Escasez de agua obliga a desafiar la cuarentena por COVID-19 en Venezuela

Una comisión de la legítima Asamblea Nacional, encabezada por el presidente encargado, Juan Guaidó, dijo citando datos de la encuesta nacional de servicios públicos, que cerca del 80% de los hogares en Venezuela no cuenta con agua potable de forma regular. Esta situación potencia el contagio por COVID-19

275
Personas haciendo fila para abastecerse de agua mediante una cisterna, en el centro de Caracas. | Foto: EFE

Caracas.- Al venezolano Pedro Marrero una hernia le causa dolor cada vez que levanta peso, y la reciente cuarentena que decretó el cuestionado Gobierno venezolano para frenar los contagios por COVID-19 le impide, en el papel, salir de casa a menos que sea un trabajador sanitario o de sectores prioritarios para la economía.

Pero el pasado jueves 19 de marzo, el obrero de 53 años desafió los dolores y las prohibiciones y salió de Petare en una desesperada búsqueda de agua, servicio que no recibe por los grifos de su casa desde hace mucho.

Una pareja de adultos mayores cargando botellas y tobos después de abastecerse de agua el jueves 19 de marzo, en el barrio de Petare, en Caracas. | Foto: EFE

«El Gobierno está diciendo que hay que lavarse las manos constantemente, pero, ¿cómo nos bañamos?, ¿cómo nos lavamos las manos si no tenemos agua?», dijo Marrero a EFE desde una calle de Petare, donde la cuarentena no se cumple con rigurosidad.

LEE TAMBIÉN

PARAGUANEROS CARGAN AGUA DE TOMAS CLANDESTINAS PESE AL LLAMADO A CUARENTENA

El hombre trasladaba dos grandes bidones en un vehículo y esperaba tener suerte, lo que se traduce en hallar agua en alguna veta o cisterna sin tener que abandonar el barrio caraqueño.

«Tengo que estar cargando agua, caleteando agua todos los días, porque no tengo agua ni siquiera para cocinar», insiste.

Contagios sin muertes

El gobierno de Nicolás Maduro decretó a inicios de semana una «cuarentena social» para hacer frente a la enfermedad por coronavirus, que ya padecen 42 personas en el país, de acuerdo con el último reporte oficial.

El número es elevado para el maltrecho sistema sanitario de Venezuela, que atraviesa su propia crisis desde hace décadas, pero es bajo en comparación con los de naciones como Italia o España, donde hay miles de contagiados y cientos de muertos por COVID-19.

LEE TAMBIÉN

VECINOS DE LOS TEQUES ROMPIERON LA CUARENTENA PARA PROTESTAR CONTRA HIDROCAPITAL

Además, Nicolás Maduro suspendió las jornadas laborales y escolares e hizo obligatorio el uso de mascarillas para ingresar a farmacias y supermercados, los únicos comercios con permisos para operar.

«No podemos estar en cuarentena»

A varios kilómetros de Petare, en el barrio Los Mecedores, en el oeste de Caracas, una veintena de personas hacía fila el 19 de marzo frente a una veta de agua conocida como «la filtración».

Personas llenando recipientes de agua en un punto conocido como «La filtración», en Caracas. | Foto: EFE

El agua mana sin descanso, pero también sin la certeza de que sea apta para el consumo humano. Nadie sabe por qué brota aquí y no sale por los grifos de las humildes viviendas de Los Mecedores.

Una mujer cargando pimpinas con agua, en el centro de Caracas. | Foto: EFE

Solo se conoce que la veta se hizo pública cuando se paralizaron las obras de un túnel que conectará esta región del oeste capitalino con el estado de La Guaira, donde están los balnearios favoritos de los caraqueños.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | CÓMO ALIMENTARTE DURANTE LA CUARENTENA POR CORONAVIRUS

«No podemos estar en cuarentena en la casa si tenemos que abastecernos con el agua, la comida. Es difícil», dijo a EFE en «la filtración» un joven que prefirió no identificarse.

Una mujer cargando tobos luego de abastecerse de agua el pasado jueves 19 de marzo, en Petare. | Foto: EFE

Compartiendo la buena suerte

Cerca de él, Piedad Pérez prestaba una manguera para ayudar a sus vecinos a obtener agua.

Dos mujeres llenan recipientes de agua en un punto conocido como «La filtración», en Caracas. | Foto: EFE

Ella tampoco sabe de dónde sale el agua que fluye por las tuberías de su casa cada jueves —único día de la semana que esto ocurre—, ni por qué ella sí disfruta del servicio mientras sus vecinos no. Pero la mujer de 56 años comparte su buena suerte y surte a sus secos vecinos, que llevan años sin ver caer agua por los grifos de sus viviendas.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | EN QUÉ SE DIFERENCIAN EL AISLAMIENTO, LA CUARENTENA Y DISTANCIAMIENTO SOCIAL

«Trato de ayudar; yo saco un chorro de mi casa y se lo pongo a ellos. Y ellos vienen todos los jueves», dijo Pérez a EFE desde el mismo sitio donde, con el aporte del agua que sale casi de forma mágica por sus tuberías, regenta un lavadero de autos.

Sin distinción de clases

Al igual que Marrero en Petare, cientos de residentes del acomodado barrio de Chacao, en el este de Caracas, desafiaron la cuarentena para abastecerse de agua.

La Alcaldía local dispuso de cisternas y los residentes, que hace años enfrentan severas limitaciones en el suministro de agua pese al renombre del barrio, hicieron largas filas para llenar bidones.

«Hay zonas en Venezuela que pasan dos meses sin agua», dijo a periodistas la diputada Nora Bracho. «Además, el agua que llega es cruda, es decir, sin potabilizar», añadió Bracho.

LEE TAMBIÉN

EN LOS BLOQUES DE LA VEGA TIENEN MÁS DE 16 DÍAS SIN AGUA

El suministro del recurso hídrico ha sido por años uno de los principales problemas de la capital venezolana, que necesita de 21 metros cúbicos por segundo para cubrir su demanda, de acuerdo a estudios de la ONG Ciudadanía en Acción, pero solo recibe 9.

«La falta de higiene potencia el contagio por COVID-19», dijo a EFE el director de esta ONG, Edison Arciniega, al resaltar la necesidad de surtir de agua a la población para atacar de forma efectiva al nuevo coronavirus.

Lee más información sobre la prevención del coronavirus haciendo clic aquí

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO