regente nominal o que trabaje en más de una farmacia. Los primeros diez días de cada mes, los farmacéuticos deben entregar una relación de sustancias estupefacientes y psicotrópicos al Ministerio de Salud. Un mismo profesional no puede firmar dos relaciones, así pertenezca a una misma red”, expuso.

A la par, advirtió que en estados como Lara y Monagas notificaron a las autoridades sobre la oferta de cursos de auxiliares de farmacia ilegales en los que varios jóvenes recién graduados de bachillerato fueron engañados después de pagar a los facilitadores. “Ninguna academia o curso certifica a los aprendices o auxiliares de farmacia. El Ministerio de Salud es el único que puede acreditar, gratuitamente, a un auxiliar de farmacia con cuatro años de práctica (ininterrumpida)”, concluyó Álvarez.

Lara, añadió, no registra déficit de farmacéuticos pese a que se duplicó el número de farmacias por una migración interna que se evidenció en los últimos años desde San Cristóbal, Portuguesa y Yaracuy en busca de salarios más altos. Sin embargo, la figura de regentes nominales cobra fuerza en otros estados donde hay vacantes para este cargo, un hecho que preocupa a la comunidad farmacéutica por la ausencia de profesionales para despachar medicamentos de manera segura.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.