Falta de efectivo en bancos afecta a indígenas de Amazonas

La situación es más grave en Puerto Ayacucho, donde los habitantes de las comunidades reciben sus pagos fraccionados

372
| Fotos Mickey Véliz

Puerto Ayacucho.- El tema de la falta de efectivo en las diferentes sucursales bancarias de Puerto Ayacucho se mantiene como uno de los principales problemas que afectan a los residentes. Los vecinos de las comunidades pasan trabajo al trasladarse hasta el centro de la ciudad un día antes para hacer la cola y recibir una cantidad que no alcanza para comprar sus alimentos.

Asimismo este problema le ha generado dificultades a los productores indígenas, que se trasladan con sus rubros (yuca, piña, casabe y mañoco, principalmente) para la venta a la capital amazonense. Como el transporte se cancela en efectivo y a precios excesivos, la odisea se les presenta al retornar a sus comunidades, cuando no reúnen efectivo suficiente porque la población ha optado por pagar sus compras por puntos de venta.


LEE TAMBIÉN: 
INDÍGENAS DENUNCIAN FALTA DE GOBIERNO EN LA COMUNIDAD COROMOTO DE AMAZONAS

Rafael Gutiérrez, de la comunidad Limón de Parhueña en el eje carretero norte, puntualizó que “lo del efectivo se ha convertido en una gran necesidad”. Destacó que, adicionalmente, los billetes que aceptan los conductores de la unidades de transporte son de alta denominación.

“No hay efectivo; a los que vendemos casabe, mañoco y otros productos nos afecta mucho. La gente ya no está comprando en efectivo, solo con sus tarjetas, aunque salga más caro. No es porque no quieran, sino porque no hay billetes. Los revendedores que tienen punto aprovechan y cobran el doble. Lo que da el banco no nos alcanza para pagar el pasaje. Nos sabemos qué hacer porque el transporte para llegar al centro nos cobra carísimo y en efectivo”, dio a conocer este ciudadano de la etnia curripaco.

Asimismo, Eleidy Marcano, de Agua Blanca en el eje sur, comentó que es un gran problema lo del efectivo. En sus declaraciones ofrecidas a El Pitazo, afirmó que “para llegar al centro lo más difícil es el transporte, por la especulación al precio del pasaje al que nos tienen sometidos, porque están cobrando 3 mil bolívares”. Sostuvo que todas las sucursales financieras están dando solo 6 mil bolívares.

“En la comunidad todo es costoso; por eso ahorramos el poco efectivo que nos llega para ir al centro a comprar comida. El principal obstáculo es el transporte. Los autobuses del gobierno, que son los más baratos, ya no transitan por esta vía con regularidad. Le pedimos al gobernador y al alcalde que nos ayuden; es grave que no contemos con suficientes billetes en los bancos para poder cubrir nuestras necesidades. Los indígenas somos lo que más sufrimos por esto”, destacó.

Limitaciones al máximo

Amazonas es una región que está dividida geográficamente en siete municipios. Sólo Atures, como jurisdicción capital, es el que cuenta con seis sucursales bancarias, entre públicas y privadas: Venezuela, del Tesoro, Bicentenario, Caroní, Provincial y Banesco. Esto obliga a los indígenas que residen en el interior amazonense a viajar a Puerto Ayacucho para efectuar transacciones bancarias. Los más afectados son los adultos mayores cuando van a cobrar la pensión del seguro social.

Los bancos se rigen en la atención al público de acuerdo con el terminal del número de cédula y establecen montos máximos de retiro, que no superan los 10 mil bolívares soberanos. Esta situación, aunada a la hiperinflación, ha generado que cada vez más personas se radiquen en la capital de la entidad dedicándose a la economía informal, trabajo que predomina en la busca del efectivo.

Efectivo “de oro”

En Puerto Ayacucho, tener dinero en efectivo “es como como tener una barra de oro en las manos”. En los comercios, los productos son más baratos si se paga en efectivo, pues hasta en locales estables hay dualidad de precios. Por este motivo, los consumidores piden la intervención de los organismos gubernamentales.

DÉJANOS TU COMENTARIO