28.2 C
Caracas
sábado, 21 mayo, 2022

Toque de Diana | Entrevista a Phil Gunson: Con la negociación habrá que hacer concesiones y va a doler

-

El mayor obstáculo para el cambio en el país es la no disposición del chavismo a perder el poder. No obstante, algunos sectores de la oposición también tiene su cuota de responsabilidad. ¿Parece obvio a estas alturas?. Ni tanto. No son pocos los que piensan todavía, en rojo y en azul, sin considerar los violetas, asegurando que el cambio en Venezuela no se ha dado solo porque a los rojos les viene de la patada después de dos décadas «relax» en el poder, como cómodo está Satán bien oculto en las minucias.

A inicios de una semana que se estrena con el cuarto encuentro de la oposición y el gobierno en Barbados, justo después de que la mesa para un diálogo se definiera como «permanente» (una palabra que no es ni por equivocación sinónimo de «eterna» o «infinita»), conviene revisar algunas cosas que, incluso, a estas alturas, ya parecen evidentes. Porque, insistimos, en lo obvio y desde sus detalles el Diablo nos observa.

Para desmenuzar un poco la compleja trama que se arma, entrevistamos a Phil Gunson, analista especializado en Venezuela y América Latina para el International Crisis Group quien, de entrada, asegura que la discreción que ha demandado Noruega para este proceso de negociación es vital pues afirma que las filtraciones de información solo genera presión sobre los negociadores haciendo mucho más difícil avanzar.

Con respecto a la posibilidad de que se decanten resultados gruesos de este cuarto encuentro, Gunson prefiere ser cauto. Sin embargo, dice que es muy buena señal el hecho de que ambas partes estén nuevamente en Barbados aún a pesar de que hubo un conato de abandonar el esfuerzo tras la detención de dos guardias de seguridad de Guaidó.

Es decir, el diálogo no es prescindible para ninguna de las dos partes. Las dos partes dependen por igual de él. Sin embargo, y además de la predisposición natural que pudiese existir en la opinión pública frente a este nuevo intento de dialogar (tras varios infructuosos), Gunson considera que plantear el encuentro como una oportunidad para vencer al oponente no es auspicioso.

En este sentido, Gunson considera vital que la gente en la calle comience a entender que deben haber concesiones de lado y lado y que esas concesiones van a doler. Tragar sapos y culebras con sorbos de agua y nariz tapada pues.

Para la oposición paladear sapos y culebras podría ser conceder cargos, quizás, aceptar la convivencia necesaria con el chavismo en puestos de línea estratégicos dentro de algunas instituciones o poderes públicos.

Y es que solo pensar en las dificultades que reporta la renovación estructural del CNE para realizar elecciones transparentes, el poder electoral venezolano, una «Matryoshka» burocrática político partidista donde salir de la muñeca más grande implica también salir de la que le sigue hasta llegar a la más pequeña en un esfuerzo infinito como para pedir «una ayudaíta», al más fiel estilo de María Bolívar, a muchos de los que actualmente ejercen funciones vitales allí. Y no porque la oposición no cuente con personas altamente capacitadas y con formación técnica y jurídica para meterle el pecho al monstruo, sino porque son 20 años de filigrana procedimental, logística y de estrategia que solo conocen quienes están dentro de sus fauces.

Pero para llegar a las elecciones el reto no está solamente en el cambio estructural del CNE. En días recientes ya hemos visto cómo se ha condenado desde las alas más radicales de lado y lado la posibilidad de que se materialice una justa presidencial. Al respecto Gunson también tiene una consideración que pasa por preguntarse ¿quién no quiere elecciones?. La respuesta, de nuevo, parece obvia, pero tan reveladora.

Oposición y gobierno parecieran estar esperando, entre otras cosas, que el otro termine de dividirse, justamente a partir de la promesa electoral, ese horizonte tentador al que algunos podrían aspirar llegar y otros no porque sencillamente candidato no es todo el mundo ni monedita de oro tampoco, porque algunos están lejos y no aquí, en territorio nacional. El caso del chavismo le asiste al análisis de Gunson.

Que el cese de la usurpación se mantenga como la prioridad es cada vez menos probable según el enfoque de Gunson. Sería conveniente un crossover en el discurso de Guaidó. Solo que hacerlo de forma cortés amenazaría con quitarle lo valiente frente a un sector de la oposición que aspira mantener intacta la hoja de ruta planteada a principios de 2019 con las elecciones al final y al que también conviene mantener de aliado. La unidad se precia caro.

Queda claro, según el analista especializado en temas de Venezuela y América Latina para el International Crisis Group, que son tiempos de romper esquemas para la oposición, para el Gobierno e, incluso, para los venezolanos en general. Las lecturas políticas a las que estábamos acostumbrados cada vez ajustan menos en un escenario tan complejo. Soltar las lecturas fáciles y preconcebidas, abrir la mente. Discernir además porque las etiquetas por palabras facilitan lecturas pero pueden confundir. El detalle. Ir más allá de lo evidente.

meta_value

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a