En un recorrido por cuatro centros de salud privados se evidenció que el personal médico no cuenta con el equipo de protección adecuado para la atención de personas con coronavirus, ni hay áreas aptas para el tratamiento de estos pacientes

Realizado por: Grisha Vera y Pola Del Giudice

Un hombre de la tercera edad, de unos 1,80 metros de altura, espera en la puerta principal del Centro Médico Docente El Paso, ubicado en la ciudad de Los Teques. Lleva tapaboca artesanal, protector de plástico facial y guantes. Es el encargado de medir la temperatura y echar alcohol en las manos de quienes necesitan entrar a la clínica.

Sin embargo, al ingresar al centro de salud el panorama es diferente: no todo el personal cuenta con guantes, ni con el protector de plástico facial. Algunos usan tapabocas artesanales y las enfermeras llevan mascarillas quirúrgicas. La situación es similar en otras tres clínicas de la capital mirandina.

El viernes 7 de agosto El Pitazo visitó cuatro clínicas. Aunque todas cuentan con espacios para atender a pacientes con COVID-19, no todo el personal que labora en estas instituciones usa el equipo de protección adecuado para recibirlos. Además, sólo una de las clínicas tiene unidad de cuidados intensivos.


EL GOBIERNO NICOLÁS MADURO, A TRAVÉS DE LA GOBERNACIÓN DE MIRANDA, TIENE DISPUESTAS SOLO 65 CAMAS EN EL HOSPITAL VICTORINO SANTAELLA (HVS), 320 RESPIRADORES Y SIETE CAMAS PARA CUIDADOS INTENSIVOS


Por su parte, el gobierno de Nicolás Maduro, a través de la gobernación de Miranda, tiene dispuestas solo 65 camas en el Hospital Victorino Santaella (HVS), 320 respiradores y siete camas para cuidados intensivos. Además, entre 7 y 15 de agosto, acondicionaron 75 camas en el Palacio del Deporte de Los Teques para aislar a pacientes que resulten positivo a las pruebas de diagnóstico rápidas.

De acuerdo con reportes extraoficiales, el 14 de agosto en el centro centinela del HVS había 89 pacientes aislados, 26 de ellos con síntomas de COVID-19 de gravedad. En la última semana, del 6 al 13 de agosto, fallecieron cinco adultos mayores por padecer el virus pandémico. En la región altomirandina se contabilizan 125 casos en el municipio Guaicaipuro, 20 en Los Salias y 52 en Carrizal.

En la ciudad de Los Teques, los casos ya superaron el número de camas del hospital centinela, el virus continúa en aumento y las clínicas no parecen tener las condiciones para atender a quienes se contagien de COVID-19.

Sin equipo de bioseguridad

En la Policlínica los Altos Mirandinos, a menos de 500 metros del Centro Médico Docente El Paso (clínica con la que comparte los profesionales y la gerencia), la situación se repite: el personal administrativo solo se protege con tapabocas artesanales. Sin embargo, en este centro de salud, la persona encargada de medir la temperatura para permitir el ingreso está de manera intermitente y no tiene protector facial ni guantes. La única barrera que lo acompaña es el tapaboca artesanal.

César Matute, jefe de médicos residentes, comentó que se les dota de una mascarilla al día a enfermeros y doctores que están trabajando para que el personal administrativo también cuente con el equipo requerido. “Inicialmente estábamos en un período de alerta y se establecieron la normativa y los protocolos. ¿Qué está pasando ahorita y cuál es la alarma en general? Está aumentando el número de contagios y entonces estamos extremando las medidas que tenemos en la institución. Le insistimos al personal que haga el uso correcto de las medidas de barrera”, agregó el médico Matute.

El 7 de agosto El Pitazo también visitó el Centro Médico La Paz y el Instituto Médico Quirúrgico Ribas. En ambas clínicas el personal laboraba con mascarillas artesanales, con excepción de los médicos que usan tapabocas quirúrgicos. En el Instituto Ribas, el atuendo de protección de todo el personal incluye el protector de plástico facial.

José García, encargado de recursos humanos de la clínica Ribas, señaló que proveen tanto al personal médico como al administrativo del equipo de protección completo. “Empleamos las medidas desde hace un mes aproximadamente cuando comenzaron las flexibilizaciones por el Gobierno central, porque consideramos que era mayor la fase exponencial al virus para nuestro trabajadores”, detalló.

