26.5 C
Caracas
miércoles, 29 junio, 2022

El Tema Del Día | Cepaz: En Venezuela ocurre un femicidio cada 21 horas

En los primeros ocho días de mayo, el Observatorio Digital de Femicidios del Centro de Justicia y Paz (Cepaz) contabilizó un femicidio cada 21 horas en Venezuela

-

En los primeros ocho días de mayo, el Observatorio Digital de Femicidios del Centro de Justicia y Paz (Cepaz) contabilizó un femicidio cada 21 horas en Venezuela. En el reporte de los tres primeros meses de este año 2022, esta ONG determinó que cada 26 horas uno de estos asesinatos había ocurrido en el país. Es decir, la cifra lejos de bajar se incrementa.  

“Este no es un problema circunstancial. No son casos aislados. Se trata ya de una constante, una situación que no cesa y empeora cuando no se acciona a tiempo”. Así lo analiza Cristina Ciordia, coordinadora de Redes y Activismo de Cepaz.

La violencia de género, apunta Ciordia, incluye algunos hechos que no son un crimen, pero que igualmente son violencia y «solamente si las reconocemos a tiempo y les ponemos la lupa podremos evitar esa última y terrible consecuencia que es el femicidio”.

Pero si lo “normalizamos” si lo vemos como algo inevitable que es parte de nuestra cultura, no habrá solución para este gravísimo problema. Ciorda propone que debemos romper con esas supuestas costumbres.

Recordemos, puntualiza Ciordia, que en todas partes del mundo la violencia de género involucra no solo a la víctima y a su agresor sino también al entorno de ambos. De allí la importancia de que los allegados a la pareja estén alertas a situaciones y señales para que la relación no vaya escalando hasta un trágico desenlace.

Las señales de femicidio

¿Cuáles son esas señales que debemos tomar en cuenta para una detección temprana de la violencia?

1.- Tomarse las amenazas en serio. Si un hombre en medio de una discusión con su pareja dice cosas como “te voy a matar”. No debemos tomarlo a la ligera. Incluso esa acción verbal hay que denunciarla. A veces esas expresiones se minimizan porque creemos que forman parte de nuestro entorno cultural y nuestra manera de ser. Pero eso no es verdad. Las amenazas, reitera Ciordia, hay que tomarlas en serio. Son una alarma que el propio agresor está pulsando.

2.- Las violencias escalan. Por lo general empiezan con palabras, groserías, faltas de respeto, manoteos al aire que pronto pueden escalar a empujones, confrontación física o golpes.  

3.- Cuando haya alarmas de un ciclo de violencia hay que actuar. No debemos esperar que sea tarde para hablar, hay que denunciar.  Es cierto que en Venezuela hay un problema importante de impunidad, es cierto que hay un problema de sub reportes. Pero cuando hay un patrón de violencia sostenido, tanto la víctima o alguien de su entorno tiene que actuar. Hay que denunciar, enfatiza la especialista. Solo así se puede proteger a la víctima de esas nefastas consecuencias últimas.

Ciordia remarca que no solo se puede puede acudir a Fiscalía u otras instituciones del Estado sino que también existe el apoyo de muchas ONG -como Cepaz por ejemplo- que tienen centros de atención para víctimas y familiares. Desde esos espacios se puede ofrecer atención efectiva que va desde lo legal hasta lo psico social.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a