Empresarios están a la expectativa de la posible reanudación de las relaciones diplomáticas entre Venezuela y Colombia. Esto sugeriría la reactivación del aparato productivo en el eje fronterizo y la posibilidad de mejorar la calidad de vida de quienes viven en ambos países. Además de la reconfiguración de la política regional

Redacción: Lorena Bornacelly y Kemberlyn Talero

Una reconfiguración en la geopolítica regional, marcada en Venezuela por el inminente restablecimiento de las relaciones bilaterales, con énfasis en el intercambio comercial y en los beneficios a la población, es lo que visualizan expertos y empresarios con la llegada de Gustavo Petro a la Presidencia de Colombia, que se oficializa este domingo, 7 de agosto.

Petro llegó al poder tras vencer en la segunda vuelta al outsider populista Rodolfo Hernández y, como parte de su discurso de campaña, aseguró que retomaría las relaciones bilaterales con Venezuela, fracturadas desde la presidencia del fallecido Hugo Chávez y rotas en febrero de 2019 tras el concierto organizado por Juan Guaidó en la frontera entre Táchira y el Norte de Santander para forzar, sin éxito, la entrada de ayuda humanitaria a Venezuela.


Venezuela históricamente ha tenido relaciones comerciales con Colombia en las que se intercambiaban diferentes bienes y servicios

Aldo Contreras, economista

El triunfo de Petro alimentó las expectativas de empresarios y ciudadanos que hacen vida en la frontera. Un reciente encuentro entre el canciller del mandatario electo, Álvaro Leyva, y el jefe de la diplomacia designado por Nicolás Maduro, Carlos Farías, confirmó el acercamiento entre ambos gobiernos, por lo que el restablecimiento de las relaciones es casi un hecho.

La llamada “frontera más viva de Latinoamérica” se prepara nuevamente para empezar con las actividades que la caracterizaban antes de 2015,cuando Nicolás Maduro ordenara el cierre de los puentes internacionales por un supuesto atentado contra militares venezolanos.

¿Cómo puede ser la nueva relación con Colombia?

De acuerdo con el internacionalista Alejandro Sauce, quien es magíster en Integración y Comercio Internacional de la Universidad de Montevideo, en Uruguay, hasta el momento se vislumbra una relación diplomática respetuosa, en buenos términos, tomando en cuenta que ambos países tienen intereses comunes, una población que se mueve en las zonas fronterizas, una gran cantidad de venezolanos en Colombia y de colombianos en Venezuela, e importantes relaciones comerciales que han disminuido en los últimos años.

“Se van a restablecer las relaciones entre ambos países y se van a potenciar desde la dimensión de la diplomacia clásica, del respeto a los asuntos internos, el fomento al comercio internacional y la cooperación en temas que han afectado a ambos países”, dijo Sauce a El Pitazo. También prevé la reactivación de las relaciones consulares y mucha prudencia en el discurso del mandatario colombiano con el fin de no afectar los intereses de cada país.

El acercamiento de Petro a Maduro era “previsible, inevitable e incluso deseable”, dijo la politóloga y CEO de la firma de consultoría política DataStrategia, Carmen Beatriz Fernández, quien considera obvio el intento del mandatario electo de Colombia de distanciarse de Maduro durante su campaña, con el fin de que este factor no afectara los resultados electorales. Pero pasada la contienda, Fernández cree que es lógico el acercamiento tomando en cuenta los vínculos históricos entre ambos países. “Era lo que venía y los movimientos de los últimos días solo lo confirman”, apuntó.


La reapertura comercial tendrá como grandes ganadores a los empresarios que siempre han hecho las cosas bien

Aldo Contreras, economista

Los ciudadanos, grandes ganadores con la reapertura

Según Sauce, los ciudadanos de ambos países son los principales ganadores tras un restablecimiento de las relaciones diplomáticas porque implica retomar las relaciones consulares y, con ello, beneficios directos para colombianos y venezolanos que se han visto afectados por la diatriba política.

