A pesar de que el Gobierno nacional anunció que los muchachos de Chamba Juvenil ocuparían las vacantes educativas, solo 16.000 jóvenes atendieron el llamado, lo que es calificado como un fracaso por los dirigentes magisteriales

.

Por Pola del Guidice y Rosanna Battistelli

Con los zapatos rotos Eugenia va a su lugar de trabajo. Así, literal. Antes le daba pena; sin embargo, su precaria situación económica es la misma que enfrentan sus compañeros de labores. También es igual a la crisis que afecta el bolsillo de todos los venezolanos. Y es que estudiados o no, la pobreza toca la puerta de casi todos los pobladores de la nación que libertó Simón Bolívar.

Eugenia es maestra en un colegio que depende de la Gobernación del estado Bolivariano de Miranda. La institución está ubicada en una zona rural del municipio Lander en los Valles del Tuy. Lo alejado que está del centro de la ciudad y lo intrincado de la vía complican el acceso hasta el plantel; no obstante, en Eugenia prevalece la vocación de servicio y, a pesar de las adversidades, cumple a diario con su labor.


Los maestros han cruzado la frontera o se dedican a labores distintas del proceso de enseñanza por el bajo sueldo con el que son remunerados


“La mayoría de mis compañeros ha emigrado, porque el sueldo que percibimos apenas nos alcanza para comprar dos productos de la cesta básica y así no se puede vivir. Es duro verle la cara al hambre, sobre todo cuando te acuestas con el estómago vacío, pensando que al día siguiente tampoco tienes qué desayunar”, confesó la docente.

Si comprar comida es cuesta arriba para Eugenia, vestirse lo es mucho más. De hecho, no compra ropa desde hace año y medio, cuando se estrenó una camisa que consiguió en un remate, y ni hablar de disfrutar de unas vacaciones, aunque sea para el litoral central, que le queda relativamente cerca. Todo eso quedó en el pasado.

“Antes uno podía desayunar y almorzar en la calle. Echarse un viajecito para la playa o ir al cine los fines de semana, pero ahora es imposible, sencillamente porque estamos empobrecidos. Esto es triste, porque a mis 45 años no es fácil empezar de cero en otro país y menos con un hijo de 12 años para quien soy padre y madre”, contó.


«En todo el país los educadores devengamos sueldos de hambre. Por eso hemos preparado una serie de acciones para que los gobernantes nos escuchen«

Presidente de Sitraenseñanza en el estado Miranda, Oswaldo Pantoja,

Al igual que Eugenia, Margarita Colmenares ha visto de cerca la cara de la pobreza, a pesar de que es docente VI, la máxima escala del tabulador, con 24 años de servicio en un colegio subsidiado de la Asociación Venezolana de Educación Católica (Avec).

Colmenares gana mensualmente unos siete dólares, de acuerdo con la tasa de cambio del Banco Central de Venezuela. Ese monto incluye primas de profesionalización y antigüedad, es decir, que su sueldo no llega a 155.000 bolívares. “Apenas me alcanza para comprar un kilo de carne y medio cartón de huevo quincenal. Por lo bajo de ese monto no puedo pagar el frasco de insulina del cual depende mi vida”, dijo la docente, quien es paciente diabético desde hace 18 años.

En el mes de octubre los educadores de todo el país radicalizarán sus acciones de protesta
| Rosanna Battistelli

Salario arropado por la inflación

Los educadores del estado Miranda, dependientes tanto de la Gobernación como del Ministerio del Poder Popular para la Educación, comenzaron el año académico 2019-2020 con protestas para demandar un salario acorde con la cesta básica y al pago de las reivindicaciones pendientes contempladas en la contratación colectiva.

Una integrante del equipo de representantes de Sitraenseñanza, Dilia Pérez, indicó que lo adeudado a los maestros por el Gobierno regional está por el orden de 322%. “Los docentes tenemos un sueldo pírrico, que no alcanza ni siquiera para cubrir el traslado a nuestro sitio de trabajo, pues la inflación arropó por completo nuestro salario. No tenemos calidad de vida y, simplemente, somos más pobres cada día”, sentenció.


