26.8 C
Caracas
domingo, 22 mayo, 2022

Toque de Diana | Se avecina una derrota y un triunfo

-

Después de un atardecer como el que tuvimos ayer, lleno de cirros, ¿no lo vieron? Si no lo vieron, pueden ver en mi instagram @dianacaroruiz, lo que fue el cielo de Caracas, y me dicen que también el cielo de Valencia, de Yaracuy y de Maracay y, quien sabe, si acaso fue un regalo para todo el país. Después de esa tarde de ayer, plena de cirros que, según investigamos, bajo la forma que tenían ayer se conocen como cirrus fibratus, copetes ensortijados de nubes compuestas en un gran porcentaje por cristales de hielo que, generalmente, vienen de una tormenta o pueden estar anunciando otra o sencillamente son el anuncio de que ahora viene buen tiempo. Después de ese cielo de ayer, hoy no amanecen cantando los pajaritos sino que lo que se escucha en eco es esto:

meta_value

Esos cornetazos fueron ayer en Cúcuta y su sonido a lo lejos en Ureña el sonido de la alegría. ¿Y cómo no podría serlo en medio de tanta agonía, tanta hambre, miseria, enfermedades sin tratamiento, éxodo y carestía? Pasadas las tres de la tarde llegó una primera parte de la ayuda humanitaria al país vecino después de días y horas de hermetismo absoluto por parte de los competentes en el tema.

Comida, insumos médicos y medicinas. 50 toneladas de posibilidades de comer hoy, de comenzar a recuperarse de una terrible enfermedad y comenzar a pensar de nuevo en qué nos regala el simple hecho de tener vida.

El bloqueo en el puente Tienditas continúa. Ahí muy probablemente habrá que decir «no hay tu Tía». Por eso muchos ayer le nombraron la madre a los responsables de lo que para la mayoría es una injusticia, un crimen, un acto ingnominioso y vil.

Por supuesto que del otro lado, del otro lado de los tres containers gigantescos. Mucho más hacia allá, hacia el pueblo, la gente comenzó a reunirse. Es un hecho. ¿Cómo ser indiferente?

Caída la tarde de cirros, los efectivos de la Fuerza Armada recibieron más refuerzos. Circulaban por las calles en motos, en camionetas, armados. Quién sabe si además preocupados porque también tendrán necesitada y urgida de comida y medicinas. El recibimiento de la gente a esos militares fue este:

meta_value

Claro, hay también que pensar en lo siguiente. ¿Y si los camiones lo que traen dentro son Marines en vez de harina de trigo o de maíz? ¿O si la harina no es harina sino un polvo con un poder semejante al de la burundanga capaz de subyugar la voluntad de cualquiera frente a otro?

¿Y si acaso dentro de esos camiones de carga no hay nada sino que, llegado el momento, los veremos transformarse en gigantescos robots como BumbleBee? Disculpen… es inevitable, son las típicas referencias de una mamá o un papá condenado por sus hijos en casa a ver únicamente películas infantiles.

Paralelamente Maduro escribe una carta. La escribió y la firmó. Se trata de una carta en la que pide por la paz de Venezuela (si, por la paz cuando diferentes ONG dan cuenta de más de 40 asesinatos en las manifestaciones recientes). En la carta también solicita que el Gobierno de Donald Trump, saque sus «manos» de Venezuela.

No obstante ayer llegaron refuerzos del Ejército y de la Guardia Nacional a Ureña y no fueron cargados de Nardos ni flores de Belén. La orden de que se mantengan allí armados hasta los dientes está sustentada en el miedo de que se repita la historia de Nicaragua.

Paralelamente, y aunque se esperaba otra cosa, Uruguay, que fue junto a México y el Caricom promotor de crear las condiciones para un diálogo sin mencionar la posibilidad de ir a unas elecciones, ayer se desmarcó de este grupo y suscribió el documento. Resulta que dio la primera reunión del Grupo Internacional de Contacto que lidera la alta representante de la UE Federica Mogherini.

Ese cielo pleno de cirros como escuadrones dispuestos para la reconstrucción del país nos deslumbra la vista a pocos días de la Batalla de la Victoria. José Félix Ribas y Vicente Campo Elías al frente para dejar a José Tomás Boves detrás.

Se avecina una derrota. Un triunfo también.

Cuente los cirros, si tiene tiempo. La suma total nos dice quién es quién.

meta_value

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a