25.1 C
Caracas
jueves, 29 febrero, 2024

Toque de Diana | Las pruebas de fuego son para los grandes

-

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos consideró este miércoles que Maduro se enfrenta a una «prueba de fuego» ante el regreso del líder opositor Juan Guaidó, quien ha sido reconocido como jefe de Estado por más de medio centenar de naciones.

«Sin duda hay preocupación; yo creo que va a ser una prueba de fuego, porque el Gobierno ha anunciado que podría o habrían promovido acciones judiciales contra Guaidó», fue lo que dijo el comisionado Francisco José Eguiguren, relator de Venezuela en el organismo interamericano.

La declaración de Eguiguren nos suena a historia épica. Y está bien. Lo que pasa es que quizás, en este caso, Eguiguren se equivocó de fórmula discursiva porque es que…

Prueba de fuego… prueba de fuego es una frase que no le ajusta sino a un hombre que, tras enfrentar innumerables obstáculos como la persecución de los cuerpos de seguridad adoctrinados de un paraestado, se ha mantenido firme; un hombre que, vetado por los medios de comunicación convencionales amenazados de cierre, ha sabido convocar a multitudes a través de vías alternativas; un hombre que atravesando trochas y caminos desconocidos en zona fronteriza, donde lo más seguro es el secuestro o una balacera y el «yo no fui, yo no vi nada» de gente que tiene doble y hasta triple cédula; un hombre que, aun a pesar de ser señalado en su país como «prófugo de la justicia» se propone regresar para continuar haciendo lo que tiene como propósito aun bajo la amenaza de ser apresado por orden de un tribunal de justicia que no la imparte sino que la ultraja… un hombre que no es Maduro.

Maduro irrumpió en la oficialidad sin derecho a pruebas de fuego. Fue impuesto a dedo y queriendo ser su «padre político», perdió la oportunidad de gobernar como realmente lo merece el pueblo que lo padece.

Maduro solo ha tenido que enfrentar su propia torpeza o sus ganas frustradas de quedar retratado en la historia como héroe buscando desesperado la oportunidad de hacerse el mártir. Que no un mártir del imperio, sino un mártir de sí mismo.

Las pruebas de fuego son para los grandes. Maduro solo es alto, pero en realidad no tiene ni tendrá jamás la estatura si quiera de un símil de tanta envergadura.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a