Una integrante del equipo de representantes de Sitraenseñanza, Dilia Pérez, indicó que lo adeudado a los maestros por el Gobierno regional está por el orden de 322%


El presidente de Sitraenseñanza en el estado Miranda, Oswaldo Pantoja, explicó que el conflicto magisterial no es solo en esta entidad, sino nacionalmente. “En todo el país los educadores devengamos sueldos de hambre; por eso hemos preparado una serie de acciones para que los gobernantes nos escuchen, porque no es posible que un educador, después de haber estudiado y tener la tarea de preparar a quienes serán los hombres de mañana, devengue un sueldo que no le alcance para comer”, dijo.

En opinión del dirigente sindical, los maestros han cruzado la frontera o se dedican a labores distintas del proceso de enseñanza por el bajo sueldo con el que son remunerados, y alertó que hasta el momento 100.000 docentes se han apartado del sistema educativo.

Una “chamba” que fracasó…

Pantoja se refirió a la amenaza del Gobierno nacional de sustituir a los docentes con los jóvenes que integran el programa Chamba juvenil. “Que digan la verdad, que menos de 16.000 jóvenes atendieron el llamado a ese propuesta, que sencillamente fracasó porque ese número de aspirantes no alcanza para llenar las aulas de clases. La realidad es que los mismos muchachos se niegan a ir a trabajar por ese salario, y mientras tanto, la crisis se agudiza por la irresponsabilidad de los gobernantes”, señaló.

El vocero gremial calificó de grave lo que está sucediendo con la educación, a propósito de que en muchos liceos hay cátedras sin profesores y así transcurre todo el año escolar. “Los profesionales no quieren dar clases, porque ganan más cumpliendo otras labores o en otro país. La situación es preocupante, ya que hay una parte de la formación que el alumno no está recibiendo y la educación es fundamental para que cualquier país salga adelante”, añadió.

Asimismo, el dirigente sindical anunció que bajo el lema “Salvemos la educación”, los docentes iniciarán los diagnósticos de cada escuela y adelantó que 85% de las instituciones del estado Miranda no tiene baños operativos.

“Los educadores estamos en conflicto; por ello nos mantendremos en asambleas permanentes y profundizando las acciones de calle, porque no podemos seguir viviendo con sueldos miserables”, sentenció.

Por su parte, María Eugenia Niño, directivo de Sitraenseñanaza en Altos Mirandinos, indicó que aunque el paro nacional indefinido es la última acción prevista, no se descarta, y acotó que el 10 de octubre es el primer cese de actividades, por 24 horas, en todo el ámbito nacional.

El Pitazo consultó a directivos de planteles de Miranda sobre la incorporación de jóvenes del programa Chamba Juvenil a las aulas y revelaron, bajo el anonimato, que los puestos vacantes, bien sea porque los titulares están de reposo o renunciaron, están siendo ocupados por bachilleres. Pero dijeron desconocer si pertenecen al mencionado programa.

Los educadores se mantienen en asambleas permanentes por un sueldo digno
| Rosanna Battistelli

Enterrados en cajas Clap luego de morir

De acuerdo con el tabulador salarial del gremio docente nacional, actualizado por última vez en abril de este 2019, el bachiller no docente, con 53,33 horas semanales de clases, devenga un salario mensual de 65.806,29 bolívares, mientras que un educador graduado universitario, en la escala docente 1, suma 96.000 bolívares mensuales. Aun cuando en el mes de abril los maestros recibieron un incremento de 122% del salario, la hiperinflación devaluó ese aumento antes de cobrarlo por primera vez.


En muchos liceos hay cátedras sin profesores y así transcurre todo el año escolar


Sumado a ello, el beneficio de Hospitalización Cirugía y Maternidad (HCM) tiene una cobertura de solo 150 bolívares anuales. “Tenemos compañeros que están muriendo de hambre. Hemos tenido noticia de docentes que recogen basura junto a indigentes para alimentarse y de otros que están en situación grave por ser enfermos renales y crónicos”, indicó Pantoja.

Denunció además casos de maestros que han sido enterrados en cajas de cartón. “Los están sepultando en las cajas Clap, porque sus deudos no cuentan con dinero para pagar una urna”, lamentó.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.