Como respuesta a las denuncias por acoso y abuso sexual difundidas en redes, surgió el movimiento “Yo te creo Vzla”, que plantea una respuesta frente al abandono de las instituciones a las víctimas de acoso, abuso y agresión sexual. Este movimiento se enfrenta a un obstáculo mayor: el retardo procesal y la impunidad del sistema judicial venezolano

Por: Génesis Carrero | Catherine Medina Marys | Glorimar Fernández

Todas lo sabían y lo callaron, compartían la desgracia del mismo victimario y sufrían en silencio y por separado hasta que una decidió alzar la voz y su valentía se hizo tan viral como la pandemia que nos aqueja desde marzo de 2020 en Venezuela.

Tantas voces se convirtieron en un movimiento: Yo te creo Venezuela y, en ocho días, 565 mujeres y hombres se pusieron en contacto para enviar sus historias de acoso y abuso sexual. De este grupo, 86 solicitaron ayuda psicológica, 26 pidieron ayuda legal, y las 453 restantes solo solicitaron “ser escuchadas”.

Ser escuchadas es la premisa de las mujeres que usaron las redes sociales para exponer el abuso, el acoso, las violaciones físicas o psicológicas y las vejaciones de las que han sido víctimas antes y ahora por figuras de la esfera pública. Delitos que están dentro de las 19 formas de violencia tipificadas en la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia, una norma novedosa para 2007 que hoy intenta surfear de desinstitucionalización y la falta de preparación del personal que debe poner en práctica su mandato.

Las sanciones a partir de los delitos que establece esta ley van desde los 6 y hasta 18 meses de cárcel en casos de acoso u hostigamiento y de 15 a 20 años cuando se trata de actos como violaciones y sus agravantes que sea cometida por un familiar o por una figura de jerarquía. La ley establece también que no solo es la sanción penal por el delito, sino la reparación e indemnización de las víctimas y sus sobrevivientes. Pero en Venezuela estos delitos prescriben.

Especialistas y activistas coinciden en que las denuncias y la fuerza de la lucha parten de la impunidad y la falta de acompañamiento del Estado en un tema trascendental para cualquier sociedad: el bienestar de sus mujeres en una Nación en la que esta norma y la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, son las únicas armas para encarar esta lucha contra el patriarcado y la cultura machista.

“Las instituciones están, tu sabes que hay una sede a la que puedes ir y colocar la denuncia, ahora la situación de la pandemia y lo que sucede con las instituciones limita que esa atención sea rápida, oportuna y de calidad”, destaca Angeyeimar Gil, Investigadora y defensora de Derechos Humanos de la Red por los Derechos Humanos de los Niños, Niñas y Adolescentes (Redhnna).

Para Gil, la exposición de una denuncia no solo hace parte de un proceso de reparación de la víctima, sino de su sanación real y completa.


DURANTE SUS PRIMEROS OCHO DÍAS, EL MOVIMIENTO YO TE CREO VZLA RECIBIÓ 565  DENUNCIAS DE MUJERES Y HOMBRES, VÍCTIMAS DE ACOSO Y ABUSO SEXUAL


Ni sola, ni mal acompañada

El movimiento Yo te creo Vzla se dio a conocer con un comunicado emitido el 27 de abril, a raíz del efecto “bola de nieve” ocasionado por las primeras denunciantes en redes. “Nosotras, las mujeres venezolanas miembros del gremio artístico, de la prensa y comunicaciones, nos levantamos hoy contra del acoso sexual. Los derechos de las mujeres son derechos humanos y nos negamos a que los asuntos de género sigan siendo postergados de la agenda pública”, se lee en la carta firmada por 76 mujeres.

Nina Rancel, vocera de Yo te creo Vza, explicó que nacen “como respuesta frente al abandono sistemático de las instituciones a las víctimas de acoso, abuso y agresión sexual”. Entre sus objetivos, figuran la creación de una base de datos donde se registren cifras e información de víctimas y testimonios de casos dentro del gremio, canalizar estos casos hacia organizaciones no gubernamentales para el acompañamiento psicológico y legal de las víctimas, crear campañas de concientización con enfoque de género, además de la organización de un concierto y/o evento masivo para visibilizar y crear conciencia sobre la situación.

El movimiento posee una alianza con la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa), que cuenta con una línea de apoyo psicológico. En sus redes, también comparten los números de emergencia al que las víctimas puedan llamar en Venezuela, México, Colombia, Chile, Perú, Estados Unidos, España y Argentina.

Al respecto, Angeyeimar Gil destaca el trabajo de las organizaciones de la sociedad civil para acompañar a las víctimas en su proceso de denuncias, para brindarles asesoría emocional y mantenerlas seguras en el camino a la denuncia. Estas organizaciones han creado protocolos, mecanismos de acompañamiento como los implementados por Avesa, otros grupos que hacen prevención, sensibilización y acompañamiento; a los que hoy se suma el movimiento emergente Yo Te Creo Vzla.