El estímulo a las relaciones comerciales y económicas implica, además, mayores puestos de trabajo, flujo de mercancía y personas. “Hay un ganador, sí o sí, y es la población de ambos países, especialmente de frontera”, apuntó el internacionalista. Para el especialista, la reanudación de los vuelos directos entre Caracas y Bogotá representa un “avance fundamental” en ese sentido.

Un ejemplo claro y representativo de los beneficios de la reapertura de los puentes sin restricciones serán los niños y adolescentes, quienes durante siete años debieron cruzar caminando los pasos fronterizos para llegar a sus aulas de clases por vivir en Venezuela y estudiar en Colombia. En la otrora frontera, un autobús de su unidad educativa colombiana los buscaba en un punto común y allí los retornaba al término de las actividades académicas.

Por otro lado, la llegada de Petro a Colombia favorece al gobierno de Maduro al quitarle del medio a Iván Duque, un adversario político de peso en el vecino país que impulsaba, daba tribuna y espacio territorial a la oposición venezolana para enfrentarlo, dijo el internacionalista. “Con la llegada de Petro baja la tensión hacia Venezuela y eso beneficia al gobierno de Maduro”, dijo.

“Es muy pronto saberlo, pero un beneficio a la población fronteriza podría ser un hecho que Maduro pudiera aprovechar de cara a unas presidenciales en Venezuela”, refirió.

Comerciantes también ganarán

La esperanza de los trabajadores fronterizos está en la posible reanudación de las relaciones entre Venezuela y Colombia y que con ello, los puentes internacionales vuelvan a estar abiertos para vehículos, pues eso supondría la activación del aparato productivo, paralizado de manera abrupta desde 2015.

El sector hotelero, uno de tantos afectados, mantiene la expectativa para volver a abrir sus puertas a viajeros y no depender de la venta informal de alimentos, como lo hacen actualmente. Diego Serrano es uno de los dueños de hotel que espera con ansiedad la normalidad en San Antonio del Táchira, municipio Bolívar y frontera directa con Colombia.


Es mentira que no está la infraestructura para poder abrir la frontera completamente

Aldo Contreras, economista

“Mi hotel es una herencia familiar. Tengo 20 habitaciones y desde que cerraron la frontera suelo hospedar a máximo 10 personas o familias, hace muchos años ya no tengo ocupación total. Antes era así, la gente hacía cola para hospedarse pero ya eso no existe, se quedan los viajeros y eso sí son de otros estados de Venezuela”, explicó.

La fachada de su hotel se convirtió en una vitrina de alimentos, productos de limpieza y ropa, que vende para sobrevivir al impacto económico que le causó el cierre de los pasos fronterizos desde el año 2015. La mayoría de los comercios del eje fronterizo se dedican a la venta informal de comida.

Serrano es miembro del gremio de hoteleros de San Antonio del Táchira. Según estima, aproximadamente el 80 % de los hoteles y posadas cerraron sus puertas y migraron a la economía informal o alquilan sus habitaciones como depósitos, para quienes compran mercancías en grandes cantidades para llevar al resto del estado o el país.

¿Y los perdedores?

Los perdedores con el ascenso de Petro al poder son los sectores radicales de ambos países que impulsaron una confrontación política, dijo Sauce. El internacionalista incluye en esta lista a un sector de la oposición venezolana que operaba desde Colombia y trataba desde el vecino país de impulsar cambios en Venezuela. “Esos sectores pierden espacio no solo territorial sino de relacionamiento político y diplomático que a través del gobierno de Iván Duque desarrollaron”, dijo.

Ante la nueva realidad geopolítica, Juan Guaidó queda disminuido, destaca Fernández, quien atribuye la insistencia del líder opositor en que no se le reconozca a Maduro como presidente, basado en el apoyo de Estados Unidos y Europa. “Eso no se va a mover en tanto no haya elecciones con mínimas condiciones que apunten a la democratización del país”, apuntó.