En el centro de salud se evidenció que el personal administrativo trabaja con protectores faciales y tapabocas de tela. No todos usan guantes. “Es un tema de cultura de nuestro mismo personal de salud, todos nos hemos tenido que adaptar a vivir en pandemia que era una realidad desconocida hasta para los médicos”, agregó.

El centro clínico La Paz tiene dispuesto, a simple vista, un área de aislamiento en lo que anteriormente era la zona de emergencia. Pero ese viernes, el personal laboraba solo con tapabocas artesanales. El Pitazo intentó contactar al director del centro para una entrevista telefónica, pero no tuvo éxito.


LA CURVA DE CASOS AUMENTÓ EN 40% EN LOS TEQUES, PASANDO DE 76 A 125 EN TAN SOLO QUINCE DÍAS


La carencia de equipos de bioseguridad no es una realidad exclusiva de las clínicas. En un reportaje de investigación, publicado por la Alianza Rebelde Investiga (ARI) publicado el 7 de junio, se reveló que solo 51% de los hospitales centinelas, habilitados por el Gobierno para atender casos de COVID-19, contaban con estos equipos de protección.

En tan solo la última semana se han contagiado cuatro médicos del HVS con el virus pandémico. La curva de casos aumentó en 40% en Los Teques, pasando de 76 a 125 en tan solo quince días. Actualmente en Guaicaipuro hay 114 personas con diagnóstico positivo, 46 recuperados y 110 casos sospechosos con prueba rápida a la espera de resultados e hisopados.

Hasta el 13 de agosto, la ONG Médicos Unidos de Venezuela había reportado que 67 trabajadores del sector salud habían fallecido por COVID-19.

Desde el principio de la pandemia los equipos de protección para evitar los contagios de COVID-19 han sido parte central del debate y de las preocupaciones de las organizaciones, estados y ciudadanos. En el mes de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió en un comunicado que el personal sanitario requiere del equipo de protección para evitar contagiarse o infectar a otros en el ejercicio de su profesión en una nota de prensa publicada en su portal web.

Pero en el comunicado advierte que la escasez y altos costos de los equipos de seguridad se convirtió en 2020 en un problema mundial por la creciente demanda de estos productos debido a la propagación del COVID-19. En la nota de prensa la OMS acotó que el mundo necesitaba 89 millones de mascarillas médicas al mes para responder al coronavirus. Asimismo, agregó: “El precio de las mascarillas quirúrgicas se ha multiplicado por seis; el de los respiradores N95, por tres, y el de las batas, por dos”.

La Sociedad Venezolana de Infectología recomienda que el personal sanitario use tapabocas tipo KN95 o N95, protector facial o lentes de protección, guantes, gorros y la denominada escafandra para la atención de pacientes durante la pandemia. Recordaron que la transmisión del virus es por el aire y es necesario proteger las vías respiratorias y ojos. “Esto incluye hasta los camilleros, personal administrativo y de limpieza”, recalcó la fuente.

Solo una unidad de cuidados intensivos

Las cuatro clínicas cuentan con área de aislamiento para pacientes que lleguen con sintomatología de COVID-19. Pero, más allá del atuendo, tampoco están preparadas para atender de manera integral a pacientes con COVID-19.

La Policlínica Altos Mirandinos y el Centro Médico Docente El Paso cuentan con el espacio y la indumentaria (mono quirúrgico, bata y mascarilla N95 y careta protectora) para que el médico evalúe al paciente posiblemente contagiado de COVID-19. Pero, una vez evaluado, lo refieren a un centro centinela.

El Centro Médico Docente El Paso es la única de las cuatro clínicas que cuenta con una unidad de terapia intensiva. “Actualmente tenemos operativas cinco camas”, explicó Matute. Casi el mismo número de camas para cuidados intensivos que tiene el hospital centinela de la localidad.

De las personas que han fallecido por COVID-19 en el municipio no se tiene certeza. De acuerdo con las cifras que reporta el Gobierno nacional han muerto cuatro personas. Pero la alcaldesa de Guaicaipuro, Wisely Álvarez, dijo el pasado 6 de agosto en su cuenta de Instagram que han fallecido siete personas.


EL CENTRO MÉDICO DOCENTE EL PASO ES LA ÚNICA DE LAS CUATRO CLÍNICAS QUE CUENTA CON UNA UNIDAD DE TERAPIA INTENSIVA


4.57/5 (7)

¿Qué tan útil fue esta publicación?