28.6 C
Caracas
viernes, 7 agosto, 2020

Artesanos de Carabobo afirman que les pega duro la situación país

En el occidente carabobeño atrás quedaron los años de bonanza para los que se dedican a estos oficios. Actualmente, la mayoría ha cambiado sus herramientas por trabajos que les sirvan para llevar comida a sus hogares V

-

Bejuma.- Los pueblos del eje occidental de Carabobo son conocidos, entre otras cosas, por sus artistas plásticos, tallistas y artesanos, quienes desde hace unos tres años aproximadamente han venido sufriendo los embates de la situación del país.

Para esta temporada decembrina, las aldeas artesanales Don Viviano Vargas, ubicada en el municipio Bejuma, y la de Portachuelo, en Montalbán, así como la parroquia Canoabo, tierra de tallistas, se llenaban de turistas de Carabobo y de otros estados. En estas localidades adquirían las piezas que fabricaban los artesanos para regalar o decorar sus casas.

LEE TAMBIÉN

Delta Amacuro: niña de nueve años se dedica a la costura para ayudar a su abuela

Atrás quedaron los años de bonanza para estos trabajadores, comentó Dilia Márquez, quien teje y hace muñecas de trapo. Relató con añoranza que, cuando fue inaugurada la Aldea Don Viviano Vargas, hace nueve años, albergaba a 45 artesanos. Hoy sólo quedan 12.

Márquez contó que la mayoría de sus compañeros fueron entregando los locales, al notar que las ventas mermaban considerablemente y ya no les daba para sustentarse. «Las ventas han disminuido en 70 %. A veces pasan dos y tres meses sin que vendamos nada”, indicó.

La Aldea Artesanal de Portachuelo generalmente está cerrada | Foto Paula Andrea Bauer

Sonia Ruiz, quien hace manualidades con material reciclable, asegura que ha sobrevivido a duras penas con la pensión y los bonos del Gobierno. «Ya ni recuerdo cuándo fue mi última venta, pero aquí estamos y seguiremos”, dijo con fe.

Las entrevistadas contaron que muchos de sus compañeros se han ido del país, o dedicarse a hacer otras cosas, como limpiar casas de familia o salir a la calle a ofrecer sus trabajos. También señalaron que los tallistas de Canoabo han terminado por “agarrar monte”, es decir, dedicarse a la agricultura.

- Advertisement -

La aldea de Portachuelo, que fue construida en 2006, durante el primer periodo del entonces alcalde Tulio Salvatierra, en ocasiones se activa con un par de artesanos. En dos oportunidades el equipo de El Pitazo acudió al lugar, pero estaba cerrado.

Martín Sánchez, director de Desarrollo Social de la Alcaldía de Montalbán, señaló al respecto que de 29 locales solo seis estarían ocupados. Según Sánchez, desde la gestión pasada empezó la migración de los artesanos. «La economía los golpeó, vieron mermada las ventas. Los años 2017 y 2018 fueron fatales, la gente empezó a priorizar y ellos producen productos ornamentales que no son de primera necesidad”, explicó.

Los artesanos que permanecen activos tienen fe de que llegaran tiempos mejores | Foto Paula Andrea Bauer

Para estos trabajadores el apoyo gubernamental es fundamental para rescatar estos espacios. Piden más difusión de lo que hacen para atraer nuevamente a turistas y compradores. Aseguran estar dispuestos a seguir produciendo con sus manos, «con la esperanza de que algún día vuelvan los buenos tiempos».

¿Qué tan útil fue esta publicación?