Se van a restablecer las relaciones entre ambos países y se van a potenciar desde la dimensión de la diplomacia clásica

Alejandro Sauce, internacionalista

Por otro lado, también están los llamados trocheros, aquellos que se dedican al cobro para guiar a las personas en el paso por las trochas o zonas verdes del río Táchira, que divide a ambos países. “El trabajo amplio y descarado de ellos se debe a las restricciones en los pasos formales, pero la verdad es que si abren la frontera por completo, ya no será necesario pagarles hasta 50 mil pesos –equivalentes a 12 dólares– para ingresar con mercancías. Ellos serán los más afectados pero es de alguna manera necesario”, explica Carlos Maldonado, miembro de la Cámara de Comercio de Ureña.

Reconfiguración en la política regional

El triunfo de Gustavo Petro en Colombia genera una reconfiguración en la geopolítica regional, señaló Sauce. En América Latina se observa un viraje para gobiernos de centro izquierda, izquierdas democráticas y de corte autoritario como es el caso de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

“Durante los últimos años la política de América Latina hacia Venezuela fue de máxima presión y no funcionó y ante la falta de efectividad de esa política ahora, cuando Latinoamérica va dando un giro hacia la izquierda, pareciera que va a haber nuevos acercamientos, no sólo con Petro sino probablemente con Brasil e incluso con Boric en Chile”, dijo por su parte Carmen Beatriz Fernández.


Hay un ganador, sí o sí, y es la población de ambos países, especialmente de frontera

Alejandro Sauce, internacionalista

Fernández considera que una de las variables que impulsó el giro de Latinoamérica a la izquierda fue la pandemia, debido a que sumó desigualdad al continente y el discurso tradicional de la izquierda cobró más eco en el electorado.

“El aislamiento y la máxima presión no surtieron el efecto que buscaban en relación al cambio político en Venezuela, en cambio pudieron haber contribuido a la pauperización de la sociedad. El aislamiento no parece ser la solución. Un acercamiento y apertura de fronteras y comercial por parte de Latinoamérica puede ser positivo para Venezuela, siempre y cuando no se olvide el objetivo de la democratización”, dijo.

¿Cómo favorece a la economía?

El economista y profesor universitario Aldo Contreras recordó que las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela han estado presentes desde la Gran Colombia. Asimismo, resaltó que el cierre actual de la frontera entre los dos países no es total, pues entre Zulia y Paraguachón se desarrolla el comercio con normalidad.

La expectativa en el sector empresarial ante la reapertura es muy alta, pues la reanudación de las relaciones comerciales implica también la reactivación del empleo para los operadores aduaneros que hacen vida en la frontera.

“Hablamos de agentes de aduanas, los transportistas de carga pesada de logística internacional, los patios de almacenamiento. Es la generación de empleo para muchas personas y tendrá como grandes ganadores a los empresarios que siempre han hecho las cosas bien, y a trasnacionales que se han quejado del ingreso de mercancía ilegal de sus filiales colombianas”, refirió.


La llegada de Petro a Colombia favorece al gobierno de Maduro

Alejandro Sauce, internacionalista

Esta zona, resaltó Contreras, alcanzó en el pasado cifras históricas de intercambio comercial de 7.000 millones de dólares, y hubo momentos en los que un bolívar tenía un valor de 14 pesos colombianos, reflejo de la fortaleza de la moneda venezolana frente a la colombiana. Actualmente un bolívar tiene un valor de 741,97 pesos colombianos. “Reanudar las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela implicaría una balanza comercial de unos 1.500 millones de dólares, de los cuales 1.200 millones serían exportaciones de Colombia a Venezuela y 300 millones de Venezuela a Colombia”, detalló.

A juicio de Contreras, lo más importante de la apertura comercial es el impulso que se le puede dar al perfil exportador que pueda tener Venezuela. Con el cierre fronterizo ganó la economía negra e informal que se desarrolla en la zona, y arrebató al Estado el beneficio de este intercambio, señala el economista. De 7.000 millones de dólares en 2008 a unos 1.200 millones en 2015 y ningún beneficio de la actividad actual, porque pese a que el 60 % de la mercancía que llega a Táchira proviene de Colombia, es el mercado ilegal en centro de este intercambio, sin pago de aduanas o registros sanitarios.

Podría volver la ciudad industrial

El municipio Pedro María Ureña era conocido como la ciudad industrial del Táchira. De punta a punta hay instalaciones que fueron referentes en todo el eje fronterizo por la realización de zapatos, pantalones, camisas o piezas de carros. Desde la entrada de Ureña hasta su zona aledaña al puente Francisco de Paula Santander, las mercancías con sello venezolano eran adquiridas por oriundos y foráneos.

El sector textil era de los más importantes en Táchira y el resto de Venezuela. Al menos el 60 % de la demanda de jeans en todo el país era cubierta desde Ureña. Lisandro Ascanio, representante de la Cámara de Textileros, indicó que en los últimos años solo el 25 % sale del estado andino.


Existe una nueva realidad mundial en la que Maduro está mejor parado que hace tres años

Carmen Beatriz Fernández

Distintas circunstancias han contribuido en que este sector sea de los más golpeados en la frontera. Desde el cierre de los puentes en 2015, el quiebre de las relaciones diplomáticas en 2019, la pandemia en 2020 y en paralelo a todos estos años, la presencia de grupos irregulares que extorsionan a los comerciantes.

Además de todo esto, Ascanio destaca que producto del quiebre de industrias por el cierre de los puentes, al menos el 80 % del personal textil que se formó y creció en Ureña, se fue del país. Por ello la reanudación de las actividades comerciales por el Táchira supondrá también el poder recuperar puestos de trabajos que fueron clausurados desde 2015.

Otro aspecto que permitirá que Ureña vuelva a ser una ciudad industrial será la posibilidad de adquirir telas por vías legales y que muchas de ellas puedan volver a producirse allí mismo, sin tener que comprarlas en Colombia e ingresarlas por trochas. Sucede lo mismo con los herrajes y botones, que anteriormente eran comprados en territorio nacional y ya no es posible.

¿Es posible una reapertura inmediata?

Las consideraciones para que la frontera vuelva a ser próspera y referencia económica para la región son muchas. Actualmente solo está permitido el paso peatonal por tres de los cuatro puentes que hay en Táchira. Los vehículos particulares o de transporte público no pueden cruzar.

Para que sea viable abrir el tránsito, ambos países deben establecer la dinámica que tendrá la frontera. En el puente internacional Simón Bolívar están siendo instaladas las bases de un túnel, por lo que puede interpretarse que por allí no habrá paso vehicular y prevalecerá el peatonal.


El aislamiento y la máxima presión no surtieron el efecto que buscaban en relación al cambio político en Venezuela

Carmen Beatriz Fernández

Mientras tanto el puente de Tienditas, en Ureña, nunca ha sido inaugurado pues en 2015, fecha cuando estuvo listo, la frontera fue cerrada y no se utiliza. En el mismo municipio está el puente Francisco de Paula Santander, donde no hay limitaciones aún que pudiesen impedir que los carros circulen.

Aún es necesario que los gobiernos convoquen a los distintos sectores para indicarles cómo será la dinámica, cuándo iniciarán las actividades aduaneras, el paso de camiones y gandolas, cómo será el pago de aranceles e impuestos, cómo mejorarán los trámites migratorios y en general, cuáles serán las acciones para que a la frontera vuelva la normalidad.

“La frontera debe ser abierta comercial, vehicular y peatonalmente. Es mentira que no está la infraestructura para poder abrir la frontera completamente”, sentenció Contreras.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.