22.9 C
Caracas
jueves, 26 mayo, 2022

Toque de Diana | Hagámonos más preguntas antes de concluir

-

A esta hora muchos hacen jirones a Lilian Tintori por haber llegado a España con su hija. Algunos de los pájaros azules más rapaces desmembran la noticia interpretándola como un acto canalla y cobarde, como un acto desleal, ironizando sobre si acaso se trata de una huida que contradice el tan mentado «vamos bien» de Guaidó y si además es un abandono desleal.

Y la verdad es que decir de forma categórica cómo vamos a estas alturas, cuando ya comenzó el segundo semestre del año, no es un diagnóstico sencillo. Por eso el mismo Guaidó habrá tenido que bajarle el volumen a una frase que llegó a movilizar incluso el riesgoso mercado inmobiliario, la vivienda de la gente, sacrificio de toda una vida y venido a menos en medio de la crisis del país.

Quizás seguimos buscando fórmulas sencillas para reinterpretar esto tan complejo que nos pasa a los venezolanos y que tiene por nombre fácil dictadura; y Lilian Tintori en España es vista como una respuesta «tipo» a tantas preguntas.

Quizás estamos siendo presas de una estrategia comunicacional de redes, de una campaña de desprestigio estructurada desde el sector al que más le conviene desprestigiar a su adversario. Quizás tampoco estamos viendo otros elementos.

Mil disculpas pero desconfiamos de los lugares comunes y las primeras lecturas en estas lides de la información y, en este país, los lugares comunes no son tan eficientes como muchas veces lo es en otras áreas de la vida la intuición. Hagámonos más preguntas antes de concluir.

Lilian Tintori burló una restricción de salida del país y además se sabe que no tenía pasaporte desde el año 2017 cuando fue despojada de este en el momento en que se disponía a salir de Venezuela para iniciar una gira internacional en calidad de defensora de los derechos humanos con la finalidad de abordar en varias naciones el tema de Venezuela.

Entonces ya se anticiparán muchos a decir que si no es cobardía pues quizás es que hay «negocios», que tiene un acuerdo con el régimen a cambio de abandonar la lucha y dejar el fastidio de Maduro vete ya. Pues quizás haya lugar para hacer otra lectura.

Después de más de un mes sin poder hacerlo, la prensa hoy pudo entrar de nuevo al Palacio Federal Legislativo para hacer su trabajo. Los diputados de la AN empeñosos se fajaron con la Guardia Nacional y estos los dejaron. ¿Nos van a decir que, independientemente de que sea nuestro deber y derecho y de que los legisladores popularmente electos hicieron un encomiable esfuerzo, los castrenses no pudieron haber impedido definitivamente el ingreso de los periodistas?

Desaparecieron los empujones y las bombas lacrimógenas de pronto. ¿Los uniformados fueron vencidos?

No desmeritamos el sacrificio que se hizo para garantizar la cobertura informativa por parte de la prensa independiente de todo lo que se debata en el legislativo y conforme a las garantías establecidas en nuestra constitución pero, si no nos olvidamos del secuestro de las instituciones del cual somos víctimas desde hace años pues aquí también tenemos que darle espacio a la duda.

¿No habrá sido esto otro una concesión? Y, en caso de que así sea, no lo veamos como una evidencia de complicidades sino como lo que podría ser una demostración de que algunos esfuerzos por avanzar en la transición ya van dando sus frutos.

El cese de la usurpación a lo mejor no es de tajo sino con disolvente, como cuando uno quiere cambiarse el color de la manicure y me disculpan la referencia de salón de belleza pero es que quizás a lo mejor y al final, lo que se quiere es que la cosa quede más bonita de lo que pudiera quedar con una intervención militar.

Algodón y acetona … después a volver a pintar.

meta_value

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a