SER ESCUCHADAS ES LA PREMISA DE LAS MUJERES QUE USARON LAS REDES SOCIALES PARA EXPONER EL ABUSO, EL ACOSO, LAS VIOLACIONES FÍSICAS O PSICOLÓGICAS Y LAS VEJACIONES DE LAS QUE HAN SIDO VÍCTIMAS ANTES Y AHORA POR FIGURAS DE LA ESFERA PÚBLICA


La raíz del movimiento

¿Qué lleva a una víctima a exponer lo que vivió hace cinco años o más? Nina Rancel atribuye este hecho a una ola iniciada, por supuesto, por las primeras que denunciaron y recopilaron información contra el músico Alejandro Sojo y su colaborador, Murachi Palomo.“Admiro la valentía de estas mujeres y hombres que se atreven a compartir estas experiencias, traumatismos y tristezas porque han visto la reacción de apoyo en redes sociales”, explica.

Pero, aunque la primera reacción de los internautas sea demostrarle su apoyo a la víctima, no son pocas las personas que las señalan de fabricar testimonios para “dañar” la reputación de personas inocentes.

De hecho, internautas critican y señalan que movimientos como el #MeToo estadounidense se prestan como vehículo para venganzas personales. Sin embargo, este reclamo no tiene base.

Según el medio español La Vanguardia, entre 2009 y 2019, se registraron en los Juzgados de Violencia sobre la mujer en ese país 1.557.190 denuncias, de las cuales solo 121 resultaron ser falsas. En 2020, de 168.057 denuncias recibidas, sólo siete eran fraudulentas.

Otro factor a considerar es la impunidad. En México, por ejemplo, entre 2014 y 2018 casi 145.000 víctimas denunciaron a sus agresores por presuntas violaciones y abusos sexuales ante el Ministerio Público. Sin embargo, cinco de cada 100 de esos casos avanzaron hasta llegar a una sentencia.

En el caso venezolano, Rancel explica lo importante que es creerle a la víctima. “No todo el mundo quiere ser famoso. No todo el mundo está obsesionado con ser una Kardashian, o con obtener likes. Hay maneras más fáciles y menos traumáticas de hacerse famoso. Ninguna mujer abusada se sometería al escarnio y la crueldad de las redes sociales sin estar convencida de la importancia de contar una historia tan triste, sobre abuso y violencia de género”, afirma.


Ninguna mujer abusada se sometería al escarnio y la crueldad de las redes sociales sin estar convencida de la importancia de contar una historia tan triste, sobre abuso y violencia de género

Nina Rancel, vocera de Yo te creo Vza

Impunidad, piedra de tranca

A juicio de Victoria Romero, directora de la Organización Método Wom, la impunidad representa hoy en día un obstáculo para las mujeres víctimas de la violencia que toman la decisión de denunciar.

La también abogada explicó que, a pesar de la lucha que ejercen instituciones como la que representa, para que la justicia llegue a todos los casos, “existen barreras estructurales que no nos corresponde manifestar a nosotras, pero que sí deben ser atendidas para que todos estos procedimientos sean lineales”.

Manifestó que “si el proceso no es justo o se irrespeta el debido proceso, existe retardo procesal. Hay jueces que no son imparciales, o funcionarios que no están sensibilizados y que, en vez de hacer un acto de empoderamiento, podría convertirse en un acto que revictimiza”.

A pesar de que la impunidad se encuentra latente en todos los procedimientos penales que se llevan a cabo en el país, Romero opinó que la denuncia sirve como herramienta de empoderamiento para la víctima, ya que con esta acción se rompe el silencio.
“Con la denuncia la víctima está manifestando jurídicamente qué fue lo que pasó, lo que la hará sentir un respiro porque a pesar de que existan altos índices de impunidad siempre habrá la esperanza de que la justicia llegará”, explicó.

Sin embargo, Gil indica que aunque el Código Penal venezolano establece que es necesaria la presentación de una denuncia para abrir una investigación, hay excepción en los casos en los que se puede actuar de oficio y una de estas situaciones es que la acusación o el presunto delito implique un hecho de conmoción nacional y tenga inmerso como victimarios a funcionarios públicos, tal como lo expone el artículo 397 del Código Penal.

La directora de Método Wom, también explicó que existen mujeres que optan por acudir a las diferentes organizaciones que velan por sus derechos antes de ir a denunciar para sentirse protegidas en un círculo de sobrevivientes. Romero hizo énfasis en que la viralización de sus casos por redes sociales se traduce a una respuesta a la desconfianza que tienen hacia la justicia en el país.


LA IMPUNIDAD REPRESENTA HOY EN DÍA UN OBSTÁCULO PARA LAS MUJERES VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA QUE TOMAN LA DECISIÓN DE DENUNCIAR


¿Cómo y a quién acudir?
El Método Wom posee un formulario especialmente diseñado para denunciar casos de acoso sexual en espacios públicos. El movimiento Yo te creo Vzla posee una alianza con la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa), que posee una línea de atención psicológica gratuita y a la que se puede acceder llamando a los números (0424) 165 9742 y (0212) 414 5114.
El Ministerio de la Mujer también permite que las víctimas de violencia denuncien a sus agresores llamando al 0800-mujeres (0800 685 3737)

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.