20 C
Caracas
sábado, 28 noviembre, 2020

El Tema del Día | Una paleta, la cama para los damnificados de El Limón

-

La madrugada del 12 de octubre despertó a gritos a Luis Eduardo Pérez y a su mamá. Tras la alarma de sus vecinos, notaron que el agua les llegaba a las rodillas. Su casa no resultó tan afectada como la de otros habitantes de la urbanización que lo perdieron todo, por lo que él y su mamá decidieron albergar a una familia de 8 integrantes, entre ellas una mujer embarazada.

Luis Eduardo tiene 26 años y vive en el sector La Esmeralda, al sur de Maracay, sector que junto a La Punta y Mata Redonda, han sufrido los estragos que desde la segunda semana de octubre han causado las lluvias en Maracay, estado Aragua. Es abogado de profesión, pero aprendió el oficio de la carpintería de su padre, un jubilado de Pdvsa, de quien heredó su taller.

LEE TAMBIÉN

VIDEOS | Fuertes lluvias causan otro desbordamiento de ríos en Turmero y El Limón

- Advertisement -

Tras ver que vecinos, en su mayoría de la tercera edad, tenían que dormir en colchonetas en el suelo, decidió comenzar a construir camas a partir de paletas; así nació #UnaPaletaUnaCama. Asegura que es sólo un granito de arena y una solución a corto plazo, por lo que hace un llamado a las autoridades y órganos competentes a atender la situación y ofrecer soluciones efectivas.

Mientras tanto, Luis Eduardo seguirá construyendo camas y espera que la solidaridad siga materializándose a través de donaciones que le permitan mantener esta iniciativa. Quienes tengan a bien colaborar con él, pueden contactarlo a través de su cuenta en Instagram: @carpema.ve.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado